Precios Cuidados. ¿Se puede conseguir más barato los productos más vendidos?

Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Francisco Jueguen
(0)
20 de enero de 2020  • 17:21

Cuando se relanzó Precios Cuidados, semanas atrás, el Gobierno declaró que su objetivo era generar una referencia de precios y productos basados en el consumo de la familia argentina. En ese camino, ¿cuán representativo es el "refinado" que hizo la actual gestión?

Un informe de la consultora especializada Nielsen se hizo esta pregunta. El programa reelaborado por la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, duplica la representatividad que tenía el plan de Productos Esenciales a la hora de su lanzamiento.

Según Nielsen, el actual Precios Cuidados representa aproximadamente un 6% de la facturación de las categorías incluidas, mientras que la versión inicial lanzada por el exsecretario de Comercio Interior, Ignacio Werner, era de del 3%, pese a que a finales del programa llegó a alcanzar el 9%.

Productos Esenciales fue una canasta que se congeló por seis meses. Muchos de sus productos estaban incluidos en la versión de Precios Cuidados reelaborada por el gobierno de Mauricio Macri (el programa había sido ideado por Augusto Costa en su gestión en Comercio). Desde esa base comenzó trabajar la gestión de Matías Kulfas.

"La comparación se hizo contra Precios Esenciales porque la difusión e impacto del programa lo hacía más comparable, ya que el listado de Precios Cuidados iniciales había dejado de tener seguimiento, foco o control", explicaron desde Nielsen a LA NACION.

¿Cuál es el peso de los SKUs (la unidad que individualiza a cada uno de los productos de las diferentes marcas) que están dentro de Precios Cuidados según su facturación? Si bien llega al 6% en el total de la canasta, según Nielsen, la categoría de Alimentos muestra una representatividad mayor a la media. Particularmente, en ese capítulo, alcanza 7,4%, pese a que varía por producto: panificados (36%), harinas (15%), arroz (15%), aceites (11%), postres (10%), leches (8%), café molido (6%), yogurt (6%), pastas secas (3%), quesos untables (3%) y galletitas (3%), entre otros.

Esa representatividad, dentro de los productos de higiene, también es levemente superior al promedio. Llega al 6,7%. En pañales es 10%; en papel higiénico, 3%; y en shampoo, un 1%. Por otro lado, en el caso de las bebidas es de 3,7%. Aguas (11%), gaseosas (5%), jugos (2%) y cerveza (2%). No hay aguas saborizadas dentro del actual programa de Precios Cuidados.

"Las categorías como gaseosa o cervezas cuentan con Marcas A, mientras que las leches o los quesos untables contienen únicamente marcas B", analizaron los analistas de Nielsen. La primera crítica a los Productos Esenciales de Macri fue lanzada por Cristina Kirchner en campaña. Entonces cuestionó que la canasta de Macri estuviera integrada por bienes "pindonga" o "cuchuflito" producido principalmente por pymes.

Fue por eso, que tanto Español como el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, remarcaron el día de la presentación de Precios Cuidados en Casa Rosada la vuelta de la Coca-Cola original o de las hamburguesas Paty. Como sucedió con Productos Esenciales, el nuevo Precios Cuidados fue blanco de críticas por no cuidar la nutrición. En el Gobierno estimaron que se trata de un programa que busca ampliar el acceso al consumo y no mejorar la alimentación.

En el capítulo de Alimentos, los postres son los únicos que muestran dentro del programa sólo primeras marcas (99%) producidas por firmas grandes. El porcentaje de facturación de ese rubro en Precios Cuidados es de 10%. Le siguen las galletitas, cuyo porcentaje de Marca A dentro del plan oficial es de 81%. El otro 18% es Marca B fabricado por firmas grandes.

Los aceites, por otro lado, muestran un combo dentro del rubro Alimentos. El 51% es primera marca; un 29% es segunda marca, pero producida por una primera; y un 20% son productos de segundas marcas fabricadas por firmas más chicas.

Los panificados -el rubro con mayor facturación dentro del programa oficial-, en tanto, tienen en un 89% segundas marcas, pero fabricados por grandes jugadores del rubro. Los productos como arroz, yogurt, harina (el segundo que más factura), leche fluida, café molido, y el queso untable que están dentro de Precios Cuidados son marcas B de firmas que no son líderes.

En las bebidas, mientras tanto, aparecen divergencias. Las cervezas y las gaseosas son primeras marcas casi en un 100%, mientras que el agua mineral y el jugo son segundas marcas en la misma proporción. Dentro de Higiene, los pañales son, en un 75%, segundas marcas de grandes empresas, pese a que hay un 15% de primeras marcas. En shampoo y en papel higiénico las primeras marcas son mayoría, concluye el informe de Nielsen.

"Comparativamente con la lista previa de Precios Cuidados, la actual muestra una mayor representatividad relativa que se se evidencia en las ventas individuales y en la presencia de estos productos en las góndolas", dijo a este medio Maximiliano Doff, gerente de Analytics de Nielsen Argentina. "El mayor peso de las marcas en esta lista permite tener referencias de precio más fuerte de manera sostenida, pero si no termina de impactar en el resto de los canales su impacto se verá diluido", estimó el especialista.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.