Un combo bajista acentuó la caída del precio de la soja y del maíz en la Bolsa de Chicago

La oleaginosa retrocedió un 1,7% y el cereal un 2,7%; el clima favorable para los cultivos, la apreciación del dólar frente al euro y la ausencia de anuncios concretos tras la reunión entre funcionarios estadounidenses y chinos fueron los fundamentos negativos
La oleaginosa retrocedió un 1,7% y el cereal un 2,7%; el clima favorable para los cultivos, la apreciación del dólar frente al euro y la ausencia de anuncios concretos tras la reunión entre funcionarios estadounidenses y chinos fueron los fundamentos negativos Crédito: Archivo
Dante Rofi
(0)
31 de julio de 2019  • 20:35

Por segunda rueda consecutiva, el valor de los granos cerró hoy en baja en la Bolsa de Chicago, donde la soja y el maíz acentuaron la pérdida del "premio" de riesgo climático acumulado desde la segunda semana de mayo, cuando las intensas lluvias comenzaban a impedir la siembra normal de ambos cultivos de la campaña 2019/2020 sobre el medio oeste y sobre las grandes planicies de los Estados Unidos.

Al cierre de la rueda, las pizarras reflejaron quitas de US$5,42 y de 5,61 sobre los contratos agosto y septiembre de la soja, cuyos ajustes fueron de 317,47 y de 319,30 dólares por tonelada. Así, el valor de la oleaginosa cayó al nivel más bajo en casi ocho semanas.

En cuanto al maíz, las posiciones septiembre y diciembre perdieron US$4,33 y terminaron la jornada con valores de 157,57 y de 161,41 dólares por tonelada. Para el cereal, los precios actuales son los peores en diez semanas.

El combo bajista, conformado por la falta de resultados en la negociación para ponerle fin a la guerra comercial entre Estados Unidos y China; el clima "amigable" con los cultivos; un ambiguo tuit del USDA ratificando un área sembrada con maíz de la que el mercado descree, y por la apreciación del dólar frente al euro, se impuso desde el inicio de la rueda a las aspiraciones alcistas de los granos gruesos.

Respecto del encuentro entre los negociadores de Estados Unidos y de China en Shanghái, otra vez dejó más dudas que certezas entre los operadores que, con existencias récord de soja, necesitan que se reestablezca el comercio entre ambos países y sin aranceles de por medio.

Como si hubieran estado en reuniones distintas, los representantes de China sostuvieron que durante el cónclave "se discutió" sobre la compra de productos agropecuarios estadounidenses, pero que el tema volvería a tratarse en septiembre, cuando las partes se vuelvan a ver en Washington. En cambio, desde la Casa Blanca se afirmó que "China aumentará las compras" de productos agropecuarios estadounidenses.

Si a las contradicciones bilaterales surgidas a poco de terminar la reunión se suman los tuits que ayer publicó el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para quejarse por la ausencia de "señales" de compras chinas y para cuestionar que más allá de que su "equipo está negociando con ellos, al final siempre cambian el trato para su beneficio", la tregua de Osaka comienza a mostrar la misma endeblez que quedó expuesta tras la tregua de Buenos Aires.

Y como si lo anterior no fuera suficiente, tras los graves perjuicios ocasionados por el tiempo excesivamente húmedo sobre las siembras de granos gruesos estadounidenses, ahora el clima se ajustó a las necesidades de los cultivos que atraviesan las etapas reproductivas que definirán el potencial de rendimiento. La temperatura oscila entre marcas normales a levemente inferiores a las mismas, mientras que -tras la escasez de la semana pasada- las lluvias se prevén por encima de los niveles usuales en el pronóstico extendido de 6 a 10 días del Servicio Meteorológico de los Estados Unidos.

Por el tiempo excesivamente húmedo que demoró las siembras en EE.UU. todavía hoy se duda sobre el número final de hectáreas implantadas
Por el tiempo excesivamente húmedo que demoró las siembras en EE.UU. todavía hoy se duda sobre el número final de hectáreas implantadas Fuente: AP - Crédito: Nati Harnik

Por último, para aportar más confusión al ya complejo escenario agrícola estadounidense, durante la mañana el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) publicó en su cuenta oficial de Twitter un artículo donde afirmó que el "maíz es el cultivo más importante de 2019" en el país y que "los productores sembraron 91.7 millones de acres (37,11 millones de hectáreas), un 3% más que el año pasado".

