Cepo, dólar y deuda. Las definiciones de Carlos Melconian para la economía en 2020

"Hoy la deuda con el sector privado es del 50% del PBI, una cifra bajísima para los patrones internacionales, pero está muy concentrada en el tiempo y es muy cara, por eso Argentina no va a pagar", planteó el expresidente del Banco Nación
"Hoy la deuda con el sector privado es del 50% del PBI, una cifra bajísima para los patrones internacionales, pero está muy concentrada en el tiempo y es muy cara, por eso Argentina no va a pagar", planteó el expresidente del Banco Nación
Esteban Lafuente
(0)
6 de diciembre de 2019  • 17:57

Para Carlos Melconian, la economía en 2020 estará marcada por el "efecto mágico" del cepo sobre el consumo y la necesidad de mantener el superavit comercial, única fuente de divisas para enfrentar el pago de la deuda. Esos serán dos componentes del "típico programa heterodoxo peronista" que, según el economista, implementará Alberto Fernández a partir del 10 de diciembre: "Es tan rudimentario como el plan picapiedra que impuso el FMI".

"El país no es tierra arrasada, menos aún dicho por la gente que dejó tierra arrasada en 2015, pero tampoco está listo para salir andando como dice Marcos Peña", planteó Melconian en una conferencia esta mañana en el Libertador Hotel.

Según el economista, la continuidad de las restricciones cambiarias que levantó el actual Gobierno tendrán un impacto en el corto plazo sobre el consumo. "El cepo produce una montaña de pesos. En un país dolarizado, cuando podés comprar solamente US$200 por mes, muchos eligen ahorrar en un auto, en electrodomésticos o arreglando su baño, y eso genera un círculo virtuoso. Ese es su efecto mágico, pero no puede ser eterno", planteó Melconian.

Mientras en los sectores dedicados a la producción y comercialización de bienes durables esperan un rebote, el expresidente del Banco Nación alertó sobre el impacto sobre los precios. "El efecto cepo dura un tiempito, hasta que en un momento dado, si no hay inversión que aumente la oferta de bienes, empieza a presionar sobre la inflación, la gente vuelve a salir del peso y va al paralelo", sostuvo Melconian.

Carlos Melconian
Carlos Melconian Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

El economista también se refirió a las consecuencias del apretón monetario que puso en marcha el Banco Central tras el segundo acuerdo con el FMI y a la emisión monetaria que retomó el organismo en las últimas semanas. "Cayó tanto la circulación de pesos, créditos y depósitos que hay espacio para emitir moneda y que 'lubrique' el consumo antes de que se empiece a poner todo más espeso", dijo.

"Ojo con creer que vas a la medicina de la matraca. La situación es compleja y confunde. El cepo dotó de tranquilidad a las finanzas y el reperfilamiento al tema de la deuda. Es como si estuviéramos el sábado y no queremos que llegue el lunes porque empiezan los problemas", dijo Melconian.

En ese contexto, destacó que el cepo permitió al Banco Central detener su sangría de reservas y comparó que al fin del mandato de Cristina Kirchner el volumen de divisas netas en poder del BCRA era negativo en US$3800 millones. "Desde las PASO salieron US$25.000 millones, hoy quedan US$20.000 millones y el monto neto de encajes es de US$10.000 millones", estimó.

"El cepo es una anormalidad pero la argentina es un país anormal. Hay un bimonetarismo en la práctica y vivimos con récord de demanda de dólares con Macri. No empezó, como dice él, con la crisis de 2018, porque ya lo veíamos en 2016 y 2017. Y al problema de no confiar en la moneda le agregamos un segundo problema que es no confiar en el sistema financiero", agregó Melconian en referencia a la caída del 40% en los depósitos privados en moneda extranjera desde las PASO.

Alberto Fernández celebra su triunfo en las elecciones presidenciales junto a Cristina Kirchner
Alberto Fernández celebra su triunfo en las elecciones presidenciales junto a Cristina Kirchner Fuente: Archivo

Con respecto a la deuda, descartó una renegociación amigable y dijo que será necesaria una quita sobre los intereses. "La deuda con privados es del 50% del PBI. Es una cifra bajísima para los patrones internacionales pero está muy concentrada en el tiempo y es cara, por eso la Argentina no va a pagar", dijo Melconian.

En ese escenario, fue crítico de los últimos dos gobiernos. "Nunca hubo desendeudamiento kirchnerista. Se quedaron con los fondos de pensión, desarmaron al Banco Central y llenaron de papelitos a la Anses", dijo en referencia a la gestión de Néstor y Cristina Kirchner.

También disparó contra la gestión de Mauricio Macri: "El endeudamiento lo usás hasta que alguien te dice basta. Ahora quedó una deuda altamente dolarizada, corta y cara. No hubo ningún Messi de la deuda en Argentina", agregó.

Según Melconian, mantener el superavit comercial será un elemento clave para que el país tenga los dólares necesarios para hacer frente a sus compromisos en moneda extranjera. "Hay que ir a una renegociación donde lo que entre por esa vía alcance. Dólares por otro camino no va a haber", dijo Melconian

En materia de impuestos, Melconian sostuvo que el plan de Alberto Fernández planteará un incremento en las retenciones y en la alícuota de Bienes Personales, como mecanismos para incrementar la recaudación. "El inconveniente es que si vas a alícuotas confiscatorias acorde a lo que plantea la Constitución, van a venir los reclamos", dijo.

Al analizar la dinámica fiscal, Melconian planteó que la renegociación los acreedores requerirá una convergencia hacia el equilibrio fiscal. En ese sentido, fue crítico de la gestión de Cristina Kirchner. "Aumentó el gasto casi 12 puntos con respecto al patrón de la Argentina en 70 años. El gasto público no es un problema de hace 70 años, como dice la ortodoxia liberal que va a la televisión. Hubo un incremento en la última década, porque entró plata por el boom de las commodities, más las reservas del Banco Central y los fondos de pensión. No hay que confundir el gasto en la década pasada con la historia del gasto en la Argentina", dijo.

En su recorrido histórico, Melconian consideró que las gestiones de Cristina Kirchner y Mauricio Macri fueron una "década perdida". "Mientras que los países de la región crecieron un 2% promedio por año, Argentina tiene el mismo PBI per cápita de 2007", precisó.

Por último, se refirió a las tensiones y las disputas internas entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. "Hay un desorden interno, que no se va a resolver el 10 de diciembre, Cuando subís a un auto, cuando uno quiere ir para un lado y otro para otro....en algún momento se va a tener que resolver. No podés arrancar para el medio".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.