Ana Botín: "Hay que intentar que la economía argentina vuelva a crecer lo antes posible"

Silvia Flores, Cristofani y Botín, ayer, en La Matanza
Silvia Flores, Cristofani y Botín, ayer, en La Matanza Crédito: Santander
La presidenta del Banco Santander respaldó las medidas del Gobierno y ratificó los planes de inversión en el país
José Luis Brea
(0)
16 de noviembre de 2018  

La crisis financiera y económica argentina castigó a todas las empresas y el Banco Santander no fue la excepción. En el balance del tercer trimestre que presentó a nivel mundial, por el ajuste por la alta inflación del país , la entidad dejó asentada una pérdida de 71 millones de euros en la Argentina. Se trata de un desequilibrio contable, no de la operación del negocio, aclaran en el banco, pero muestra el impacto local. Pese a estos números, la presidenta del Santander, Ana Botín, de fugaz paso por Buenos Aires, se mostró ayer optimista respecto de la recuperación de la economía argentina en 2019. Además elogió las medidas oficiales para atravesar el temporal, anticipó la renovación el año próximo del préstamo repo al Gobierno por US$1000 millones y ratificó los planes de inversión de la filial local. En un salón de la cooperativa La Juanita, en La Matanza, donde el banco tiene una sucursal de inclusión financiera y opera un call center, la empresaria respondió preguntas a un grupo de periodistas, entre ellos, a LA NACION.

-Usted estuvo hace un año en el país, ¿cómo lo encuentra ahora después de la crisis?

-El punto de partida de hace unos años era muy complicado; creo que el camino que se ha tomado es el correcto y que no puede sorprendernos que haya algunos baches en ese camino, y claramente este es un bache. Las medidas que se están tomando son necesarias, difíciles, pero creo que son la manera de salir adelante para que la Argentina vuelva a crecer en los próximos años. Yo personalmente y el Banco Santander tenemos confianza. Fuimos el primer banco, en enero de 2016, en un momento en el que la Argentina estaba en default, que comprometimos 1000 millones de dólares para el repo y ahora vamos a participar en el repo que se está trabajando para 2019 con un importe muy significativo.

-¿Podría ampliar lo del repo para 2019? Porque acá se habla de que la ayuda del FMI llega hasta principios de 2020 y luego habrá problemas para pagar la deuda...

-Se está haciendo un trabajo que es difícil por parte del Gobierno y no es fácil tampoco para los argentinos, porque la inflación perjudica mucho a la gente. Pero todos sabemos lo que funciona, y lo que se está haciendo se sabe que funciona. Lo que hay que intentar es que la economía argentina vuelva a crecer lo antes posible. Hay enorme confianza en el Gobierno. Por lo que he visto también dentro de la Argentina; los datos que me ha contado mi equipo es que dos tercios de los argentinos están de acuerdo, si no con el actual gobierno, con lo que está haciendo el actual gobierno. Es decir, nadie quiere ir hacia atrás. Si queremos hacer políticas sociales hay que crecer; invertir en educación, en proyectos que aceleren que la gente pueda tener un trabajo y una vida mejor. Los datos objetivos muestran que se está consiguiendo, que la confianza del mercado está ahí y el tipo de cambio mejoró ya durante un tiempo. Pienso que 2019 va a ser mejor en crecimiento.

-¿Le preocuparía un regreso del kirchnerismo al poder?

-Somos un banco y tenemos que trabajar con cualquier gobierno que sea elegido democráticamente por los argentinos, por los brasileños, por los españoles y siempre vamos a intentar hacer lo mejor. El negocio nuestros es desde La Juanita hasta las grandes empresas; tenemos un tipo de modelo de atender a todos los clientes, por lo tanto queremos que el país crezca y de manera sostenible. Y en cuanto al gobierno, es cuestión vuestra votar, y entiendo por las encuestas que dos tercios de los argentinos están de acuerdo con las políticas que se están siguiendo y esto para mí es súper importante.

-Tenían planes para desarrollar la banca digital en el país, ¿eso sigue como estaba?

-Sí, totalmente. Al revés, vamos a acelerar. Esperamos que Open Bank, el banco cien por cien digital del grupo, sin sucursales, tenga la primera operación fuera de España en la Argentina. Lo quiero decir on the record y os tenéis que dar prisa [mirando a los ejecutivos locales] porque hay varios países que quieren [lo mismo]. Estamos totalmente lanzados a sacarlo en 2019.

-La crisis les generó pérdidas, ¿no les cambió ningún plan?

-Bueno, los negocios así son. A veces van mejor, a veces peor. Lo importante es que a medio plazo las cosas tengan sentido económico, y para nosotros lo tienen. Tenemos 30 años acá y creo que hoy se ve un proyecto, no solo nosotros, sino mucha gente. Vemos la confianza de las instituciones, de los países, del Fondo Monetario. Yo he estado con la directora general, con Christine Lagarde, varias veces, y siempre hablamos de que había muchos desequilibrios que arreglar y lo importante es que se está haciendo.

-¿No la asusta la dureza del ajuste fiscal aplicado por el Gobierno?

-Una de las cuestiones que es muy positiva es que el Fondo Monetario acepta que se mantengan los programas sociales. Se está haciendo de una manera diferente a la del pasado y esto es muy bueno porque no se le puede pedir un ajuste tan duro a todo el mundo. Se está haciendo de la mejor manera posible.

Un call center y una sucursal bancaria para la inclusión financiera

"Luchar por la dignidad es un bálsamo que cura las heridas de la injusticia". La frase, pintada sobre una pared coronada por la bandera argentina, resume las intenciones de la cooperativa La Juanita, fundada tras la crisis de 2001 en Gregorio de Laferrère, La Matanza, por Héctor "Toty" Flores.

Junto a su hija Silvia, el expiquetero y actual diputado nacional por la provincia de Buenos Aires (Coalición Cívica ARI) tiene allí en funcionamiento un jardín de infantes, un taller textil, un "potrero digital" (apadrinado por Juan José Campanella), una escuela de oficios y un call center. Además, dicta talleres y programas de capacitación y produce pan dulce en la panadería La Masa Crítica, con la asistencia de Maru Botana y el diseñador Martín Churba.

El barrio se alteró ayer con la llegada de la número uno mundial del Banco Santander, Ana Patricia Botín; el presidente de la filial argentina, Enrique Cristofani, y toda la primera plana local. La entidad abrió una sucursal próxima a La Juanita en 2012 como una medida de inclusión financiera -no había ni hay ningún banco en 50 cuadras a la redonda- y seis años después da servicios financieros a un total de 50.000 clientes.

El call center de la cooperativa trabaja para el Santander y próximamente se sumarán operadores para prestarle servicios a la empresa Accenture.

Por la mañana, Botín se había reunido con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley. Buscó interesarlas en el apoyo a un programa de microfinanzas que el banco ya desarrolló en Brasil y México, y que quiere traer a la Argentina. El programa permite prestarles plata a personas que empiezan un emprendimiento desde cero, con la ayuda del Estado, que subsidia parte de la tasa de interés de los créditos. "Yo Santander construyo la sucursal, pago a las personas y llevo los productos, pero tengo que tener ayuda", explicó Botín, quien dijo que encontró en Vidal y Stanley una actitud de "total apertura" y confió en poder concretar el proyecto "de acá a un año".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.