Autorizan a los usuarios a vender a la red la energía que generen en su domicilio a partir de fuentes renovables

El Gobierno reglamentó la ley de generación distribuida, con una nueva normativa publicada hoy en el Boletín Oficial
El Gobierno reglamentó la ley de generación distribuida, con una nueva normativa publicada hoy en el Boletín Oficial
Sofía Diamante
(0)
2 de noviembre de 2018  • 14:01

A partir de hoy, un usuario que genere energía en su hogar o en su empresa para autoabastecerse a partir de fuentes renovables y quiera vender el excedente de la producción, podrá inyectarla a la red de distribución y recibir por esa operación un saldo a favor en su factura de luz.

Así lo reglamentó hoy el Gobierno en el Boletín Oficial , en base a la ley de generación distribuida, que declara de interés nacional "la energía eléctrica generada a partir de fuentes renovables con destino al autoconsumo y a la inyección de eventuales excedentes a la red de distribución", y que fue aprobada por unanimidad en el Congreso, en diciembre del año pasado.

La reglamentación es una buena noticia para fomentar el uso de renovables y para bajar costos de generación de energía, aunque todavía hay una barrera de entrada importante que es el precio de los paneles solares –los equipos más económicos entre todas las fuentes de renovables–.

Por ejemplo, una casa promedio que tiene un consumo de energía de 300 kilowatt-hora (kWh) por mes debería invertir entre 3000 y 4000 dólares para comparar los paneles solares necesarios para producir lo que utiliza. En el caso de una pyme, el costo de los equipos podría superar los 25.000 dólares. Luego, habría que sumar el costo de instalación.

Igualmente, gracias al avance de la tecnología, el precio de los paneles disminuye cada año un 25%. Hoy, la compra de los equipos vale un 10% del costo que tenían hace diez años, según señalaron fuentes del sector.

En el Gobierno indicaron que se dispuso en el Presupuesto 2019 asignar $500 millones para que el Estado subsidie la compra de los equipos y $300 millones para otorgar crédito fiscal a las pymes comerciales que incorporen estos sistemas, y que tendría un periodo de repago de siete años. Al momento todavía no están los detalles de cómo se podría acceder a esas facilidades, pero el pedido se haría a través de una ventana virtual en la web oficial https://www.argentina.gob.ar/energia/generacion-distribuida .

"La reglamentación de energía distribuida es un gran paso que da la Argentina para tener una matriz energética sustentable. El fin es ampliar el mercado energético, pudiendo generar energía en su propia casa y que los excedentes se vuelquen a la red", indicó Javier Iguacel , secretario de Energía, en una reunión con periodistas.

Para poder inyectar los excesos de energía, el usuario deberá pedirle a las empresas distribuidoras que adapten los equipos de medición, que al momento son unidireccionales y que deberían ser del tipo bidireccional, para medir no solo lo que se tomó de la red, sino también lo que se inyectó. Hacer esa modificación podría costar entre 25 y 100 dólares, que correrían por parte del usuario.

"Cuando el panel solar está generando más energía de lo que necesita su casa, el excedente se lo entrega a la red y el medidor toma ese dato. A la noche, el panel no tiene batería, y el usuario recibe electricidad de la red. El medidor después descuenta de la boleta la energía que se entregó. Lo que no cambia es el valor de la distribución, que es el mismo. Sí disminuye el costo de la generación", explicó Sebastián Kind, subsecretario de Energías Renovables.

"Es una industria que está arrancando. Todos los mercados nacen con una estructura de costos que necesita darle una ayuda para que esto se adapte y para que después los costos vayan bajando. Queremos que haya distintos barrios que tengan en sus casas techos con paneles solares", agregó.

Qué hay que hacer para instalar un equipo

Se hace un estudio de prefactibilidad en su hogar o empresa y se le dice a las distribuidoras que se pretende instalar un sistema de tanta potencia. Una vez que las empresas lo autorizan, se instala el sistema y se envía un informe completo a las distribuidoras (que lo haría la empresa encargada de la instalación) para pedir un nuevo medidor bidireccional.

Una vez que la distribuidora lo instala, el medidor empieza a reconocer todos los excedentes que el usuario inyecta a la red. La idea del Gobierno es que haya un portal donde se puedan hacer todos los trámites de forma ágil y online, aunque todavía no están los detalles de la implementación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.