Más y mejores nutrientes en maíz mejoran los rendimientos

El maíz es clave para la rotación
El maíz es clave para la rotación Crédito: Shutterstock
Gabriel Espósito
(0)
13 de mayo de 2018  • 18:05

Los suelos en la región pampeana muestran una progresiva reducción en su fertilidad química. Abundan los reportes que documentan la disminución en la disponibilidad de fósforo (P), de nitrógeno (N), de azufre (S) y de zinc (Zn). Esta situación combinada con mejoras en la aptitud de producción de los cultivos impacta negativamente tanto sobre los rendimientos alcanzados como sobre su calidad nutricional.

Las condiciones actuales de manejo de sistemas productivos con poca proporción de cereales en rotación y escasa (e incluso nula) aplicación de fertilizantes (en particular en el cultivo más difundido, soja) explica en parte este proceso de deterioro en la fertilidad de los suelos. Es así que la evaluación del impacto de estrategias de fertilización sobre la producción de granos, los balances de nutrientes y la calidad nutricional de los granos es crítica para el desarrollo de estrategias.

Durante la campaña 2015/16 se desarrollaron dos ensayos de producción de maíz en el área aledaña a la localidad de Rio Cuarto, en la provincia de Córdoba, bajo prácticas agrícolas en siembra directa.

Se evaluaron tratamientos de control sin fertilización, de base tomando como práctica frecuente del productor se aplicaron 46 kg/ha de nitrógeno (N) y 20 kg/ha de fosforo (P) en los cultivos en fecha temprana de siembra y 37 kg/ha de N y 10 kg/ha de P en los sembrados demorados. Luego se evaluó una estrategia de fertilización duplicando la práctica frecuente del productor y como cuarto tratamiento se sumó a la fertilización duplicada del productor una dosis de zinc a razón de 2 kg/ha independientemente del momento de siembra de los cultivos. Todos los tratamientos realizados en los ensayos fueron fertilizados con 17 kg/ha de azufre al momento de la siembra como sulfato de Calcio.

Resultados

Los rendimientos variaron entre 5570 y 9017 kg/ha interactuando significativamente entre las fechas de siembra y los sitios evaluados. En el sitio más productivo los rendimientos medios alcanzados con la fecha temprana de siembra fueron de 8248 kg/ha mientras que al postergar la fecha de siembra los rendimientos alcanzaron 6000 kg/ha.

Los balances de nutrientes (diferencia entre aportes por fertilización y extracción en los granos) mostraron que solo el tratamiento completo alcanzó niveles neutros a moderadamente positivos. Las concentraciones de nitrógeno, de fósforo y de azufre en los granos no mostraron diferencias significativas entre los tratamientos de fertilización. Sin embargo, la concentración de zinc en los granos disminuyó al incrementarse el aporte de N, P y S al fertilizar en ausencia de aplicaciones de Zn, "efecto dilución".

Tanto en cultivos de siembra demorada como en sitios de baja productividad la adecuada corrección de nutrientes mejoró entre el 12 y 17% de los rendimientos alcanzados. En los sitios con mayor productividad los aportes del manejo no limitado en nutrientes incrementaron los rendimientos en un 35 por ciento.

Estos resultados muestran que para revertir procesos de degradación de suelos de la región pampeana e incrementar los rendimientos de maíz se requiere de estrategias de aplicación en altas dosis de fertilizantes conteniendo nitrógeno, fósforo, azufre y zinc.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.