Dietrich, sobre el paro: "Todo lo que encontremos para penalizar, lo vamos a utilizar"

El ministro de Transporte dialogó con LA NACION sobre el paro de pilotos de esta mañana
El ministro de Transporte dialogó con LA NACION sobre el paro de pilotos de esta mañana Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez
Sofía Terrile
(0)
5 de julio de 2019  • 17:09

Un "grupito minúsculo": así los define el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, a los pilotos que pararon hoy. El funcionario apuesta por que los trabajadores nucleados en la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y en la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) que hoy activaron protestas contra la política aerocomercial del Gobierno queden "aislados". Mientras tanto, adelantó que prepara penalizaciones para quienes participaron de la medida de fuerza.

En diálogo con LA NACION, resaltó que, a pesar de que la semana próxima se reunirá con los sindicatos aeronáuticos, prefiere no hablar con Pablo Biró, el secretario general de APLA. También se defendió de una de las acusaciones principales: "Pensar que le queremos hacer daño a Aerolíneas Argentinas es esquizofrénico", dijo.

-¿Está prevista una instancia de diálogo con los sindicatos aeronáuticos?

-Siempre estamos abiertos, pero esto no es una cuestión de diálogo, es una cuestión de política. No es una cuestión sectorial sino que son sindicatos kirchneristas tratando de generar situaciones de caos para afectar al Gobierno y a la gente. [Pablo Biró, de APLA] El secretario del gremio que tomó esta medida intempestiva no anunciada lo dijo con todas las letras: su objetivo es enfrentar y voltear a este Gobierno.

-¿Y qué alternativa le ofrece a la gente que podría estar expuesta a una nueva medida de este tipo?

-Estamos frente a una profunda transformación. En junio de este año viajaron en avión 500.000 personas más que en junio de 2015. Es una transformación que nunca existió en la Argentina, y hay un grupo de sindicatos que prefiere que no suceda y que los argentinos sigamos siendo sus rehenes. Como estamos quitando privilegios, ellos sienten que la única forma que tienen de frenarlo es molestar a la gente. Lo que tenemos que lograr es, por un lado, que la gente que trabaja en Aerolíneas no siga ciegamente a estas personas que no tienen intereses de defenderlos sino que terminan perjudicándolos, y por el otro, que la gente con su voto demuestre que no quiere más estas prácticas patoteras sectoriales.

-¿Entonces va a apostar por conversar con esos posibles sectores más "dialoguistas"?

-Esto es un proceso de maduración en el cual ciertos grupos van a quedar más aislados y cuando quieran hacer un paro nadie los va a seguir. Lo peor es resignarse y parece que hoy la única forma de que no haya paros es que no vuelen las low cost, que no nos integremos más al mundo y que no haya crecimiento del sector.

-¿Va a mantener una posición intransigente, entonces?

-No es una cuestión de intransigencia o no, es una cuestión de trabajar para todos los argentinos y no para un grupito minúsculo que quiere limitar el desarrollo del país.

-Pero es un grupito minúsculo que hoy dejó varados a 5000 pasajeros, según las cifras que difundió la compañía. ¿Hay alguna hoja de ruta para prevenir que esto vuelva a suceder?

-Hay que tomar perspectiva de que la transformación es mucho más profunda que estos acciones de estas personas cuyos intereses son hacer política con esto. La nuestra es una transformación que genera más empleos, que haya más rutas y que hay más aviones.

-Al pasajero que está por sacar un pasaje en Aerolíneas Argentinas, ¿le diría que lo saque, aun con el riesgo de quedarse varado?

-Le diría que saque el pasaje, porque el 99% de las veces se viaja perfectamente en Aerolíneas. Lamentablemente este grupo hace un daño muy grande porque genera dudas en la gente, que terminan eligiendo a otras compañías aéreas. Por otro lado, APLA plantea su disconformidad porque Avianca dejó de operar, pero ellos mismos se opusieron a esta empresa cuando ingresó en el mercado local. Hoy la utilizan para hacer paro. Es bastante patológico lo que ellos plantean: dicen que todo lo que hacemos es para atacar a Aerolíneas, pero vamos a poner más de US$200 millones para que los empleados puedan cobrar su sueldo. Si el Estado no pusiera esa plata, la aerolínea no podría volar. Pensar que le queremos hacer daño es esquizofrénico.

-¿Podría llegar a haber sanciones?

