Opinión. Gradualismo con prioridades, la única salida