El gasto volvió a crecer más de 40% y los analistas advierten sobre su impacto en la inflación

En julio, el déficit primario, excluyendo las ayudas extraordinarias al Tesoro, superó los $ 8400 millones, cuatro veces más que un año atrás
José Hidalgo Pallares
(0)
19 de septiembre de 2014  

Lejos de intentar poner orden en unas cuentas públicas que ya presentan un déficit abultado, el Gobierno sigue pisando a fondo el pedal del gasto. Los analistas, que proyectan que este año el rojo fiscal -excluyendo las ayudas extraordinarias del Banco Central y la Anses al Tesoro- rozará los 4 puntos del PBI, advierten que la política fiscal es "insostenible" y que el financiamiento del déficit a través de emisión monetaria da impulso a la inflación y a las expectativas de devaluación.

En julio, según la información publicada ayer por el Ministerio de Economía, el gasto primario del sector público (es decir, el gasto total excluyendo el pago de intereses de la deuda) sumó $ 93.500 millones, 41% más que en el mismo mes del año pasado. Entre los componentes del gasto, se destacó el crecimiento de 177% en el déficit operativo de las empresas públicas, que rozó los $ 3900 millones.

Si bien el crecimiento del gasto total fue apenas superior al 40% registrado por los ingresos corrientes, estuvo muy por encima del aumento de 32% de los ingresos cuando se les restan las "rentas de la propiedad", es decir, las transferencias extraordinarias del Banco Central (BCRA) y de la Anses al Tesoro. Los economistas excluyen de sus análisis esas transferencias, ya que consideran que no se trata de ingresos "genuinos" del Tesoro.

En julio de este año las rentas de la propiedad sumaron $ 9226 millones, es decir, 217% más que en igual mes de 2013. Su peso dentro de los ingresos corrientes totales pasó de 4% en julio del año pasado a 10% en el mismo mes de este año, lo que muestra la creciente dependencia del Gobierno de esos recursos para poder presentar resultados fiscales positivos.

"En el mes de julio de 2014, el sector público nacional ha obtenido un superávit fiscal primario que, medido en base caja, alcanzó la suma de $ 767,9 millones", dice el informe del Ministerio de Economía, que añade: "En el acumulado de los primeros siete meses del año, el superávit primario ha alcanzado la suma de $ 2970,1 millones. Por su parte, en julio el resultado financiero fue de -1176,9 millones de pesos, reduciéndose con relación al mismo período del año anterior".

Al excluir del análisis las rentas de la propiedad, los resultados son muy diferentes. Según Nicolás Bridger, economista de Prefinex, si no se toman en cuenta esas transferencias, en julio el sector público registró un déficit primario (antes del pago de intereses) de más de $ 8400 millones, cuatro veces mayor que un año atrás. El déficit financiero (luego del pago de intereses), en tanto, sumó $ 10.400 millones.

En el acumulado de los primeros siete meses del año el déficit primario alcanzó, según Bridger, los $ 58.000 millones, siempre excluyendo las rentas de la propiedad. El deterioro es notorio: entre enero y julio de 2013 el rojo primario había sido de $ 16.000 millones.

Esta tendencia lleva a Maximiliano Castillo, director de la consultora ACM, a opinar que la Argentina enfrenta "dificultades fiscales crecientes". En opinión del analista, la actual política fiscal es "insostenible, porque no se puede vivir con déficit fiscal indefinidamente". Castillo resaltó, además, que en la Argentina el déficit lo financia básicamente el Banco Central, a través de transferencia de reservas y, sobre todo, de emisión monetaria. En este sentido, señaló que "la inflación es la consecuencia en el día a día del déficit fiscal" y advirtió que la financiación del rojo por medio de emisión monetaria "genera incertidumbre y expectativas de devaluación".

Bridger hizo un análisis similar: "En la Argentina el déficit se financia en gran medida vía emisión, lo que acelera la inflación". El analista cree que la política fiscal continuará con la dinámica actual y, por lo tanto, "es difícil esperar que baje la inflación". Ese análisis contrasta con lo estipulado en el proyecto de presupuesto para 2015, que prevé un crecimiento moderado del gasto público, un superávit fiscal y una inflación de 15,6 por ciento.

Más allá de las dudas que generan las proyecciones oficiales para 2015, las previsiones de los analistas para este año ya son alarmantes. Bridger cree que al finalizar 2014 el sector público registrará un déficit primario (excluyendo las rentas de la propiedad) de $ 160.000 millones. Castillo, en tanto, cree que el rojo llegará a $ 148.000 millones. En ambos casos, el déficit rozaría los 4 puntos del PBI.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.