Cinco sorprendentes historias de emprendedores que crearon negocios millonarios

Maria Hatzistefanis creó un millonario negocio usando "veneno de serpiente y sangre de dragón"
Maria Hatzistefanis creó un millonario negocio usando "veneno de serpiente y sangre de dragón"
(0)
3 de enero de 2019  • 12:16

Tres de cada cuatro pequeñas empresas que emprenden una aventura comercial no llegan a cumplir los dos años de vida. De las sobrevivientes, muy pocas siguen existiendo al quinto año. Y aún son menos las que terminan convirtiéndose en proyectos tan exitosos como para generar una fortuna. Pero esas son las grandes excepciones que suelen inspirar a quienes tienen el sueño de crear algún día su propio negocio.

En ese mundo de quienes lograron sacar adelante una idea hay historias tan sorprendentes como la de un par de jóvenes -Larry Page y Sergey Brin- que un día de 1998 alquilaron un garaje para inventar un buscador en internet que terminó convirtiéndose en Google. Pero claramente no todos los días se inventan Google, Facebook o Apple.

Sin embargo, más allá de los gigantes tecnológicos y las exitosas historias de startups en Silicon Valley, hay personas comunes y corrientes que desafiaron las predicciones negativas de su entorno y el miedo por endeudarse antes de desarrollar una idea empresarial.

Larry Page y Sergey Brin crearon Google en un garaje
Larry Page y Sergey Brin crearon Google en un garaje

Porque si algo se suele repetir entre los emprendedores exitosos, es que sus proyectos suelen parecer un fracaso antes de despegar.

Y, sin quitarles mérito, lo cierto es que casi siempre existe una especie de "golpe de suerte" que les acaba dando el empujón, además del apoyo financiero necesario para mantener vivo el proyecto.

En BBC Mundo hicieron una breve selección de historias sorprendentes publicadas en 2018 sobre emprendedores que crearon millonarios negocios.

Quién es Flavio Augusto, el latinoamericano que se hizo millonario usando el teléfono público de un aeropuerto

Cuando tenía 19 años consiguió un trabajo vendiendo cursos de inglés por teléfono y, si bien no había uno en su casa, decidió que eso no sería un impedimento para lograr su objetivo.

Flavio Augusto da Silva vivía en Río de Janeiro y sus padres no tenían línea telefónica. Es que en el Brasil de 1991 eso era un lujo. Su familia no contaba con los US$960 que valía la instalación del servicio y, aunque hubiesen tenido el dinero, había una lista de espera de dos años.

Como los celulares seguían siendo un artefacto casi futurista para la mayor parte de la población, Da Silva tuvo que buscar una solución para poder hacer su trabajo.

Entonces se le ocurrió la idea de utilizar los teléfonos públicos que existían en el aeropuerto de Santos Dumont y transformar el terminal aérea en su nueva oficina.

Flavio Augusto tiene una fortuna estimada en US$300 millones
Flavio Augusto tiene una fortuna estimada en US$300 millones

Hoy el emprendedor tiene su propia escuela de inglés, Wiser Education, con ventas anuales de US$113 millones. Y su fortuna personal está estimada en US$300 millones.

"No tengo ninguna duda de que encontré mi destino en ese aeropuerto", dice el empresario de 46 años.

Cómo Maria Hatzistefanis creó un millonario negocio usando "veneno de serpiente y sangre de dragón"

Veneno de serpiente y sangre de dragón, no son probablemente los primeros nombres que alguien asociaría con una línea de productos cosméticos para la piel.

A pesar de eso, siempre hay alguien que decide hacer una apuesta comercial de alto riesgo. Ese fue el camino escogido por Maria Hatzistefanis, de 47 años, luego de estar muchos años en el negocio de la belleza.

Un día pensó que sus productos debían tener nombres más osados y aunque podría haberle salido mal, la estrategia funcionó. No solo provocó un debate, sino que además, hizo que la demanda por sus productos se fuera al cielo.

El suero de serpiente subió las ventas de una empresa cosmética
El suero de serpiente subió las ventas de una empresa cosmética

Sus dos marcas Rodial y Nip+Fab tienen numerosos distribuidores alrededor del mundo, incluyendo grandes empresas y pequeños sitios online que venden directamente a los consumidores. Se estima que las ventas anuales de las ambas llegan a cerca de US$28 millones.

Cómo tres jóvenes pasaron de crear un sitio de citas llamado YouTube a ser millonarios consultores de negocios

Lo que hoy conocemos como YouTube nació como un espacio para que hombres y mujeres compartieran en video quiénes eran y a quién buscaban en el amor.

