La novela italo-española de Telecom y Telefónica Argentina

Julio De Vido, al anunciar en 2010 que Telecom y Telefónica que comprometían a evitar prácticas monopólicas
Julio De Vido, al anunciar en 2010 que Telecom y Telefónica que comprometían a evitar prácticas monopólicas Fuente: Archivo
Crece el control de Telefónica de España sobre la empresa que controla su competidor local, y reflota una vieja enemistad entre el kircherismo y las empresas de telecomunicaciones
José Crettaz
Juan Pablo De Santis
(0)
25 de septiembre de 2013  • 14:25

Telefónica de España, dueño de la totalidad de Telefónica de Argentina, anunció este martes un acuerdo por 324 millones de euros que consolidará su dominio en Telecom Italia (TI). Será a través de un aumento de capital en Telco, el grupo que controla a la telefónica italiana.

La operación alertó al ministro de Planificación, Julio De Vido, quien instruyó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) para que investigue si existe riesgo de concentración monopólica. Actualmente Telecom Italia (donde los españoles aumentan su participación) posee una considerable participación en Telecom Argentina, principal competidor de la filial argentina de Telefónica.

La cuestión es una compleja madeja societaria. Telecom Italia es el accionista mayoritario y controlante de más de dos tercios de Sofora Comunicaciones , junto con el grupo Werthein, que posee el resto. A su vez, Sofora es dueña de Nortel Inversora, quien efectivamente posee el 54,74% del Telecom Argentina.

El 45,23% restante de Telecom Argentina tiene cotización pública. En este grupo de tenedores el mayor peso es ejercido por el Estadio Nacional, quien a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, es dueña del 25% de la empresa.

Ruptura y reconciliación con el Gobierno

Durante más de dos años, entre 2008 y 2010, Telefónica y Telecom Italia, la familia Whertein y el Gobierno nacional protagonizaron un escándalo empresarial que incluyó múltiples denuncias cruzadas en varios fueros judiciales argentinos y presentaciones de la empresa italiana en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). No faltaron las campañas de mutua agresión pública en los medios de comunicación, mediante solicitadas o avisos publicitarios agresivos.

En medio de ese conflicto, que finalizó en agosto de 2010 con un acuerdo de paz entre Telecom Italia-Telefónica y la familia Whertein, luego aprobado por el gobierno nacional, el propio Néstor Kirchner se encargó de buscarle candidatos a las acciones hispano-italianas en la compañía.

Por entonces, el funcionario encargado de "argentinizar" la empresa fue el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que liderá parte de la embestida judicial contra el ingreso de Telefónica en Telecom Italia (aunque en rigor, el nombre de Telefónica no apareció hasta sellado el acuerdo de paz). Moreno llegó a ordenar la venta compulsiva de las acciones antes del 25 de agosto de 2010, cosa que luego fue frenada por la Justicia.

Por entonces, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, amenazó con "estatizar" Telecom Argentina si no se avanzaba con el proceso de "desinversión" hispano-italiana. "De no prosperar la pretensión del Gobierno vamos a enviar al Congreso la normativa necesaria para restituir al Estado nacional la operación y la licencia de Telecom", afirmó en enero de 2010.

"Magnetto me pidió que le vendiera Telecom a Clarín, se lo puedo decir en la cara", dijo Kirchner al referirse a la puja con Telecom Italia.
Entre los candidatos aceptados por el Gobierno para comprar aquellas acciones figuraban Eduardo Eurnekian y su socio Ernesto Gutiérrez, Alfredo Roman, el fondo Pegasus y un grupo de inversores liderado por Carlos Joost Newbery (a quien se atribuye haber traído la telefonía móvil al país a fines de los 80).

Las acciones de Telecom Italia en su homónima argentina podrían haber tenido relación también con el enfrentamiento desatado en 2008 entre el ex presidente Kirchner y el CEO del grupo Clarín, Héctor Magneto. Así lo contó el propio Kirchner cuando participó como invitado en el programa 6,7,8 del estatal Canal 7. En aquella emisión, Kirchner –por entonces diputado nacional- afirmó: "A mí Héctor Magnetto me pidió que le vendiera Telecom a Clarín, se lo puedo decir en la cara".

Finalmente, de manera sorpresiva, la presión por argentinizar la empresa –que incluyó un voluminoso expediente en la CNDC que desaconsejó el ingreso de Telefónica en Telecom– terminó descartándose, hispano-italianos se amigaron con la familia Werthein, y el Gobierno aprobó un acuerdo que incluye medidas de control muy difíciles de realizar por parte de la CNDC en Milán, Madrid y otras capitales donde se realizan las asambleas de accionistas y reuniones de directorio de Telefónica de España, Telco y Telecom Italia.

El acuerdo previo

Esta será la segunda vez que la CNDC deberá dar un fallo sobre la cuestión. En octubre de 2010, el Gobierno había autorizado el primer ingreso de Telefónica a Telecom, que fue paradójicamente cuando los españoles reconocieron por primera vez su participación en la firma que controla a su principal competidor en el mercado argentino.

El acuerdo celebrado entre la CNDC y las empresas de telecomunicación tenía como uno de pilares que no se modificaran las participaciones accionarias. Sin embargo, durante el 2011 se había registrado otro avance -aunque menor al actual- de Telecom Italia en Telecom Argentina: en enero adquirió acciones sin derecho a voto de Nortel y en marzo aumentó su participación en Sofora del 58 al 68 por ciento.

"El tema deberá tener una resolución política. Desde el punto de vista legal hay miles de resoluciones posibles", opina Enrique Carrier, analista del mercado de telecomunicaciones, y agrega que "actualmente el principal problema de Telecom Italia es la deuda que posee".

En Brasil, donde existe un contexto similar a la Argentina ya hubo una determinación de las autoridades. El ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo, advirtió que no permitirá que Telefónica sea la controlante de TIM y Vivo, por lo que deberán exigir la venta de una de las operadoras a alguna empresa que aún no actúe en el mercado local.

Competidores. La decisión que tomen las autoridades anti-monopolio de Argentina y Brasil tendrá impacto indirecto en los negocios de América Móvil, del magnate mexicano Carlos Slim, dueño de la operadora celular Claro en ambos países.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.