Energía. Con la llegada de Darío Martínez, Cristina gana espacio en un área clave para las finanzas del Estado

La designación de Darío Martínez, diputado por Neuquén y presidente de la Comisión de Energía, es sin dudas un avance de la expresidenta en un sector cuyos funcionarios estaban repartidos entre los que responden a ella y los que lo hacen al Presidente
La designación de Darío Martínez, diputado por Neuquén y presidente de la Comisión de Energía, es sin dudas un avance de la expresidenta en un sector cuyos funcionarios estaban repartidos entre los que responden a ella y los que lo hacen al Presidente
Sofía Diamante
(0)
21 de agosto de 2020  • 16:59

Nadie en el sector energético puede decir que la salida del poder del exsecretario de Energía Sergio Enzo Lanziani fue una sorpresa. Su mala relación con el resto del equipo del Ministerio de Desarrollo Productivo era tan grande como indisimulable: Lanziani no había sido parte ni cuando se anunció la imposición de un barril criollo ni era parte de las negociaciones por el lanzamiento del nuevo esquema de subsidios a la producción de gas.

La atención de la industria y de los gobernadores de las provincias petroleras estaba puesta en quién podía ser su sucesor, en un área en la cual los poderes estaban equilibrados entre los que responden al presidente Alberto Fernández y quienes lo hacen a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La designación de Darío Martínez, diputado por Neuquén y presidente de la Comisión de Energía, es un avance de la expresidenta. Su jefe político es Máximo Kirchner y dentro del kirchnerismo lo ven como el próximo candidato del espacio a la gobernación de Neuquén, a pesar de que no mantenga buena relación con el senador Oscar Parrilli. En el Congreso, uno de los que fue su asesor en el área energética fue Federico Bernal, el actual interventor del Enargas.

La Secretaría de Energía, además, dejará de depender de Producción para estar bajo la conducción de Economía. "El ministro Martín Guzmán está cada vez más empoderado y más definido en qué banda pertenece", dijeron en el círculo cercano a la expresidenta.

Guzmán ya se había mostrado involucrado en el área energética cuando recorrió la refinería de YPF junto con su CEO, Sergio Affronti. También mantiene buena relación con el fundador y presidente de Vista, Miguel Galuccio.

"¿La lectura que hacen es que Cristina Kirchner toma más poder en energía?", preguntó este medio a un dirigente relevante del sector. "Sí, o al revés: que le sacan poder a Kulfas y, por ende, al Presidente", respondió, en referencia al ministro de Desarrollo Productivo y hombre clave de Alberto Fernández.

El anuncio del cambio de secretario de Energía se dio justo en medio de la reunión que tenía el Subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, de buena llegada a Kulfas, con las empresas productoras de gas, en el cual se estaban cerrando los últimos detalles para lanzar el esquema de incentivo a la producción. A la tarde, el siguiente encuentro virtual era con las provincias petroleras, pero el Ministerio de Desarrollo Productivo les avisó que se suspendía. ¿Qué pasará ahora con este programa, del cual los funcionarios más cercanos a Cristina Kirchner no habían sido parte del diseño ni estaban del todo de acuerdo?

Dicen en el sector que Guzmán también se manifestó internamente en contra del esquema de subsidios, pero por su implicancia en el gasto fiscal: el plan implica establecer un precio en dólares por cuatro años, con la volatilidad macroeconómica que tiene la Argentina, y del cual el Gobierno decide cuánto de ese valor se traslada a tarifas y cuánto aporta el Tesoro. Solo en el primer año, el Gobierno pensaba destinar al menos US$1000 millones al programa, aunque algunos analistas creían que el número es más cercano a US$2000 millones. Las productoras, además, habían pedido crear un fondo fiduciario para garantizar los pagos, que habría que incluirlo también en el presupuesto de 2021.

"Regular el rubro energía es fundamental para ordenar otras variables. No tener en cuenta la ecuación energética era un problema grande para consolidar la macro", explican en el área económica, para entender el traspaso, que vuelve a Economía tras solo nueve meses después de que pasara a Producción.

La balanza energética fue un factor determinante en el gobierno de Cristina Kirchner: heredó un superávit de US$4100 millones en 2007 y entregó un déficit de US$4600 millones, producto de mantener congeladas las tarifas de gas y electricidad durante todo su mandato. En ese proceso, el sector pasó de generar divisas con las exportaciones de petróleo y gas a consumir los dólares para importar energía más cara. Tanto en el kirchnerismo duro como en otros funcionarios económicos más cercanos al Presidente dicen que aprendieron de sus errores.

El nuevo secretario, Darío Martínez, asumirá con el desafío de hacer equilibrio entre el gasto que implican mantener las tarifas congeladas y el diseño de un nuevo mecanismo de actualización que genere incentivos a la producción. Todo de cara a un año electoral. Además buscará impulsar finalmente el proyecto de promoción de Hidrocarburos, que el Gobierno promete desde que asumió hace menos de un año.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.