El jefe de Shell ve el gas como protagonista