Empresas B: el desafío de impulsar el cambio sin descuidar los negocios

El triple impacto define a estas compañías que tienen en cuenta su impronta en el campo social y ambiental, sin sacrificar rentabilidad; un reto tanto para grandes compañías como para las pymes
Marysol Antón
(0)
31 de octubre de 2018  

Cómo lograr un impacto social sin descuidar el negocio es el objetivo de las llamadas Empresas B, que miden con la misma vara tanto el beneficio económico de su negocio como el cuidado del ambiente y de las personas.

"Proponemos una nueva economía que siga estos conceptos, aunque ya hay una economía en función que no lo está haciendo. Lo que impulsamos es una evolución de la responsabilidad social empresaria (RSE), porque el impacto está dentro del negocio: es importante resaltar que son firmas rentables. Hasta acá te decían obtenés beneficios económicos o sos sustentable, creemos que no hay que renunciar a ninguna de las dos partes. El impacto viene del mercado, del comprar y vender", asegura Francisco Murray, director ejecutivo de Sistema B, entidad que otorga las certificaciones a las compañías que quieran lograr este sello.

A nivel mundial la organización que refrenda a las firmas se llama B Lab. Lo hace desde 2007, pero en América Latina se estableció una alianza con Sistema B, y tiene presencia desde 2012 acompañando la certificación y articulando a los sectores del mercado. "Promovemos una visión sistémica. El proceso de certificación ocupa apenas el 20% de nuestra agenda. Ahora, por ejemplo, impulsamos el Índice de Triple Impacto, mediante el cual les proponemos a las empresas que midan el resultado de sus operaciones, pero con la mirada social y ambiental incluidas", describe Murray.

El 80% de los consumidores considera que las empresas tienen tanta responsabilidad como los gobiernos para impulsar un cambio social positivo. El 66%, además, indicó valorar más a las corporaciones que están ocupándose de los problemas ambientales. Así lo asegura el reporte "New cities, new lives", realizado por Havas. Esta demanda, que es creciente a nivel mundial, coincide con el accionar de algunas firmas que han impregnado su ADN con el triple impacto. Son las Empresas B, de las que hay 75 ejemplos en la Argentina, y hoy celebran su día.

No importa su tamaño, las empresas B se vuelven un espejo en el que muchas firmas quieren reflejarse y replicarse. Una de ellas es Danone, que este año lanzó sus 9 objetivos corporativos para 2030. "Una de esas metas es convertir a la compañía en Empresa B certificada. Hoy, nueve filiales obtuvieron el sello B Corp (otorgado por B Lab), representando aproximadamente el 30% del negocio global de la firma. En nuestro país, Aguas Danone Argentina fue reconocida en 2017 con la certificación de Empresa B, convirtiéndose en la primera organización de consumo masivo del país en obtener tal distinción, la primera filial en Latinoamérica y la segunda a nivel mundial en obtenerla", resalta Nicolás Dobler, gerente de Sustentabilidad de Danone Argentina. "Ser una marca B es un diferencial tanto para el mercado como para los empleados. Es cada vez más frecuente que las personas elijan a las empresas en las que desean invertir su tiempo y energía", agrega el ejecutivo.

Otra marca pionera es Natura, que tiene el certificado B a nivel mundial desde 2014 y en la Argentina hace un año. "La sustentabilidad es un estado continuo de innovación, de mejora, porque sabemos que los desafíos se van complejizando. Certificar no fue un fin en sí mismo, es nuestro modo de entender los negocios", explican en Natura Argentina.

Pero tomar la responsabilidad no es solo para los grandes. Los emprendedores son una parte crucial para hacer crecer la conciencia empresaria. Entre ellos están Rodrigo Dos Santos y Nicolás Grichener, fundadores de Infopan, empresa que ha desalentado el uso de bolsas plásticas entregando de forma gratuita a las panaderías bolsas de papel ecológico con el sello del Consejo de Administración Forestal de Alemania (FSC, por sus siglas en inglés). La acción la financian con la publicación de avisos publicitarios en las caras del envase. Como contraprestación, impulsan que las tiendas de panificados donen parte de su producción a comedores sociales de su zona. "Sabemos que el 20% de quienes nos compran una franquicia lo hacen por el triple impacto. Suelen afirmar que buscan una actividad que les permita reunir su interés por la ecología y que, además, sea su medio de vida", describe Dos Santos.

"En 2001 estaba en el trueque, ahora somos una empresa de 150 personas", afirma Gustavo de Freitas, fundador de Grupo Advance, una compañía fabricante de estructuras de P.O.P. para el mundo retail. Contar lo que todo lo que hacen es una tarea titánica: emplea a personas con barreras laborales, como habitantes de barrios precarios, expresos, discapacitados y ahora también a representantes del colectivo trans. "Buscamos que el impacto sea verdadero, por eso articulamos lo público con lo privado. Somos responsables con quienes contratamos. Por ejemplo, cada dos meses damos talleres de educación y sensibilización en contra de la violencia, y ofrecemos ayuda a quienes padezcan estas situaciones en sus hogares. También brindamos financiamiento para tratamientos de salud y damos apoyo escolar. En materia de medio ambiente no generamos residuos, pues reciclamos todo", cuenta este empresario que certificó su firma a fines de 2017.

En la tarea de reciclar son las integrantes de PAPA quienes tienen experiencia. Esta sociedad surge de la unión de Rocío González, fundadora de Greca, y Lorena Núñez, creadora de Totebag. En sus emprendimientos anteriores ambas ya habían certificado Empresa B, y ahora volvieron a hacerlo con esta nueva firma social que pone el foco en empoderar a las mujeres.

"A través de nuestra marca Daravi creamos objetos a partir del reciclado de botones y hasta hacemos bolsas y cartucheras reusables usando descartes de textiles que diferentes compañías nos donan. El mercado ya está preparado. Esto es un nuevo paradigma", concluye Núñez.

75 conciencia

Son las empresas que en la Argentina cuentan con el certificado de triple impacto que otorga la organización

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.