Se debe reducir la alícuota del IVA en la harina de trigo

(0)
24 de septiembre de 2005  

La industria molinera opera con un alto nivel de evasión del IVA, lo que deriva en una aguda competencia desleal que está llevando a una progresiva precarización de las empresas que actúan dentro de la ley. Los resultados son falta de inversión, aumento del empleo en negro e incumplimiento de normas mínimas de salubridad.

Las causas de esta situación se encuentran en la disparidad de alícuotas en la cadena trigo-harina-pan. El trigo tiene una alícuota del 10,5% y la harina, del 21%, lo que hace que se acumulen mayores diferencias entre créditos y débitos fiscales en el sector molinero, por lo que hay un mayor beneficio para el evasor.

El pan común, destino de aproximadamente el 70% de la harina, está exento, por lo que el panadero no puede descargar de sus costos el IVA de sus compras, lo que incentiva, a su vez, la compra en negro. A esto se suma la comercialización en negro del trigo, del cual existe una fluida oferta con diferenciales de precios que pueden alcanzar hasta un 15 por ciento.

La cadena trigo-harina-pan es la única que presenta este tratamiento diferenciado en las alícuotas del IVA y que tiene una relación muy directa en lo que hace al índice de costo de vida. En otros casos en que se han implementado bajas en este impuesto, se han aplicado para toda la cadena, como en el caso de las carnes y de las frutas y hortalizas.

El régimen de percepción (reducido del 5% al 3%), el llamado impuesto al cheque, los ingresos brutos provinciales, y el impuesto a las ganancias, incrementan la ventaja a favor del evasor, que puede justificar diferencias de precios que pueden alcanzar al 40 por ciento.

En otros países

La alícuota de IVA del 21%, es ya de por si alta para el caso de alimentos cuasi commodities como la harina. En otros países los productos farináceos tienen alícuotas de IVA diferenciales, por ejemplo, en Francia la tasa general es del 19,6% y los farináceos tributan el 4%; en Italia, el 20% y 4%; en España, 16 % y 5 %; en Colombia, 16% y 7%, y en México, 15% y 0%, respectivamente.

La propuesta para atacar definitivamente la causa de esta situación es disminuir la alícuota de IVA de la harina de trigo al 10,5%, como propone el proyecto de la diputada nacional María del Carmen Alarcón que fue aprobado en todas las comisiones a las que fue girado, menos en la de Presupuesto y Hacienda.

Esta medida no producirá disminuciones en la recaudación, y si las produce, no serán significativas, ya que, además de menor evasión en el IVA, redundará en mayor recaudación previsional, ingresos brutos en las provincias, y por impuesto a las ganancias. Se debe considerar además los efectos de mejora en la recaudación del sector productivo por incremento de la venta de trigo en blanco.

Siendo el trigo su principal insumo, que ya tiene una alícuota diferencial del 10,5%, en el caso de la harina no se producirán situaciones conflictivas derivadas de saldos fiscales acreedores, disminuyendo también el incentivo para la compra en negro.

Ventajas

Al bajar la alícuota de IVA se producirá una baja en los precios de la harina destinada al consumo hogareño. Y ello mejorará los valores de la canasta básica de alimentos.

Es destacable que se estaría sacando del mercado negro a miles de trabajadores, dándoles seguridad en el empleo, cobertura por riesgos de trabajo, obra social y otros beneficios convencionales, incorporándolos además al sistema jubilatorio, razones que provocaron que los mismos gremios de esta industria estén apoyando la reducción del IVA porque han comprendido que es beneficioso para los mismos trabajadores, que son parte fundamental de esta cadena.

Por otro lado la eliminación de operaciones en negro tendrá efecto positivo en los controles de calidad y sanidad del producto elaborado y el cumplimiento de la ley Nº 25.630 de enriquecimiento de harina, para que el país pueda cumplir con todas las normas de seguridad alimentaría que necesitan nuestras producciones para conquistar nuevos mercados en el mundo.

El autor fue presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.