Heladerías sociales. Claves de un nuevo negocio que vende la bocha a $10

De la mano de la fabricante líder de helados, llegaron las heladerías sociales
De la mano de la fabricante líder de helados, llegaron las heladerías sociales Crédito: Gentileza Helacor
Gabriela Origlia
(0)
16 de diciembre de 2019  • 10:30

CORDOBA.- Grido es la primera fabricante de helados de la Argentina. Cuenta con 1500 franquicias en el país y 150 en el exterior ( Chile Uruguay y Paraguay ); es también la quinta en ventas totales. La segunda marca de Helacor -como se llama la empresa cordobesa madre- es Vía Bana y está embarcada en un proyecto de "impacto social".

Vía Bana existe desde 1990 (antes que su hermana menor) y su foco siempre estuvo en la venta de productos de bajo precio al por mayor. Tiene unos 100 locales franquiciados y, desde hace unos meses, 80 "puntos inclusivos". Por ahora en la ciudad de Córdoba, pero prepara el salto a otras provincias.

Sebastián Santiago, titular de Helacor, cuenta a LA NACION que en el 2000, cuando nació Grido, "opacó" el desarrollo de Vía Bana. "Seguimos abriendo algunas franquicias, pero no con la misma fuerza; ahora decidimos reflotarla con otra orientación, apuntar al segmento de impacto social; dejamos las franquicias y pasamos a este modelo de heladerías 'sociales', una especie de micro franquicias destinadas a gente de la base de la pirámide, a los sectores muy carenciados", dice.

El desarrollo -que tiene como objetivo sumar 5000 bocas en cinco años- apunta a la generación de autoempleo para amas de casa. A desarrollar la comunidad alrededor de las heladerías sociales y a ofrecer un "alimento accesible" (se vende a $10 la bocha).

La empresa se encarga de las capacitaciones para encaminar el emprendimiento. También está financiando la inversión inicial, de alrededor de $40.000. "Las mujeres son quienes más se sumaron; hoy son la mayoría. Además vemos que, en muchos casos, usan el 'kiosco -vidriera' para financiar comedores barriales, para conseguir más recursos y tratar de autofinanciarse", describe Santiago.

Quienes se suman al proyecto pagan cuotas semanales a la compañía que, de arranque, les ofrece la cartelería; pinturas; freezer y los helados. "Con lo que devuelven unos, financiamos a otros. Logramos generar un círculo entre todos", indica Santiago y comenta que en las que ya funcionan se percibe una "mejora alrededor, la zona más arreglada; el entorno mejor". La mayoría están en villas miserias.

"Estamos haciendo pruebas; llevamos casi un año con el proyecto en marcha y seguimos corrigiendo y mejorando -agrega-. La expectativa es que, cuanto más se consolide, los interesados podrán acceder a microcréditos de otras instituciones y de esa manera la expansión será más rápida".

La capacitación que se da abarca desde aspectos básicos como la higiene y la administración del dinero a algunos de promoción. "Este tipo de emprendimientos tienen antecedentes en todo el mundo y está visto que ayudan a combatir la pobreza, a que los sectores más vulnerables puedan acceder a un trabajo decente, a ir mejorando, capacitándose. Vamos tomando ideas de diferentes lugares y si bien ahora estamos en Córdoba la intención es escalar, seguir en otros puntos del país", indica Santiago.

Helacor hace cuatro años anexó a las heladerías Grido el negocio de los alimentos congelados (primero pizzas, después bastones de muzzarella, pechugas de pollo y verduras) y ahora se prepara a lanzar viandas congeladas. "El área viene bien, creciendo; rompe la estacionalidad del helado y sigue las tendencias de consumo a nivel mundial", dice el empresario. La compañía sólo produce helados (los de sus dos marcas); el resto es en alianza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.