Dólar: ¿Cómo fue la negociación con el FMI para habilitar la intervención del BCRA en el mercado cambiario?

Fuente: AP
Francisco Jueguen
Santiago Dapelo
(0)
29 de abril de 2019  • 19:46

El aval comenzó a tomar forma en los primeros días de marzo. Fue en un roadshow que el equipo económico comenzó en Houston, EE.UU, para "vender" las inversiones en Vaca Muerta, y que Nicolás Dujovne terminó en Washington. Pero se terminó de diagramar el último fin de semana tras otra semana de altísima volatilidad cambiaria y debilidad política para el Gobierno.

El ruido cambiario en marzo, que empujó luego el alza de los alimentos y la inflación de ese mes a un 4,7%, encendió entonces las alertas oficiales. Dujovne se encontró en la capital estadounidense con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y su número dos (talibán de la flotación cambiaria), David Lipton. "Nos falta músculo. Necesitamos dar una señal", afirmó el coordinador del equipo económico, según fuentes oficiales, durante esa reunión.

El pedido fue directo. Había que soltarle las manos al Banco Central (BCRA) para poder intervenir en el mercado cambiario dentro de la llamada Zona de no Intervención (ZNI), que hasta ese momento tenía una amplitud de 30%, una enormidad en un año electoral y en un país en el que el dólar es un termómetro de confianza y un activo atado a los precios internos.

Tras la presentación los funcionarios le dieron su respaldo. Era 16 de marzo. De esta manera, la Argentina se guardaba una carta en caso de emergencia para dar certidumbre en el mercado. Antes de usarla, el Gobierno intentó generar confianza con tres medidas extra que fracasaron: mostrar los US$10.800 millones del cuarto desembolso del Fondo, ratificar el mecanismos de subastas diarias en tiempos de cosecha, y el congelamiento del techo de la ZNI.

Finalmente, el último viernes, tras dos jornadas de subas del dólar, el riesgo país y una fuerte caída de los bonos, el presidente Mauricio Macri terminó de autorizar la jugada, luego de que el equipo económico ratificara la decisión con el FMI. Los detalles se terminaron de resolver el fin de semana y fueron comunicados por el BCRA en un comunicado y con un tuit de Gerry Rice, vocero del FMI, dando el aval público a la decisión del organismo.

Con esta herramienta, desde hoy la entidad que dirige Guido Sandleris venderá dólares aun cuando la moneda estadounidense cotice por debajo de $51,45 (dentro de la ahora desaparecida banda). Además, pasado ese "techo" licitará no ya US$150 millones, sino US$250 millones, que se sumarán a los US$60 millones subastados diariamente. Con este apoyo político y económico del FMI, el Gobierno aspira a generar certidumbre pero, sobre todo, "miedo" en los especuladores.

"Ahora tenemos poder de fuego", explicaron fuentes oficiales. El objetivo del Gobierno es mantener el dólar tranquilo hasta las elecciones presidenciales de octubre y frenar la suba de precios internos para recomponer poder de compra entre los consumidores (los votantes). Para eso, utilizará los dólares que considere necesario, según las reservas de libre disponibilidad. La estabilidad cambiaria es el primer "acto de campaña", según reconocen cerca del Presidente.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.