Entre el malestar del campo y la presión de Néstor: por qué Alberto Fernández no pudo frenar el conflicto de 2008

Cristina Kirchner y Alberto Fernández junto a Eduardo Buzzi, Mario Llambías, Luciano Miguens y Fernando Gioino (expresidente de Coninagro en el conflicto)
Cristina Kirchner y Alberto Fernández junto a Eduardo Buzzi, Mario Llambías, Luciano Miguens y Fernando Gioino (expresidente de Coninagro en el conflicto)
Mariana Reinke
(0)
21 de mayo de 2019  • 02:58

"Alberto no es un chirolita de Cristina , no es el Cámpora de Perón, tiene mucho volumen político", dijo sobre la jugada de Cristina Kirchner el expresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi , luego del anuncio del sábado pasado por el cual la exmandataria será candidata a vicepresidenta con su exjefe de Gabinete encabezando la fórmula.

Once años pasaron de que la resolución 125 , como se conoció esa medida de retenciones móviles, desatara un conflicto de cuatro meses entre el Gobierno y el campo y Alberto Fernández luego dejara la Jefatura de Gabinete tras el voto "no positivo" en el Senado del exvicepresidente Julio Cobos. Fernández era el nexo con la Mesa de Enlace en ese momento.

"El respeto hacia mi jerarquía ya no era el mismo; fue un momento de dar un paso al costado. A partir de la 125, Cristina dividió el mundo en dos, compró la tesis de unos contra otros", dijo el exfuncionario, en el aniversario de los 10 años del conflicto a LA NACION.

Tras la confirmación de que Alberto Fernández encabezará la fórmula, Buzzi señaló que no ve con simpatía el espacio del kirchnerismo, pero rescató la racionalidad, inteligencia y experiencia del precandidato del peronismo.

"Alberto me genera una cierta confianza. En su momento, la interna palaciega era Fernández y de Vido, hoy el último está preso y el otro es candidato a presidente", recordó. Agregó: "No quedó contaminado con las cuestiones de los cuadernos. Se viene una etapa moderada, no para un Luis D'Elía ni para un Guillermo Moreno".

Carlos Garetto, expresidente de Coninagro, opinó que, "más allá de intentar un equilibrio para salir del conflicto (se mostraba moderador), fue un personaje que se prestó al juego kirchnerista".

"Recuerdo que en una reunión donde ya teníamos acordado los puntos con él (por Fernández), se retiró a consultar. En ese momento, fui al baño contiguo a la sala donde el exjefe de Gabinete fue a mostrar a Néstor Kirchner y a Guillermo Moreno los ítems concertados. Se escuchaba el maltrato feroz que tuvo por parte del exsecretario de Comercio y el expresidente", contó a LA NACION . "Así que volví del baño y les dije muchachos, por lo que escuché, se pudrió todo. Así fue, llegó Alberto y nos los comunicó", agregó.

Mario Llambías, extitular de Confederaciones Rurales Argentinas ( CRA ), recuerda al exjefe de Gabinete como un hombre al que le tocó estar en ese lugar, nada más. "Pero estaba condicionado en su posición y siempre, luego de las reuniones, había una clara diferencia entre lo que comunicaba la Mesa de Enlace y lo que él informaba. Su gestión fracasó. Fue la imagen de la ruptura y fracaso de las negociaciones del Gobierno con el campo. No fue bueno para el campo ni para él", dijo Llambías.

Alberto Fernández en una reunión con la Mesa de Enlace
Alberto Fernández en una reunión con la Mesa de Enlace Fuente: Archivo - Crédito: Archivo

Hugo Luis Biolcati, expresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), también tiene la imagen de Fernández presente. "Es una persona que nunca tuvo autoridad para decidir cosas, retrocedía sobre sus dichos ante una llamada de su jefe. Hacía declaraciones que luego nosotros debíamos salir a desmentirlas, cosas que no se habían hablado", explicó.

En cuanto a la postulación, Biolcati dijo: "Creí que se habían terminado las candidaturas testimoniales, esas que en las que nunca se ejercerá el poder. Nadie puede creer que va ejercer el poder, creo que ni el mismo lo cree".

Según Buzzi, Fernández vendría a cumplir el mismo papel que tuvo durante el conflicto con el campo, donde "intentó resolver un conflicto de magnitud sin precedentes, a través del diálogo político".

"Es lo mismo que entendió Cristina al nombrarlo, correrse unos centímetros de la grieta. La Argentina de hoy necesita niveles de consenso, no hay márgenes para actores que encrespan a la sociedad", remarcó.

Para Garetto, en tanto, el recuerdo de aquella época en el agro perdurará por mucho tiempo. "El campo no le cree a esta fórmula, no hay que olvidar que es Cristina quien está detrás, nadie delega su capital político", indicó.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.