Con nuevas emisiones, el Gobierno captó el doble de pesos de los que buscaba

Se vio favorecido por la avidez de los bancos por un bono y la gran liquidez
Se vio favorecido por la avidez de los bancos por un bono y la gran liquidez Fuente: Archivo
(0)
20 de mayo de 2020  

Las dudas que existían hasta hace algunas semanas sobre la capacidad que tendría el Gobierno para refinanciar la abultada deuda en pesos que vencía -e intentar bajar las tasas a la vez- parecieron quedar terminantemente sepultadas ayer, cuando pudo tomar del mercado local dos veces el monto que buscaba y sin verse forzado a pagar más por ello.

Aunque la colocación resultó favorecida por la liquidez del mercado (aumentada por efecto de la sostenida emisión monetaria para asistir al fisco en medio de la pandemia) y el incentivo que tuvieron los bancos a suscribir el Bonte 2022, pese a su tasa fija del 22% anual (el BCRA había habilitado a las entidades el pasado jueves a usarlo para constituir encajes, exigencia que usualmente no se remunera), no pasa desapercibido que el Ministerio de Economía logra cubrir cada vez más holgadamente sus necesidades de refinanciamiento, al punto que desde hace un mes puede darse el lujo de cubrir necesidades de gasto con los sobrantes captados.

Concretamente, ayer la Secretaría de Finanzas había salido a buscar $37.000 millones mediante la reapertura de tres Letras del Tesoro de corto plazo colocadas a Descuento (Ledes) y la nueva emisión del Bonte 2022. Pero se topó con ofertas de compra por un total de $79.713 millones (el mayor monto para este tipo de colocaciones desde diciembre) y terminó aceptándolas por un total de $75.047 millones.

El 54,5% ($40.996 millones en total) lo captó mediante la reapertura de las Ledes a 53, 84 y 99 días, que vendió a los precios prenunciados de $960, $936 y $924 por cada $1000 nominales, que suponen tasas del 28,69, 29,71 y 30,32% nominal anual, respectivamente. La más corta volvió a ser la más elegida al concentrar el 66% de la demanda de Ledes.

Los restantes $34.050 millones los aportaron los bancos que se lanzaron de cabeza a suscribir el Bonte 22 usando para eso no sólo los $19.240 millones que cobraron por su tenencia del Bonte 20, bono que también usan para integrar encajes, pero que deberán ir reemplazando ya que caduca en noviembre.

Las cuentas para el Tesoro salieron redondas: no sólo no gastó un peso para pagar el cupón del Bonte 20 sino que ingresó a caja $53.760 millones, que servirán para cubrir próximos vencimientos de deuda en pesos y gastos. "Esto confirma que el mercado entró en una dinámica positiva y que cada vez participan de las subastas más inversores. Incluso comienza a tomar volumen el mercado secundario de Ledes", comentaron satisfechos en Finanzas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.