Emprendedores: los argentinos que crearon una máquina para enfriar bebidas en segundos

Luciano Cismondi, Santiago Schmidt, Nicolás Kölliker Frers y Pablo Esteban Di Lorenzo
Luciano Cismondi, Santiago Schmidt, Nicolás Kölliker Frers y Pablo Esteban Di Lorenzo
Tras años de trabajo en el mundo de la inteligencia artificial encontraron un "algoritmo mágico"para refrigerar
Delfina Torres Cabreros
(0)
8 de febrero de 2020  

Tantas personas lo desearon que la única explicación para que no existiera parecía ser que era imposible de hacer. Sin embargo, después de años de trabajo y desarrollo en el campo de la inteligencia artificial, un grupo de cinco jóvenes porteños encontró un "algoritmo mágico" y lo hizo realidad: el "microondas que enfría" ya está entre nosotros.

El prototipo creado por la empresa Chill It es el resultado final de una idea que empezó en la academia. Marcos Condomí Alcorta, Nicolás Kölliker Frers y Santiago Schmidt estudiaban Administración de Empresas en la Universidad del CEMA cuando les asignaron la tarea de pensar un producto innovador y su correspondiente plan de negocios.

Inspirados por las tantas veces en que, reunidos con amigos, tomaron bebidas más calientes de lo que les hubiera gustado o se resignaron a esperar largamente junto al freezer, presentaron el proyecto de una máquina que enfriara en el momento. Fue más que suficiente para aprobar la materia, pero ellos decidieron dar un paso más y fabricar un prototipo.

"La primera idea que tuvimos fue meter la bebida en nitrógeno líquido, pero eso era imposible de hacer, comercialmente porque tiene un costo altísimo, ya que el nitrógeno se va consumiendo", cuenta Schmidt desde Sudáfrica, donde está junto a otros dos miembros del equipo en tratativas para vender el producto final a uno de los gigantes mundiales de la industria cervecera. Él tiene 24 años y es el más joven de los cinco, que no exceden los 31.

Los emprendedores siguieron pensando otras opciones y en un momento se dieron cuenta de que necesitaban expertos en tecnología. Schmidt conocía al ingeniero electrónico Luciano Cismondi de "la montaña": ambos son aficionados de la escalada y habían hecho expediciones juntos. "Lo llamé y le dije: 'Creo que encontramos la forma, pero te necesitamos'. Él trajo a Pablo Di Lorenzo, estudiante de ingeniería en la Universidad Tecnológica Nacional y nos pusimos a trabajar en el primer prototipo", relata.

"El trabajo comenzó con un modelo matemático", explica Cismondi quien, además de en Chill It, trabaja en una empresa de It. "Desarrollamos la física de cómo se va enfriando el líquido y llegamos a lo que podríamos llamar un algoritmo mágico. El gran salto fue cuando logramos abstraer ese modelo y llevarlo a una red neuronal que entiende, en función de la característica de la bebida que se ingresa, cuál es el mejor proceso para enfriarlo en el menor tiempo posible", agrega.

Este desarrollo permite que, gracias a la inteligencia artificial, una lata de cerveza que entra a la máquina a una temperatura ambiente de 25°C, por ejemplo, salga en 30 segundos a 3°C. Permite elegir la temperatura final deseada y también puede detectar, mediante un lector de código de barra, la marca de la bebida. Así, puede ser programada para enfriar solo determinados productos, lo que la convierte en una oportunidad para las empresas que adquieran la tecnología.

"Lo que queremos plantear es un cambio de paradigma. Convencer a las empresas de que puedan tener todo su stock caliente y enfriarlo en 30 segundos mientras el cliente paga", dice Cismondi. Esto redundaría, según sus cálculos, en un gran ahorro energético, porque la máquina -que se conecta a un tomacorriente de 220V con un cable convencional- consume en un día un 60% menos que una heladera, enfriando la misma cantidad de bebida.

Además de Chill It POS (para puntos de venta), la línea de productos también cuenta con una versión más pequeña para el hogar, Chill It Home, y con Chill It To Go, una opción para vehículos o food trucks.

El prototipo lo desarrollaron con la inversión inicial de US$20.000 que hizo un particular en el proyecto, pero muy rápidamente percibieron el interés de las marcas en participar. "Salimos a presentar el producto al mercado local y enseguida pasamos a hablar con los niveles globales de las empresas", cuenta Schmidt, y menciona a los gigantes de las bebidas con los que se han reunido en distintas partes del mundo.

Los emprendedores no tienen planeado producir la máquina a escala comercial, lo que demandaría mucha inversión, sino vender la empresa Chill It junto con la patente de su tecnología -cuyo trámite ya está muy avanzado- a una de las grandes firmas del rubro. "Es una apuesta de one shot", dice Schmidt, quien prefiere no revelar la valuación de la compañía. "Pero si la hacemos bien, va a ser un shot importante", concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.