-Ellos tienen derecho a hacer asamblea y huelgas, esto está dentro de las normativas en nuestro país, pero también genera un daño a los pasajeros y a la empresa. Estamos viendo si hay alguna forma de penalización, pero no está claro todavía qué va a ser. Todo lo que encontremos para penalizar, lo vamos a utilizar. En definitiva, están perjudicando también a los que trabajan en Aerolíneas, porque cada vez que hay una medida así, afectan la imagen de la empresa. Un estadounidense que tiene que venir a la Argentina y puede elegir entre esta aerolínea y otras de su país de origen, va a elegir esas otras por estos motivos. Del mismo modo, Aerolíneas supo ser una de las compañías más grandes en la región, y en los últimos 50 años ha perdido ese peso relativo por gente como Biró.

-¿Se ha recurrido a penalizaciones en otras ocasiones?

-Se han hecho multas cuando no se cumplieron conciliaciones obligatorias y se han descontado días de trabajo cuando la gente paró. Eso siempre se aplica.

-¿Va a hablar con Biró?

-Yo con Biró no hablo porque agrede al otro y descalifica. Sí hay gente de mi equipo en contacto con gremios. Se está coordinando una reunión con los sindicatos para la semana próxima para mostrar datos objetivos de por qué crece el sector aéreo.

-En este punto, APLA asegura que usted se enfoca en el crecimiento en la cantidad de pasajeros, pero que Aerolíneas Argentinas terminará el año con 200 pilotos menos. ¿Esto es así?

-Es falso. Hoy la empresa tiene más pilotos y más empleados que en 2015. Entre Aerolíneas y Austral había un plantel de 12.328 empleados y hoy hay 12.409.

-Ese crecimiento, ¿fue en pilotos o en empleos de todo tipo?

-En la plantilla total. Además, Aerolíneas hoy tiene ocho aviones más que en 2015 y va a transportar 40% más de pasajeros de lo que transportaba en 2015.

-Los sindicatos también critican a las low cost, porque dicen que les restan mercado a las compañías tradicionales. ¿Cuál es su visión?

-Hoy, con las low cost ya en el mercado, Aerolíneas transporta más pasajeros que en 2015. Las low cost existen en todas partes del mundo y hay que desarrollar un sector que beneficie a los argentinos, no un sector que solo beneficie a los aeronáuticos, como intentaron durante el kirchnerismo. En ese período hubo una compañía que se creó en 2006, Sol, que la terminó cooptando Aerolíneas. Hoy hay tres empresas nuevas que les generan opciones a la gente y que no fueron en desmedro de Aerolíneas.

-Según los gremios, las low cost reciben subsidios estatales para solventar costos y las pérdidas por las tarifas promocionales. ¿Esto es así?

-Es falso. No reciben ni un centavo de subsidio del Gobierno. La única que recibe es Aerolíneas: en el kirchnerismo recibió US$5.000 millones de subsidio y desde que somos Gobierno subsidiamos US$360 millones el primer año, US$200 y algo el segundo y US$200 el tercero. Va a terminar recibiendo más de US$1000 millones de subsidios.

-Por otro lado, los tripulantes de las low cost, ¿pueden afiliarse a los gremios que ya están?

-Sí, se pueden afiliar a cualquier gremio. Pero, en rechazo a los sindicatos tradicionales, que fueron los que imposibilitaron que trabajen en esas empresas, no lo hacen. Muchos de los pilotos de las low cost fueron echados de Aerolíneas porque no adhirieron a paros durante el kirchnerismo. Otros son tripulantes de cabina que no conseguían trabajo en la Argentina.

-Entonces es decisión de cada compañía.

-Sí, la gente toma decisiones aunque parezca paradójico. La mayoría no tiene simpatía con estos sindicalistas. Hoy Biró es una pata kirchnerista dentro del sindicalismo. Que la gente no tenga miedo porque va a ganar Macri y vamos a seguir defendiéndola en su autodeterminación.

-Por un lado, tiene a las low cost y se habla de que no están mostrando los resultados esperados. Por el otro, Aerolíneas sigue con números en rojo. ¿Cómo sigue la estrategia oficial para el mercado aerocomercial?

-Este sector va a seguir creciendo. Ha sido un año duro para la economía argentina y para las empresas en general. En ese marco están las empresas aéreas que tienen una estructura importante de sus costos en dólares e ingresos en pesos. Es cierto que algunas empresas tienen números en rojo. Aerolíneas hoy pierde menos y no tengo dudas que va a seguir creciendo. En los mercados aerocomerciales hay competencia: hay empresas que crecen más y otras, menos, hay firmas que son compradas por otras... Lo que se ve es que la Argentina entró en un proceso en el que cada vez hay más pasajeros.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.