Carlos Melconian: "El programa macroeconómico del FMI es incontinuable"

Carlos Melconian, en la Semana del Management organizada por IDEA
Carlos Melconian, en la Semana del Management organizada por IDEA
María Julieta Rumi
(0)
27 de agosto de 2019  • 11:54

El director de MacroView y ex titular del Banco Nación, Carlos Melconian, se refirió al programa macroeconómico del Fondo Monetario Internacional al que llama Plan Picapiedras porque es "simple y rudimentario" y dijo que es "incontinuable" y que quien resulte electo presidente deberá discutir un nuevo programa.

"Hay que ver cómo sigue el acuerdo, cómo se discute un nuevo programa y si es con plata o sin plata. El programa macroeconómico del 'plan picapiedras' es incontinuable y pasar del 'picapiedras' del corto al mediano plazo es muy parecido", afirmó Melconian en la apertura de la "Semana del Management", organizada por el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA).

El economista sumó que seguramente el país necesite más desembolsos del FMI. "No espero que el 10 de diciembre el país tenga mercado, con lo cual la respuesta cantada es que va a haber que pedirle plata. El Fondo le ha prestado al país 13 veces la cuota, con lo cual, si la Argentina pide más, se convierte en Grecia y eso viene de la mano de un programa de facilidades extendidas con reformas estructurales como la laboral y una reforma previsional", agregó.

Más allá de esto dijo que 2020 es incierto dependiendo de cómo sea la transición que se juega en el mercado de cambios, de deuda y el bancario de depósitos con las reservas del Banco Central. "Hay una sola boca de US$59.000 millones, de los cuales US$37.000 millones están disponibles para la demanda del mercado cambiario (de US$14.000 millones o US$15.000 millones), la de los depósitos en dólares (de US$14.000 millones), y para pagar la deuda que es casi cero. Y después tenés el comodín del desembolso del FMI de junio de 2018 para el fortalecimiento de las reservas de US$7000 millones. Acá se juega el partido, esta es la transición", aseguró.

Y donde ve más problemas es en el mercado de deuda porque las necesidades financieras y fuentes de financiamiento le dan negativo (US$6.900 millones) -aún entrando el desembolso de US$5400 millones del Fondo- a lo que hay que agregarle que las Letes y Lecaps deberían rollearse. "Tenemos la dificultad de la deuda aunque entren los US$5400 millones. El comodín tapa agujeros, no miren otra cosa", alertó.

Por último, dijo que hay una contradicción entre "buscar la reelección y seguir con el Plan Picapiedras que trae más inflación y menos actividad" y que la única posibilidad de que Macri gane es que Alberto Fernández pierda votos.

"La agenda del 10 de diciembre si gana Macri es si sigue con las mismas políticas o da un giro. Para mí es más de lo mismo. Si gana Alberto Fernández habrá, en principio, una disputa de poder que podría resolverse en la provincia de Buenos Aires y luego la moderación dependerá de los resultados. ¿Qué es moderación? Más regulación cambiaria sin cepo y ver por dónde emitir moneda cuidando el déficit fiscal, pero ellos quieren que lo haga el que se va", explicó y acotó que, igualmente pase lo que pase, lo que viene después del 10 de diciembre no va a ser definitivo.

Por su parte, Ricardo Arriazu, economista y socio fundador de Arriazu Macroeconomistas, habló de los últimos 100 años de decadencia económica relativa argentina y de qué se podría hacer para tener un crecimiento sostenible de acuerdo con su visión.

Para Arriazu, en la Argentina no se ahorra ni invierte sino que sólo se consume
Para Arriazu, en la Argentina no se ahorra ni invierte sino que sólo se consume

"Todas las crisis argentinas son iguales: gastamos de más, nos prestan y después el acreedor se asusta. Tener un déficit no es bueno ni malo porque el dinero se puede usar para invertir, pero acá se usa para consumo. Los votos se ganan gastando y así se arruina el país", afirmó.

"Hay que eliminar los déficits gemelos, estabilizar el tipo de cambio para que no haya inflación, lograr el equilibrio macroeconómico, avanzar con la reforma laboral, tributaria y financiera, abrir la economía y bajar los costos para que las empresas puedan competir, pero todo esto es políticamente incorrecto y casi imposible con la mayoría de los argentinos pensando totalmente al revés", continuó.

Y dijo que no hay soluciones mágicas para el crecimiento porque un proyecto como Vaca Muerta se puede tornar inviable."Con la tasa de descuento por el Riesgo País y el congelamiento del precio de los combustibles, Vaca Muerta pasó a ser inviable como recurso. Hay que pensar que tienen que estar perforando permanentemente lo que equivale a US$4000 millones al año. Ahora todo esto se paralizó", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.