Esto, a solo 12 días de que el propio organismo publique el reporte en el que ajustaría los datos incompletos sobre áreas sembradas publicado el 28 de junio. El mercado espera ver en ese trabajo un achique de entre 1,3 a 1,6 millones de hectáreas en la superficie con maíz, dado que los operadores no dan crédito a que todas las complicaciones ocasionadas por el tiempo húmedo hayan impedido sembrar apenas 440.000 hectáreas sobre los 37,55 millones previstos a principios de mayo.

Tres horas después del tuit, y en medio de una ola de quejas de usuarios de la red relacionados con el sector rural que aprovecharon para expresar su desconfianza en las actuales cifras oficiales, el USDA sumó otro mensaje en el que aclaró: "Estamos recopilando información actualizada sobre los acres plantados en 2019 con maíz, algodón, sorgo y soja en 14 Estados. Si los datos recopilados justifican algún cambio, se publicarán estimaciones actualizadas el 12 de agosto". Es decir, lo que el mercado ya sabía antes de que el USDA agitara las redes con su exaltación del área sembrada con maíz.

La jornada también fue adversa para el trigo, aunque el grano fino tiene como principal factor de presión bajista el avance de la cosecha en el hemisferio norte. La posición septiembre del cereal en Chicago y en Kansas perdió hoy US$3,68 y 3,95, en tanto que su ajuste fue de 179,03 y de 155,33 dólares por tonelada, respectivamente.

Con un impacto negativo general para los granos, tras el primer recorte de tasas en Estados Unidos luego de casi once años, el dólar se apreció frente al euro, al pasar la paridad de 1,1157 a 1,1073. Este movimiento, que respondió a un ajuste de la tasa menor al previsto por el mercado, encareció el valor de las materias primas estadounidenses exportables y les restó competitividad.

Mercado local

En la plaza doméstica la demanda redujo de 10.100 a 10.000 pesos por tonelada su oferta por la soja disponible para las terminales del Gran Rosario. No obstante, en operaciones por lotes importantes algunos compradores convalidaron entre 10.100 y 10.200 pesos.

La soja de la próxima cosecha, para las descargas en mayo, se cotizó a 235 dólares por tonelada, con una baja de 3 dólares. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) las posiciones noviembre y mayo retrocedieron US$2,30 y cerraron con ajustes de 240,20 y de 239 dólares por tonelada.

Acerca del maíz, la oferta abierta por el grano con entrega en el Gran Rosario bajó de 6200 a 6100 pesos, pero en operaciones puntuales, según el volumen del lote y el plazo de entrega, se registraron valores entre 6150 y 6300 pesos. Para Bahía Blanca y para Necochea las propuestas por el grano descendieron de 145 a 143 dólares.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 6000 y 6400 pesos por tonelada de maíz, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

El maíz de la próxima cosecha se negoció a 150 dólares por tonelada para las entregas sobre el Gran Rosario entre febrero y abril, con una merma de 3 dólares. En el Matba las posiciones septiembre y abril del cereal perdieron US$1,80 y 2,40, en tanto que sus ajustes fueron de 148,20 y de 152 dólares.

Sin cambios se cotizó el trigo disponible, dado que los exportadores ofrecieron 205 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para el Gran Rosario, y 200 dólares para Necochea.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 8350 y 9950 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

En cuanto al trigo nuevo, las ofertas de los compradores bajaron de 165 a 163 dólares para las descargas en noviembre/diciembre; de 170 a 165 dólares para enero; de 170 a 168 dólares para febrero, y de 173 a 170 dólares para marzo. En el Matba los contratos diciembre y enero del trigo resignaron US$2,40 y 2,5, tras cerrar con ajustes de 167,10 y de 170 dólares por tonelada.

Por: Dante Rofi
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.