Por la cosecha récord y la calma del dólar, la economía mejoró en mayo

La actividad tuvo por primera vez en más de 12 meses una aumento interanual, de 2,6%
La actividad tuvo por primera vez en más de 12 meses una aumento interanual, de 2,6% Fuente: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
25 de julio de 2019  • 16:11

Sin un impacto todavía en el consumo masivo o en el empleo de calidad, y de manera muy lenta y heterogénea, la economía argentina mostró en mayo una leve mejora en sus números impulsada por la cosecha récord en el campo y una relativa calma en el mercado cambiario.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) del Indec reflejó un avance mensual desestacionalizado de 0,2%, una desaceleración con relación al mes pasado, y acumuló en lo que va del año un retroceso de 3,1%. En el número interanual, la economía tuvo por primera vez desde abril de 2018 un aumento contra el mismo mes del año pasado. Fue de 2,6% frente a una base muy baja por la fuerte sequía que ya afectaba al campo el año pasado (hoy hay una cosecha récord) y los primeros impactos de la crisis cambiaria.

El organismo estadístico informó que, año contra año, el sector de la Agricultura, ganadería, caza y silvicultura mejoró 49,5%. Fue el dato más significativo del mes, aunque hubo otros registros positivos: Transporte y comunicaciones (+1,8%), Explotación de minas y canteras (+1,3%), Enseñanza (+0,8%) y Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria (+0,2%), Los demás sectores, muchos intensivos en la creación de mano de obra en el sector privado, cayeron: Construcción (-3,1%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-2,1%), Intermediación financiera (-16%), Industria manufacturera (-6,5%) y Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-11,4%), por ejemplo.

La semana pasada, en su staff report, el Fondo Monetario Internacional (FMI) había señalado que la actividad económica mejoraría secuencialmente, pese a que empeoró las perspectivas por la persistencia de la inflación y la necesidad de mantener ciclos fiscales y monetarios contractivos, además de tasas de interés altas. La caída de la economía proyectada para este año fue revisada a la baja en solo una décima (de -1,2% al actual -1,3%). En tanto, la recuperación del año que viene pasó de +2,2% a +1,1%.

En el Gobierno, en cambio, son más optimistas. Para este año esperan una caída menor a la proyectada por el FMI (-0,8%), mientras que el Avance del Presupuesto 2020 presentado semanas atrás en el Congreso pronosticó un crecimiento de 3,5% para el año que viene.

Junio podría ser incluso mejor. Según el IGA-OJF de junio, el nivel general de actividad registró un crecimiento de 1,3% anual y acumuló una contracción de 3,6% anual para el primer semestre del año. La medición desestacionalizada observó una expansión mensual de 0,4%.

En la industria, las miradas son aún divergentes. Según el Índice ce Producción Industrial de Orlando Ferreres y Asociados, en junio la actividad manufacturera cayó 1% interanual. Acumula una baja de 6,9% para la primera mitad del año, pero la medición desestacionalizada registró una expansión de 1,4% mensual. El número de FIEL del mismo mes reflejó una baja de 1,3% mensual en términos desestacionalizados. La retracción fue de 5,6% en la medición interanual

A pesar de cierta mejora heterogénea en la economía, ni el empleo ni el consumo masivo muestran claro avances por el impacto en el poder adquisitivo que tuvo la crisis cambiaria del año pasado (el poder de compra cayó más de 12 puntos). Por caso, esta semana se conocieron los datos de ventas en los supermercados y en los centros de compra, que mostraron bajas en mayo de 13,5% y 18,7% respectivamente, según informó el Indec.

Sin embargo, los planes del Gobierno para mejorar el bolsillo (Ahora 12 con tasa 0%, Productos Esenciales, plan de beneficios para autos y créditos subsidiados de la Anses) comenzaron a implementarse en junio pasado. Hay un dato que aviva buenas perspectivas: el número de Confianza al Consumidor que elabora la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) mejoró 8,9% en julio (un alza de 21,9% con relación a julio de 2018, con una baja base). El dato, explicó el informe, superó al que existía en julio de 2017, previo a las elecciones.

"Mirando hacia adelante, se espera que la campaña agrícola, que a diferencia de 2018 gozó de buenas condiciones climáticas, continúe aportando al crecimiento. Lo mismo se espera de la construcción, que en mayo registró el número de permisos de construcción más alto desde mayo de 2017", pronosticaron cerca del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, donde además proyectaron: "También se espera que comience a impactar la mejora en los salarios reales producto de las negociaciones paritarias, que en su mayoría se firmaron en mayo y junio, y de la desaceleración de la inflación que se viene observando en las últimas semanas. Todo esto permite imaginar una continuidad del crecimiento en los meses que siguen".

"Todo queda dado para que, en presencia de una relativa estabilidad cambiaria, la actividad económica mantenga su crecimiento con el dato de junio, que se conocerá a fines de agosto, luego de las PASO", coincidieron los economistas del Iaraf en un informe y cerraron: "Además, la calma del dólar permitirá una baja en la inflación mensual dando lugar a una posible recuperación real del poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.