Los padres del sitio, los jóvenes Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim, registraron el nombre del portal el Día de San Valentín de 2005 y poco tiempo pasó para que los tres aceptaran que su idea fue un fracaso.

Pero no todo estaba perdido porque se dieron cuenta de que tenían en las manos una plataforma valiosa, en una época en que subir videos caseros a internet apenas comenzaba a tomar vuelo.

Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim fueron los creadores de la primera versión de YouTube
Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim fueron los creadores de la primera versión de YouTube

En ese momento resolvieron olvidarse de lo de las citas y abrirlo para cualquier video, según explicó Chen hace un par de años durante una conferencia en Texas. Y fue un gran acierto.

Apenas pasó un año y en octubre de 2006 los tres jóvenes hicieron el negocio de sus vidas: vendieron la plataforma a Google por US$1.650 millones.

Y Chen, Karim y Hurley quizás no consiguieron citas en 2006, pero disfrutan del giro que dio su romántica idea y sus consejos son muy bien valorados en los negocios tecnológicos.

Rupert Hunt, creador de SpareRoom: el empresario divorciado que fundó un millonario negocio con las habitaciones vacías de las casas

A Rupert Hunt, creador de un sitio web para alquilar habitaciones en una casa compartida, la vida le guardaba una sorpresa: un día él mismo usaría el servicio.

Hunt tenía 29 años cuando en 2004 lanzó SpareRoom, como una alternativa para facilitar la búsqueda de habitaciones disponibles en casas compartidas en Londres. Y esperaba que la mayor parte de los interesados fueran estudiantes o jóvenes veinteañeros.

A Rupert Hunt se le ocurrió la idea de crear una página web para encontrar habitaciones por su experiencia personal
A Rupert Hunt se le ocurrió la idea de crear una página web para encontrar habitaciones por su experiencia personal

Pero años más tarde, cuando tenía 38, se separó de su esposa y se dio cuenta que no quería vivir solo. Fue en ese momento cuando por primera vez se convirtió en cliente de su propia empresa.

"Estaba divorciado y extrañaba estar acompañado en la casa", cuenta. Hoy, con 43 años, Rupert todavía vive en una casa compartida y asegura que está lejos de ser el único profesional de esa edad que vive de esa manera.

Actualmente la empresa SpareRoom está disponible en Reino Unido y Estados Unidos, y asegura que más de 11 millones de personas visitan la web mensualmente.

Payal Kadakia: la joven que se puso el desafío de inventar una empresa en dos semanas y terminó creando un millonario negocio

¿Se te ocurriría una buena idea de negocios en apenas dos semanas? Ese fue el desafío que se propuso Payal Kadakia en 2010, cuando tenía 27 años y quería renunciar a su trabajo en el mundo corporativo para lanzarse a su propia aventura comercial.

En esa época, trabajaba para el sello discográfico Warner Music en Nueva York (Estados Unidos), y después de unas vacaciones en California tuvo la idea de fundar su propio negocio.

"Había ido a San Francisco y conocí a varios emprendedores", cuanta Payal hoy, a sus 35 años. "Pensé... 'qué tal si se me ocurre una idea', y entonces me puse como plazo dos semanas".

Forbes estima que Payal Kadakia tiene una fortuna personal de más de US$50 millones
Forbes estima que Payal Kadakia tiene una fortuna personal de más de US$50 millones

Afortunadamente para ella, la inspiración le llegó en apenas 36 horas. Entusiasta del baile y el acondicionamiento físico, Kadakia se dio cuenta de que no era fácil reservar una clase de ballet en Nueva York.

"Visité seis sitios web diferentes y no pude saber qué clase era la adecuada para mí", relata. "Había pasado una hora y aún no podía reservar nada". Entonces se le ocurrió la idea de crear un sitio web que recopilara en un solo lugar todas las clases de danza y gimnasia disponibles en la ciudad y le permitiera a los usuarios hacer sus reservas desde ahí. Ella le cobraría una comisión a los gimnasios y centros de danza por cada clase reservada.

Después de seis meses de investigación, abandonó su empleo en enero de 2011 y se puso a trabajar en la primera versión de ClassPass. La empresa asegura haber realizado cerca de 60 millones de reservas de clases a través de su sitio web y de su aplicación.

Al mismo tiempo, dice que trabaja con 14.000 gimnasios, centros de danza y otros sitios en su sistema de reservas. Aunque no revela su nivel de ventas anuales, la firma consiguió capital de inversionistas externos (incluyendo Google) por US$173 millones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.