Ana Botín: "Los desequilibrios de la Argentina están siendo resueltos, pero no es fácil"

La presidenta del Banco Santander realizó un balance de los negocios de la compañía en América Latina
La presidenta del Banco Santander realizó un balance de los negocios de la compañía en América Latina Crédito: Prensa Santander
Jorge Liotti
(0)
28 de mayo de 2019  • 08:37

MADRID.- Amable, con mirada global en un entorno que no dudó en describir como complejo, y sin intenciones de complicarse con definiciones políticas. Con estas premisas la presidenta del Banco Santander, Ana Botin, realizó hoy un balance general de los negocios de la compañía en América Latina, que tuvo un capítulo argentino en el cual expresó su "confianza en que se están haciendo las cosas de modo correctas".

"No voy a entrar en temas de gobiernos. Vamos a trabajar con cualquier gobierno elegido democráticamente en cualquier país. Los desequilibrios (de la Argentina) están siendo resueltos, pero no es fácil. Es muy difícil cuando tienes una situación así", respondió a una pregunta específica sobre cuánto impactaría un eventual triunfo del kirchnerismo en las próximas elecciones. Un mensaje muy similar al que hace pocas semanas dio el Fondo Monetaria Internacional ( FMI ) para aventar temores de derrumbes financieros atados al resultado electoral.

Botin reiteró su "confianza" en las medidas que está tomando la administración de Mauricio Macri (aunque en toda la conferencia evitó mencionar a cualquier mandatario) y resaltó: "Lo más importante para resolver desequilibrios son los tiempos, para que mientras solucionas los problemas logras crecer con inclusión, aunque dependiendo del punto de partida es más difícil".

Si bien buscó en todo momento alejarse de las definiciones políticas, en una pregunta sobre Brasil y el proyecto de reforma previsional en ese país, dejó clara su postura general: "Lograr sostenibilidad fiscal y social es esencial. La reforma de pensiones es muy importante para lograr sostenibilidad". Sin embargo fue muy cautelosa para eludir un aval a cualquier medidas de recorte fiscal. Lo hizo al resaltar el concepto de "sostenibilidad fiscal" e "inclusión social".

Botin brindó una conferencia de prensa durante el encuentro Santander América Latina realizada en la ciudad financiera que tiene la compañía en Boadilla del Monte, a unos 60 kilómetros de Madrid. Allí se congregaron unos 50 periodistas de diversos medios de la región.

Ante ese auditorio desglosó los retos principales de América Latina, que según su mirada son compartidos por la mayoría de los países del mundo: los cambios demográficos y la necesidad de crecer dentro de las diversidades de cada sociedad; las guerras comerciales y el imperativo de lograr mayor productividad para no caer en posturas nacionalistas; y el impacto de la digitalización económica, que está alterando todos los mecanismos de producción y las lógicas del mundo laboral.

En este contexto, que no dudó en calificar como "desafiante", Botin destacó "los avances en América latina en los 15 últimos años" por el fuerte crecimiento de la proporción de la población que pasó a ser de clase media, que cuantificó en 60 millones de personas más, que podrían aumentar en otras 60 millones en los próximos 10 años. Remarcó además que es un ejemplo de que se puede "crecer con inclusión", que consideró la clave para los gobiernos en general.

También dijo que se crearon 70 millones de empleos, casi la mitad para mujeres. La cita no fue casual: la defensa del rol de la mujer en el mundo del trabajo, y sobre todo en cargos directivos, fue uno de los ejes de la exposición. Sin mostrarse orgullosa reconoció que es la única mujer que preside una entidad bancaria de primer orden a nivel mundial. "Debemos hacer mucho más para mejorar la situación, incluso dentro de nuestro Grupo Santander", dijo casi autocrítica.

Botin también utilizó la ocasión para trazar un balance positivo del banco en América Latina, que representa una parte crucial de los negocios globales de la compañía, particularmente en Brasil y México. Habló de una inversión prevista a nivel mundial de 20.000 millones de euros "en el corto plazo" y precisó los planes en servicios digitales. En ese momento señaló que la Argentina será el primer país de la región en el que empezará a operar Open Bank, que es una banca totalmente digitalizada, sin presencia física, que actúa en paralelo a la banca tradicional.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.