Deuda. Ante la falta de respaldo, Martín Guzmán abrió la puerta a una nueva prórroga del canje

Guzmán en la charla virtual con el Atlantic Council.
Guzmán en la charla virtual con el Atlantic Council. Fuente: LA NACION - Crédito: Rafael Mathus Ruiz
Rafael Mathus Ruiz
(0)
30 de julio de 2020  • 17:52

WASHINGTON.- Sin el respaldo suficiente entre los acreedores para cerrar con éxito el canje de la deuda, el Gobierno prepara el terreno para una nueva prórroga de la fecha límite para cerrar el proceso de reestructuración, una decisión que de concretarse abriría una nueva instancia para intentar terminar de cerrar la brecha entre la última oferta oficial y la propuesta conjunta que presentaron los grandes fondos que poseen bonos argentinos.

"Estamos evaluando todas las opciones y pronto tomaremos una decisión", dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una presentación virtual en el Atlantic Council, un think tank de Washington.

Fue la primera vez que Guzmán reconoció públicamente la posibilidad de una nueva extensión del proceso de reestructuración de la deuda que comenzó a principios de este año. Si efectivamente el Gobierno sigue ese camino, será la séptima vez que se alargan las negociaciones, y la segunda vez desde que presentó la última oferta oficial. El jefe del Palacio de Hacienda dijo que la intención original del Gobierno era tener una fecha límite posterior al 4 de agosto, el cierre vigente, pero hubo "temas técnicos" que lo impidieron.

BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, presentó una oferta junto a otros fondos.
BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, presentó una oferta junto a otros fondos.

Guzmán reiteró que, más allá de lo que ocurra con el canje de la deuda, el Gobierno abrirá las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en busca de un nuevo programa para reperfilar la devolución de los US$ 44.000 millones que el gobierno de Mauricio Macri tomó prestados del organismo. El Gobierno puede llegar a cerrar un acuerdo con el Fondo aún sin haber terminado de reestructurar la deuda privada, gracias a una excepción del organismo que le permite a los países que están atrasados en sus pagos de deuda acceder a su financiamiento bajo circunstancias excepcionales. Cualquier programa, sin embargo, debe ser aprobado por el board del Fondo, que responde a los gobiernos del G7.

Guzmán también reiteró que el Gobierno está dispuesto a aceptar cambios en el contrato de los bonos, o indenture, siempre y cuando estén avalados por la comunidad internacional.

Los tres grupos de acreedores que reúnen a los principales acreedores del país, el Grupo Ad Hoc, el Grupo Exchange y el Comité de Acreedores de la Argentina (ACC, según sus siglas en inglés) tienen la expectativa de que el Gobierno estire el proceso, según indicaron a LA NACION fuentes cercanas a los acreedores al tanto de las negociaciones.

Esos tres grupos enviaron una carta al Gobierno en la cual indicaron que habían logrado reunir el respaldo suficiente a su oferta conjunta como para bloquear la oferta del Gobierno, ya que lograron aglutinar detrás de su oferta a más del 50% de la deuda emitida durante el gobierno de Mauricio Macri y más del 60% de la deuda de lo canjes de 2005 y 2010.

"No hemos tenido ninguna respuesta del Gobierno", dijo una de las fuentes respecto de la carta que enviaron esta semana. "Esperamos que haya un diálogo constructivo. Estamos en un punto en este proceso que estamos tan cerca que ambas partes deben ser flexibles para encontrar un lugar para hacer realidad este acuerdo. Podría desmoronarse, y eso es preocupante", agregó.

El Presidente Alberto Fernández ha dicho ya en reiteradas oportunidades que no se moverá de la última oferta que presentó la Argentina, valuada en unos US$ 53,5. La oferta conjunta de los acreedores está valuada un poco más arriba, en US$ 55,7. La diferencia entre ambas propuestas es menos de US$ 280 millones de dólares durante la próxima década, la distancia más corta que ha separado al Gobierno de los acreedores desde que comenzó el proceso. Guzmán dijo esta semana que esa oferta representa el "máximo esfuerzo" que puede hacer el país.

"Hemos hecho una oferta y, en el contexto de Covid-19, que tuvo por supuesto consecuencias muy malas para la economía, mejoramos significativamente la oferta, que es el máximo esfuerzo que la Argentina puede hacer sin comprometer los objetivos sociales que queremos alcanzar", afirmó Guzmán en una entrevista con Bloomberg TV.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.