Hollywood rechaza que se puedan ver estrenos en casa vía streaming

Una firma intenta ofrecer ese servicio; los estudios y las salas se oponen, porque evalúan que hay demasiado dinero en juego
Brooks Barnes
(0)
27 de marzo de 2016  

Fuente: AFP

LOS ÁNGELES.- Siempre llegan empresarios tecnológicos a Hollywood con nuevos servicios, que se suponen que modernizarán el negocio del cine. Si las compañías de estudios y cines polvorientas y viejas dejaran de arrastrar sus pies y se sumaran, los problemas de la industria del entretenimiento quedarían solucionados. Pero Hollywood invariablemente toma esta gente por la cola y la lanza por encima de la verja.

Eso parece ser lo que sucedió hace pocos días con Sean Parker, inversor en tecnología, y Prem Akkaraju, ex ejecutivo musical. Su nueva firma, Screening Room, se propuso llevar películas de gran impacto taquillero a los hogares al mismo momento que llegan a los cines. Pero la mayoría de los estudios, distribuidoras y algunos directores están diciendo que el emprendimiento murió al nacer.

Screening Room, que la revista Variety puso en el centro de la escena con un informe exclusivo el 9 de marzo, quiere que los clientes paguen US$ 150 por un dispositivo para el living que puede usarse para alquilar películas taquilleras (por US$ 50 cada una, por 48 horas) el día en que llegan al cine. Pero Parker y Akkaraju tendrían que lograr que los estudios les den las películas.

Esto es muy controvertido para el negocio. Si los consumidores pudieran ver inmediatamente nuevas películas de gran presupuesto en sus casas, ¿por qué grandes cantidades de personas irían a una sala?

Los estudios, ansiosos por lograr dos cosas con sus campañas de marketing -publicitar los films en los cines y en el hogar-, están más dispuestos. Pero les preocupa afectar lo que es aún un inmenso negocio, el de los DVD y, al mismo tiempo, provocar la ira de los dueños de los cines.

Hasta ahora los esfuerzos por acelerar la llegada de nuevas películas taquilleras al hogar ha sido una debacle, con un sector u otro resistiendo ferozmente. Hubo un experimento de DirecTV en 2011, una iniciativa de Comcast ese mismo año y un esfuerzo de Paramount Pictures hace pocos meses, entre otros.

Parker y Akkaraju, que no quisieron hacer comentarios, están tratando de convencer a los estudios y las distribuidoras ofreciendo a ambos una gran participación en los ingresos. Y tienen una distribuidora importante en su rincón: AMC Entertainment, la segunda mayor compañía de cine de América del Norte, detrás de Regal Entertainment.

Hasta ahora consiguieron que un grupo de directores estrella los apoyara públicamente. Pero no todas las declaraciones fueron de apoyo. La Asociación Nacional de Dueños de Cines difundió una declaración gélida. La Art House Convergence, que representa a 600 dueños de cines, cuestionó "seriamente" la concepción económica del modelo de ingresos compartidos propuesto. Y también dos grupos europeos, la Unión Internacional de Cines y la Asociación de Cine del Reino Unido, condenaron The Screening Room.

Entre los no interesados figuran Warner Bros. y Walt Disney Studios, propietario de Pixar, Marvel y Lucasfilm. ¿Universal, Sony, Paramount y 20th Century Fox? Todos tibios, o menos que eso.

El reino del cine puede ser enloquecedoramente lento y conservador en el sentido empresario, pero los que tratan de acelerarlo parecen hacer a menudo el mismo mal cálculo. Creen que Hollywood resiste el cambio porque tiene miedo o tiene la cabeza en la arena, o ambas cosas. Sin duda hay algo de eso. Pero la principal razón por su renuencia es que Hollywood es inteligente.

Los dueños de estudios y cines saben que las películas se distribuirán de otro modo en el futuro. Pero iniciativas como The Screening Room le piden a las firmas de la vieja escuela arriesgar mucho dinero -US$ 11.700 millones en entradas en América del Norte en 2015, una suba del 7,4% respecto de 2014, sin mencionar productos concesionados y DVD- para ponerse a la vanguardia.

Los que revolucionan la tecnología se beneficiarían. Pero la experiencia a la antigua del cine sigue siendo muy poderosa culturalmente. ¿La guerra de las galaxias seguiría siendo La guerra de las galaxias sin la cola a medianoche en los Multiplex? Con el dinero de su recaudación, Hollywood no tiene ningún problema en verse anticuado.

The New York Times

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.