La soja subió un 2,3% en Chicago por rumores sobre los aranceles chinos

La soja subió 2,3% en Chicago
La soja subió 2,3% en Chicago
Dante Rofi
(0)
20 de julio de 2019  

La volatilidad alentada por los reportes climáticos que influyen sobre los cultivos estadounidenses ayer le cedió su espacio protagónico a los rumores sobre una posible reducción de los aranceles que China le cobra desde julio de 2018 a los productos agrícolas importados desde los Estados Unidos, entre ellos, la soja.

Como suele suceder en los mercados de futuros, el rumor no necesitó confirmación para dejar su impronta sobre las pizarras de la Bolsa de Chicago, que pronto abandonaron el tono rojo de las cuatro ruedas bajistas precedentes y se tiñeron de verde. Al cierre de los negocios, las posiciones agosto y septiembre de la soja sumaron US$7,43 y 7,44, mientras que sus ajustes resultaron de 331,24 y de 333,36 dólares por tonelada.

Pese a estas mejoras, el balance semanal fue negativo para ambos contratos de la oleaginosa, que resignaron un 1,29 y un 1,28% frente a los valores vigentes el viernes anterior, de 335,56 y de 337,67 dólares.

Las versiones que impulsaron el repunte de los precios tuvieron su origen en la conversación telefónica que mantuvieron ayer negociadores de Estados Unidos y de China, como un paso adelante tras la nueva tregua firmada en Osaka a fines del mes pasado por los presidentes de ambos países. Claro que ninguno de los negociadores afirmó lo que el mercado transformó en rumor alcista, en cuanto a un posible acuerdo para reducir los aranceles chinos a algunos productos agrícolas estadounidenses e, incluso, para avanzar con compras de "buena voluntad".

Según informó la agencia Reuters, por parte de EE.UU. los encargados de negociar fueron el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante de Comercio, Robert Lighthizer. "En este momento estamos teniendo llamadas al más alto nivel y en la medida en que tenga sentido para nosotros organizar reuniones en persona, lo haremos", dijo Mnuchin.

Reuters también difundió el testimonio de Su Ge, expresidente del Instituto de Estudios Internacionales de China, una entidad que asesora al Ministerio de Relaciones Exteriores chino. "Acordaron dejar que los dos equipos de negociación reinicien su trabajo, así que mantendremos los dedos cruzados", dijo el entrevistado y añadió que confía en que las discusiones más formales se reanuden durante el presente mes.

Cabe tener en cuenta que, tras las subas de ayer, durante la semana próxima, el mercado esperará ver compras chinas de soja. De no encontrarlas -y si los reportes climáticos no alientan expectativas de ola de calor-, los precios podrían perder firmeza. Es decir, el clima y la guerra comercial marcharán a la par en cuanto al interés de productores, comerciales y fondos de inversión.

Acerca del clima, las lluvias que cayeron durante los últimos tres días, que oscilaron de 15 a 65 milímetros sobre buena parte del medio oeste de los Estados Unidos, mantuvieron bajo presión los precios de los granos gruesos. Su influencia bajista, interrumpida ayer por los rumores, se potenció durante la semana por el hecho de que la ola de calor pronosticada el viernes anterior nunca se efectivizó. Ahora las previsiones para los próximos 8 a 14 días auguran temperaturas por debajo de los registros usuales. De concretarse esta vez las previsiones de los meteorólogos, la soja y el maíz podrían transitar la floración y la polinización con normalidad, en medio de una campaña que nada tiene de normal por los fuertes atrasos en las siembras.

En cuanto a los precios del maíz, ayer las pizarras de Chicago mostraron alzas de US$2,46 y de 2,37 sobre los contratos septiembre y diciembre, cuyos ajustes fueron de 169,58 y de 171,55 dólares por tonelada. En el balance semanal estas posiciones reflejaron la transitoria bonanza climática, al acumular bajas del 5,17 y del 5,12% frente a los valores vigentes el viernes anterior, de 178,83 y de 180,80 dólares.

Mercado local

La soja capitalizó ayer el movimiento alcista externo y se negoció a $9700 por tonelada para las entregas inmediatas sobre las terminales del Gran Rosario, con un alza de $200. Además, el rango para las operaciones diferidas al último trimestre del año pasó de 9600/9800 a 9800/10.000 pesos, con pago al momento de acordar el negocio.

El maíz disponible se mantuvo en torno de los $6000 por tonelada para el Gran Rosario, pero por operaciones con entregas en plazos acordados se llegaron a convalidar hasta 6250/6300 pesos. En Bahía Blanca y en Necochea el cereal se negoció a US$148 por tonelada, sin cambios.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.