Exposición Rural. La apuesta de un joven cabañero Hereford para ser protagonista

Para Sillero, la Rural se piensa un año antes de concurrir
Para Sillero, la Rural se piensa un año antes de concurrir Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Catalina Bontempo
(0)
3 de agosto de 2019  • 00:10

Serafín Sillero tiene 31 años y cuenta que empezó a venir a la Exposición Rural de Palermo junto a su familia desde que tiene memoria. Es cuarta generación de cabañeros y desde hace tres años concurre a la muestra con una cabaña propia. "La Rural es un punto de reunión de todos los colegas y, además de ser un plan laboral, cumple una función social", dijo a LA NACION.

Para el joven cabañero, la Rural tiene mística, no solo por su tradición, sino porque cuando era chico pasaba todas las vacaciones de invierno acá adentro. Su bisabuelo era ganadero y aunque no llegó a conocerlo, heredó su pasión por la ganadería. "Yo me formé en la cabaña cuando mi viejo trabajaba ahí", contó.

Pero su familia dejó de tener cabañas y Sillero pasó años sin pisar la Exposición Rural. Trabajó como cuidador primero y luego como asesor de algunos campos, hasta que un día pudo comprar su primera vaca. "Uno aspira a ser cabañero toda la vida, pero es una actividad que requiere inversión y no es fácil", sostuvo.

En 2011 logró fundar una cabaña propia, "Quequén Sur", que está en Coronel Dorrego. Aunque advierte que es uno de los pequeños cabañeros que van ganando terreno en la competencia, contó que tiene dos emprendimientos, el de la provincia de Buenos Aires y otro en la Patagonia, donde únicamente tiene Hereford con fines para producir genética.

Serafín Sillero, con Hereford en la muestra
Serafín Sillero, con Hereford en la muestra Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Para Sillero es mala suerte cuando le preguntan si cree que ganará. Sin embargo, se animó: "Tenemos a Frontera, una vaquillona Hereford que el año pasado ganó la Reservada Gran Campeona, y entre las que trajimos es mi preferida". Este año vino a la muestra con 10 animales, cinco Angus y cinco Hereford.

Es cauteloso a la hora de hablar sobre resultados. "Si venís buscando el premio no es agradable transitar todo esto, porque no siempre sale como uno espera", añadió.

Sillero explicó el largo camino hasta la Rural: "Uno diseña y piensa la Rural un año antes, desde que preñan al animal, el amanse, el trabajo del pelo, hasta la alimentación que es muy precisa, porque cada animal tiene una dieta específica, y después venís acá 15 días".

Incluso se refirió a quienes cuidan el animal diariamente. "Hay gente que todos los días le da de comer, se fijan si tiene algún dolor, y si ese animal llega a ganar para ellos es importantísimo y emocionante", afirmó.

La cabaña de Sillero tienen un equipo de veterinarios externos a la empresa que hace producción de embriones congelados con fertilización natural y otro con fertilización in vitro. "Esos embriones a veces se ponen en receptoras y, en el caso de Hereford, los ponemos en las hembras de Chubut. En el sur solo hacemos implante de 100 embriones por año, mientras que en Buenos Aires tenemos 1400 vacas", contó.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.