El impacto de la pandemia en la economía y los reales efectos de las medidas fiscales, bajo la observación de los mercados

Fuente: AFP
Sabrina Corujo
(0)
29 de marzo de 2020  

Fue una semana de respiro para los inversores, pero con una tendencia muy débil desde dondese la analice. El costo económico pasa a estar en el centro de los análisis, mientras que los aislamientos se extienden y no se logra aplanar la curva de infectados por coronavirus en muchos países. El dolor por las muertes que crecen día a día se mezcla con la preocupacióno por la caída de la actividad y la urgencia de las medidas tendientes a compensar a los sectores más vulnerables.

Semana clave en la renegociación de la deuda

Mientras que el Gobierno está 100% concentrado en el avance del coronavirus en el país, el ministro de Economía, Martín Guzmán, estaría hablando con los inversores. El cronograma anunciado a principios de año está roto, pero según uno no oficial se apunta a una propuesta de reestructuración la semana que comienza. La intención es evitar un default, pero la presión, sin ayuda del FMI, la pone el cronograma de vencimientos, que en abril comienza a acelerarse, con pagos en dólares por poco más de US$775 millones y con el de los intereses del AA26 como el más relevante. Más pesado aún vendrá mayo. Los vencimientos en pesos del sector privado, en cambio, se estiman en unos $162.000 millones (apuntarían a "salvarse" con la estrategia de licitaciones semanales).

Se descuenta que la oferta sobre la cual trabaja Economía es agresiva. Todo esto, en un marco en el que se insiste en que la deuda es insostenible, y en el cual las variables a mostrar se deterioraron aún más con la pandemia de coronavirus n proceso. En este marco, salvo novedades imprevistas, no se cree que los bonos puedan moverse mucho más arriba de la zona actual. La zona de paridades de 30-32% sería un techo para el corto plazo.

La incertidumbre, un actor protagónico

La volatilidad de los mercados financieros cede, pero poco. Se mantiene, medida por el VIX, por encima de 60%. Fue una semana de rebote para las acciones, y en la que las condiciones financieras mejoraron, aunque siguen bajo estrés. Ayudó que los estímulos se pusieran por delante de las expectativas de los inversores. Esto, sumado a la profundidad récord de la caída, permitió que las valuaciones hípercastigadas de algunos papeles y bonos comenzaran a verse como oportunidad. La idea de que el mercado testeó un piso comenzó a instalarse, pero en voz aún muy baja. Hasta tanto no se logre un mayor control de la pandemia, la incertidumbre sobre la economía se mantendrá y la efectividad de los estímulos anunciados seguirá poniéndose a prueba.

Se entiende que el coronavirus no terminará con las compañías, pero pesará sobre sus balances y su nivel de apalancados. La deuda corporativa es récord y llega al 47% del PBI. La atención seguirá fija en la probabilidad de un evento de crédito que vuelva a generar un cimbronazo en el humor. Cierta fatiga que se observó el viernes en los activos financieros es solo un recuerdo de que la recuperación es débil y que sobreexcitarse con las subas, puede salir caro.

El debate sobre qué importa más: ¿la salud o la economía?

Cierra una semana en la que se profundizó el debate de qué es más importante: la salud o la economía. Estados Unidos superó en contagios a China (con más de 85.000 infectados el viernes), con un territorio similar pero con una población más de cuatro veces menor. También comenzó a reflejar el impacto económico del Covid en sus números. Las solicitudes semanales de desempleo saltaron a 3,3 millones, desde un promedio en el año de 218.000. Fue más alta de lo esperado, pero más baja de lo que las proyecciones estiman para las próximas semanas. Estimaciones conservadores dan una caída de 10 millones de empleos entre marzo y abril. Se dependerá en gran parte de qué tan rápidos y efectivos sean los estímulos fiscales anunciados.

Este debate recién comienza y se acentuará en las próximas ruedas, cuando la agenda macro empiece a mostrar ya los más crudos números de la pandemia sobre la actividad. Llegarán los números de marzo de los PMI en China, USA, Europa y más países, claramente todos en zona de contracción. Será una guía para abril y, de poder aplanarse la curva de los contagios, una señal para empezar a estimar de forma más concreta cuál será el real costo al crecimiento.

La industria local de fondos comunes resiste

La industria de fondos comunes de inversión (FCI) cierra el mes por debajo de los $12.000 millones promedio que había logrado superar entre enero y febrero. Igualmente, la pérdida fue hasta ahora controlada. Poco más de 1%, faltando una rueda hábil del mes, o unos $11.000 millones. De hecho, para tener como referencia, en agosto de 2019 -el mayor golpe de la industria en años-, la caída en el patrimonio neto fue de 29%. Más allá de la variación de los flujos por el comportamiento de los activos en la cartera, la salida medida por los rescates netos de suscripciones se aceleró en las últimas cinco ruedas, y podría continuar en el comienzo de esta semana. Por ende, no sería extraño que la pérdida termine siendo algo mayor.

Como dato no menor, en el corto plazo esta industria espera abrir un nuevo camino para sumar flujo con los "Fondos de Repatriación. FCI". Esa inversión podrá ser usada como vehículo para evitar la alícuota agravada de Bienes Personales establecida para activos declarados en el exterior. En este sentido, las gerentes trabajan con la CNV para crear una nueva clase especial, que permita seguir la trazabilidad de los flujos que deberán permanecer en el país al menos durante un año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.