Con Alfajores Balcarce, quebró otro símbolo de la Argentina

El juez dispuso que sigan abiertos los locales para intentar acercar recursos
(0)
5 de diciembre de 2001  

MAR DEL PLATA.- El esfuerzo de los trabajadores y los dirigentes gremiales no alcanzó: en los tribunales locales se decretó ayer la quiebra de la firma Alfajores Balcarce, al no poder revertir la millonaria deuda que afrontaba desde hace algunos años.

La medida fue solicitada el jueves pasado por Dondero Hnos. & Cía., titular de la empresa, y en las últimas horas el juez Jorge Novelli, a cargo del tribunal Civil y Comercial N° 12, firmó la resolución que hizo lugar al pedido.

"La falta de capital de trabajo y las permanentes confrontaciones con los delegados gremiales y sindicales hacen que la pretensión de proseguir la explotación se haya tornado ilusoria", justificó la presentación.

Ayer fue licenciado el personal "hasta nuevo aviso" por falta de materia prima, en tanto que sólo permanecen abiertos los locales de venta al público, pero con cierta escasez de mercaderías. Novelli permitió el funcionamiento de la empresa durante los próximos 20 días, plazo otorgado a la sindicatura para realizar el correspondiente inventario en la planta fabril.

En la medida que las bocas de expendio recauden se generarían fondos para adquirir materia prima y reactivar la producción, para lo cual se podría convocar a algunos de los 279 empleados que tiene la firma.

"La intención es que se junten recursos como para tener producto, pasar la temporada y después ver si aparece algún comprador", señaló a LA NACION Luis Orsi, secretario general del Sindicato de Trabajadores Alfajoreros, Reposteros, Pizzeros y Heladeros (Starpyh).

Varios tropiezos

La tradicional fábrica de alfajores estuvo en varias oportunidades al borde de caer en esta crucial instancia. Para salvaguardar las fuentes de trabajo, el personal aceptó que se congelara una deuda salarial y se redujera en un 20% el sueldo mensual. Aun así llegaron a estos días con atrasos de hasta tres sueldos.

"Los empleados pusieron el hombro hasta donde pudieron, pero parece que no alcanzó con tanto sacrificio", se lamentó Orsi, temiendo que sólo quede pensar ahora en indemnizaciones.

Entre tantas gestiones, los trabajadores lograron desplazar a algunos integrantes del directorio que no les resultaban confiables -entre ellos el presidente, Angel Dondero- y obtuvieron buen eco en el Ministerio de Trabajo de la Nación durante la gestión de Patricia Bullrich para diseñar una suerte de plan de salvamento.

Las tratativas incluyeron un acuerdo con la Administración Federal de Ingresos Públicos, principal acreedor de Alfajores Balcarce, para hacer frente a una deuda impositiva cercana a los $ 3 millones de pesos.

En julio último también se había posibilitado que la cadena de hipermercados Carrefour vendiera alfajores y otros productos para contribuir a una mejora en las ventas. Pero aun así los últimos dos meses fueron los más críticos, volvieron los atrasos salariales y la situación se tornaba insostenible.

"La continuación inmediata de la empresa encierra la esperanza de disminuir en alguna proporción el impacto social que la quiebra y la consiguiente perdida de puestos de trabajo ocasionan", señaló el juez en su resolución.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.