Acuerdo con el FMI: cambian las metas fiscales, pero niegan subas de impuestos

Crédito: Rafael Mathus Ruiz
Francisco Jueguen
(0)
5 de abril de 2019  • 20:57

La recesión, los menores ingresos a los esperados por impuestos al comercio exterior, y problemas de eficiencia impositiva golpearon con fuerza la recaudación tributaria y obligaron al Gobierno y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a suavizar -para no incumplir- la meta fiscal del segundo trimestre.

La reducción del 50% de ese objetivo (de un superávit de $40.000 millones a uno de $20.000 millones) no modificó la meta de déficit cero para 2019, según el Staff Report aprobado hoy por el FMI. Para cumplir el nuevo objetivo, el Gobierno confía en una recuperación económica y en un impulso extra de los ingresos por la mayor inflación.

Pero además, según como avancen los pronósticos oficiales, el Gobierno podría reducir aún más algunos gastos de capital "no prioritarios" y lograr ahorros en asistencia social "no prioritaria". Esto último no se contradice con el aumento de las erogaciones sociales autorizadas por el Fondo de 0,3% del PBI en planes como la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Consultados por LA NACION, en la cartera de conduce Nicolás Dujovne -principal enlace con el FMI- negaron que para acortar la imprevista brecha que generó la floja recaudación en el camino al superávit surjan nuevos impuestos o se suban aún más los existentes. También descartaron nuevas alzas de tarifas en los servicios públicos más allá de los anunciados.

Sin embargo, si la fórmula oficial propuesta no se refleja en mejores números fiscales a lo largo del tiempo, el Fondo recomendó un amplio menú de opciones para mejorar los ingresos, entre los que aparecen una mayor reducción de subsidios en la economía, la eliminación de un rango de excepciones impositivas, un incremento del IVA a algunos bienes o servicios, y la mejora de eficiencia en la lucha contra la evasión (allí aparece, por ejemplo, la posibilidad -ya anunciada oficialmente- de revisar la relación existente entre el monotributo y el régimen general).

En el Gobierno descartaron la posibilidad de una suba de impuestos. "No hay margen", dijeron. "Eso no se está pensando. El FMI lo repite habitualmente en sus informes", completó una fuente que suele negociar con el organismo.

A contramano, en Hacienda estiman que el mayor crecimiento al esperado y la inflación más alta -según las perspectivas revisadas del FMI- implicará una mejora de los ingresos. En esa cartera calculaban en estos días que cada punto que sube la inflación promedio anual por sobre lo presupuestado mejora el resultado fiscal 0,05% del PBI.

El Fondo revisó hacia arriba su cálculo de suba de precios para el año: de 20% a 30%. El crecimiento, en tanto, pasó de -1,7% a -1,2%. El propio Dujovne había señalado esta semana que esperaba que la recaudación comenzara a mostrar subas reales -por encima de la inflación- en mayo gracias a la mejora de la actividad, la recaudación de ganancias y una mejor implementación de los derechos de exportación (las retenciones e IVA a las importaciones).

No es la primera vez, sin embargo, que ante la imposibilidad de cumplir con las metas pactadas mejorando el perfil del gasto, el Gobierno hace uso del menú ofrecido por el FMI. Justamente, las retenciones fueron un ejemplo de eso.

"A la luz de un nivel inferior al esperado del ingreso tributario en el primer semestre del año, será crítico actuar continuamente con prudencia en la ejecución de los planes de gasto y tomar otras medidas para incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario. Es necesario redoblar los esfuerzos por mejorar el marco fiscal a mediano plazo y la gestión de deuda", afirmó la directora gerente del FMI, Christine Lagarde en el comunicado oficial del organismo multilateral. "Podría haber reducciones en el margen de gastos, incluyendo una racionalización de gastos en bienes y servicios, y de gastos de capital no prioritarios. El gasto social no se verá afectado", ratificaron en el Ministerio de Hacienda.

La semana que viene Dujovne y Lagarde se verán las caras en la reunión anual de primavera del FMI y el Banco Mundial en Washington. El ministro de Hacienda viajará el miércoles hacia esa capital.

Ayer, cerca de Dujovne recalcaban que no hubo un cambio de la meta fiscal anual, aunque detallaban que hay "un rebalanceo de las metas trimestrales a lo largo del año". La meta acumulada del segundo trimestre pasa a $20.000 millones (0,1% del PBI) y la meta acumulada del tercer trimestre pasa a $60.000 millones (0,3% del PBI). Esta última meta aún no se conocía. "No cambia la meta fiscal, tan sólo se estableció un sendero consistente para su cumplimiento", reforzaron para llevar calma.

"Una recaudación impositiva decepcionante en los últimos meses sugieren que la débil actividad económica y las dificultades administrativas para reducir la eficiencia tributaria hicieron optimistas las anteriores perspectivas sobre los ingresos", indicó el FMI en el reporte técnico. Así la previsión de los ingresos se redujo a 1,7% del PBI para 2019. "Si bien se estima que la mayoría de las pérdidas de ingresos por impuestos a la exportación son permanentes, se espera que otras pérdidas de ingresos se recuperen a medida que el crecimiento repunte en 2020", agregó.

El Fondo también estimó que "los ingresos más bajos se compensarán con una combinación de inflación más alta, mejor crecimiento y reducciones de gastos discrecionales". Según el organismo, "la inflación superior a la proyectada en 2019 reducirá el gasto en jubilaciones y los salarios como proporción del PBI, mientras que los cambios planificados en la industria del gas natural [tras la introducción de subastas entre productores y distribuidores de gas], junto con los planes previstos de aumentos de tarifas deben reducir los subsidios". La caída de los ingresos también generará automáticamente una menor distribución de pesos por coparticipación a las provincias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.