Opinión. El legado de los errores de Moreno