Dólar, impuestos y salarios. Dudas de los empresarios en la "nueva normalidad"

Miguel Acevedo es el titular de la UIA; hoy empresarios tuvieron un encuentro virtual con la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont
Miguel Acevedo es el titular de la UIA; hoy empresarios tuvieron un encuentro virtual con la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont Fuente: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
2 de junio de 2020  • 17:58

En el planeta empresarial empiezan a crecer ciertas inquietudes. Resurgen las preexistentes puramente vinculados a la pandemia del coronavirus. Otras, sin embargo, ya exceden la propagación y el impacto del virus en la economía y se sitúan, más bien, en una mirada más lejana sobre la "nueva normalidad" que prometen las reformas estructurales que diagrama el Gobierno.

Así, las preguntas del sector privado sobre el pago de los salarios vía programas oficiales, extensiones de moratorias o prórrogas en vencimientos de impuestos comienzan a darle lugar a interrogantes sobre el presente y futuro de la administración de comercio en momentos de faltante de dólares, restricciones cambiarias y renegociación de la deuda, o a la misteriosa, por ahora, reforma tributaria que prepara el oficialismo.

Esas preocupaciones se volcaron esta tarde en la reunión -vía Zoom- de una hora que la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) mantuvo con la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. Los empresarios preguntaron por minucias del programa de Asistencia en la Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), las moratorias vigentes, los cambios en el régimen de precios de transferencia (que regula la relación entre las empresas y sus casas matrices), pero también sobre la reforma impositiva que diseña el Ministerio de Economía y con la que contribuye, cuentan, en la AFIP.

Mercedes Marcó del Pont es la titular de la AFIP
Mercedes Marcó del Pont es la titular de la AFIP Crédito: Presidencia

La UIA planteó que había trabajadores (de los más de 2,5 millones de empleados alcanzados) que todavía no habían recibido el pago de su salario de mayo en el marco del ATP. Marcó del Pont les aseguró que todo se normalizaría "la semana que viene" y les pidió a los empresarios que "carguen los datos" (CBU's) para acortar esos tiempos. También se charló sobre un diferimento de cargas sociales y de una posible extensión, en análisis de las autoridades, de la actual moratoria impositiva.

Las empresas pidieron tiempo para ponerse al día con la nueva reglamentación de precios de transferencia. Tendrán que sumar las minucias de sus vínculos con sus casas matrices en 2018 y 2019. Mercedes Marcó del Pont se mostró dispuesta, luego de que días atrás, la AFIP anunciara que con esos instrumentos -que implican nuevos registros- se aumentaría el control sobre las grandes empresas y sus movimientos de divisas. Otro indicio de que los dólares ya no alcanzan.

La cúpula industrial pidió además precisiones sobre la reforma impositiva "progresiva" que diagrama el ministro de Economía, Martín Guzmán, junto a su equipo. La AFIP, que se sumó a esa aventura, prefirió no revelar nada, pero invitó a los sectores a elevar sus propuestas. La UIA trabaja en un plan pospandemia para presentar en las próximas horas al Gobierno. No se trata de la única cámara que ya elabora iniciativas en ese sentido y otras vinculadas a los impuestos.

"Hay que tener una estrategia de desarrollo industrial pospandemia adecuado a las nuevas realidades. En función de eso, se puede ir pensando dónde se ponen esfuerzos e incentivos. La Argentina tiene que ofrecer un aliento a la inversión en el sector privado. Estimularlo", afirmó un empresario, que como muchos otros, empezó a leer entre líneas la llegada de un incremento de la presión tributaria en los sectores "más acomodados", si puede describirse de esta manera a parte del sector privado luego de dos años de estanflación y de una extensa cuarentena.

El tema dólar no se metió de lleno en el intercambio de ideas con Marcó del Pont, pero esa discusión ya estaba presente entre los grandes jugadores del comercio exterior desde el fin de semana. Ayer fue creciendo. La Cámara de Importadores (CIRA) trabajaba en un informe del impacto que tendrían las nuevas restricciones del Banco Central (BCRA) al dólar comercial. Entre las automotrices, unos de los sectores industriales más grandes de la exportación, se acrecentaba la incertidumbre.

Desde la semana pasada varias fábricas comenzaron a producir fundamentalmente para venderles a sus socios en el exterior. La mayoría de las empresas tiene dólares afuera vinculados a la cobertura por la ley penal cambiaria en caso de un atraso en el pago de importaciones (compras que adelantaron al dólar oficial). Por reglas de compliance, las automotrices no apelan -dicen- al contado con liquidación, situación que las pondrá en un aprieto a la hora de acceder a insumos para producir.

La restricción de importaciones, cuentan en una terminal, puede provocar problemas con socios comerciales como Brasil. No todos anticipan ese agrietamiento mayor entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro en el sector automotor. Pero, en cambio, a todos los carcome la incertidumbre que generan las nuevas restricciones al dólar comercial. "Precisamos entender cómo funcionan los pagos desde la Argentina", dijo a LA NACION el CEO de una terminal en el exterior.

"En nuestro caso seguimos como veníamos, sin mayores problemas con Brasil, esperando que nos permitan pagar en el futuro, más allá de quemar las reservas extranjeras para la cancelación", contó el CEO de una firma en el país, que desea ver las nuevas restricciones funcionando en sintonía con el -ahora no automático- Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), que ya venía con algunos retrasos, según critican algunos.

La pregunta es si la carencia de dólares y el arranque de fábricas comenzará a restringir aún más la administración del comercio exterior en un Gobierno propenso a cerrarse más que abrirse.

En el Ejecutivo, cerca de las autoridades con foco productivo, prometen que no habrá cambios. "Hay relación diaria con las terminales y no tengo ninguna situación crítica ni mucho menos. Con Brasil venimos trabajando bien en la comisión automotriz del Mercosur", dijo un secretario, que desde ayer lidiará codo a codo con el nuevo presidente interino de Adefa en reemplazo del ex presidente de Ford, Gabriel López. El hombre elegido, ya miembro de la troika gobernante, es Daniel Herrero, presidente de Toyota y hombre de buenos vínculos con el Gobierno. Tanto es así que Alberto Fernández lo honró la semana pasada en la reapertura en pena cuarentena de su planta en Zárate.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.