Exportación de servicios: la economía del conocimiento es el factor que puede cambiar la balanza comercial

El talento argentino no requiere de puertos y trenes para cruzar fronteras, y hoy la creatividad local da pelea en el mundo; los casos de Mundoloco, Nubimetrics y 10Pines
Lucila Lopardo
(0)
25 de septiembre de 2019  

Gastón Gorali, Pamela Scheurer, Ignacio Federico (LA NACION), Emilio Gutter y Luis Galeazzi
Gastón Gorali, Pamela Scheurer, Ignacio Federico (LA NACION), Emilio Gutter y Luis Galeazzi Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta

El avance de las nuevas tecnologías y la digitalización posicionó a la exportación de servicios basados en el conocimiento como un sector que gana cada vez más terreno en el comercio internacional. En este marco, Gastón Gorali, CEO de Mundoloco (la firma de animación que creó Metegol); Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon; Pamela Scheurer, CTO y cofundadora de Nubimetrics, y Emilio Gutter, cofundador de 10Pines, hablaron del ecosistema local y del potencial que tiene cada sector.

Desde Argencon, Galeazzi estuvo en la cocina del armado de la ley de economía del conocimiento, que se sancionó en mayo de 2019 y regula la actividad y da beneficios impositivos a las firmas de sectores como el de software, biotecnología y audiovisual, entre otros. Galeazzi explicó que la Argentina tiene un potencial exportador en la materia que hay que mostrarle al mundo. Al momento, la economía del conocimiento genera ventas externas por US$6000 millones al año y ocupa a 440.000 personas sin contar el empleo que se genera alrededor con freelancers y microemprendedores.

Sin embargo, Galeazzi apuntó que la cifra de exportaciones está "amesetada" y no crece al ritmo del mundo. "No estamos a esa velocidad, tenemos que trabajar mucho para no perder el tren, tanto empresas nacionales como globales, y en el interior del país hay una red variada", destacó.

En este sentido, dijo que la ley es el primer documento oficial público que norma qué sectores pertenecen a la economía del conocimiento. "Hoy podemos hablar de la economía del conocimiento. El concepto hay que mirarlo de afuera hacia adentro, competimos en un partido contra los grandes del mundo, y la Argentina tiene las condiciones para jugarlo por su talento y por su agresividad comercial", sostuvo.

Una de las empresas que forman esta red federal de conocimiento es Nubimetrics. Desde Jujuy, Scheurer y su marido, Andrés Jara, crearon una plataforma digital de inteligencia de e-commerce que ofrece servicios tanto para los vendedores como para los propios fabricantes y marcas, para que puedan entender cómo es el alcance regional de presencia de marca o cuáles son sus mejores vendedores. "En provincias como la nuestra, en la que no tenemos acceso a puertos ni a trenes, y la ecuación del flete y el desarraigo te impiden crecer, la economía del conocimiento te ayuda a llegar al mundo sin moverte del lugar en el que naciste o elegiste vivir, y podés generar riqueza genuina para la provincia", afirmó Scheurer, quien destacó que este tipo de compañía permite transformar las matrices productivas. "En Jujuy son el tabaco y el azúcar, y nosotros estamos hablando de big data y de inteligencia artificial (IA). Eso promueve que haya emprendimientos que levanten la mano y digan 'esto es posible'".

Scheurer es ingeniera en Computación, pero su padre quería que fuera contadora. "Creía que la tecnología era cosa de hombres, por eso tenía que ser contadora y llevar la contabilidad de sus negocios. Pero yo quería otra cosa, estaba enamorada de la tecnología desde los nueve años", afirmó, y contó que durante seis meses hizo las dos carreras en paralelo, hasta que pudo seguir solo con la ingeniería.

Con respecto a la educación y la capacitación, Scheurer reconoció que, cuando toman un nuevo talento, sabe que no va a ver resultados de productividad hasta después de seis meses. "Hay una desconexión con el sistema educativo que prepara a profesionales en tecnologías del pasado para necesidades como cloud, IA y big data", dijo.

10Pines, empresa de desarrollo de software fundada en 2009, fue un paso más allá y creó un modelo de empresa horizontal, donde las decisiones se toman en forma participativa, dentro de grupos autoorganizados. "En nuestra industria la rotación era enorme, faltaba conexión y por eso empezamos con el modelo de gestión horizontal. Por ejemplo, los sueldos son conocidos por todos los empleados", destacó Gutter, para quien ese nivel de confianza habilita la participación de los empleados en las decisiones.

Consultado por Ignacio Federico, periodista de LA NACION, sobre cómo se hace en la empresa para, por ejemplo, pedir un aumento de sueldo, Gutter explicó que trabajan con la modalidad de coaching. Cada colaborador se autoasigna un coach interno, quien hace su seguimiento y evaluación. A partir de esos resultados y consulta con el resto del equipo se determina si se llega a ese consentimiento o no. "El objetivo es retener a la gente y trabajar en la felicidad, que las personas estén felices en el proyecto que trabajan", afirmó. Gutter coincidió con Scheurer en que el principal problema de la industria es la falta de talento. "La Argentina no hace un diferencial por el precio, sino por las personas talentosas. Por eso trabajamos en mantener la retención", sostuvo el referente de la firma que exporta el 70% de sus servicios a Estados Unidos.

Metegol, el film animado coguionado y producido por Mundoloco CGI y dirigido por Juan José Campanella, nació de una idea que Gastón Gorali, CEO de la productora de animación, empezó a crear en el patio de su casa a partir de un cuento de Fontanarrosa. La película llegó a más de 50 países, fue una de las más grandes producciones creadas en Latinoamérica y ganó diversos premios internacionales, como el Goya, el Platino y el NY International Children Film Festival.

"En ese momento, en el patio de mi casa, pensaba que no podía estar más lejos de Hollywood", bromeó Gorali, quien contó que se encuentra trabajando en un nuevo proyecto basado en Escape a la India, novela infantil publicada por Santillana que cuenta la historia de una vaca que nace en la Patagonia y que, al sospechar que en la India no la van a comer, comienza un plan de viaje en busca de su libertad. "Por ejemplo, para Metegol trabajaron más de 450 artistas en 10 países, fue la primera experiencia de una película de gran escala hecha en Latinoamérica y nos permitió sentar las bases que tenemos hoy", aseguró Gorali, quien también está detrás del éxito de Mini Beat Power Rockers, serie número uno en Discovery Kids. "Olvidémonos de pensar solo en la Argentina, el 80% de lo que hacemos va al mundo, nosotros competimos contra otras ideas y su ejecución", destacó, y concluyó: "Si competís contra el mundo a base de buenas ideas, las buenas ideas ganan".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.