Opinión. Pobreza: la particular vulnerabilidadde la mitad de los chicos argentinos