Inversiones modelo 2019: claves para proteger el ahorro

Fuente: Archivo
Será otro año de alta volatilidad y los especialistas en finanzas recomiendan mantener un balance entre pesos y dólares e invertir a muy corto plazo; el tributo a la renta financiera se suma al análisis
Mónica Fernández
(0)
30 de diciembre de 2018  

Tras un año tormentoso en materia de inversiones, arrancar la última hoja del calendario y ponerle primera a 2019 no garantiza en absoluto un cambio sustancial de ciclo ni de las perspectivas para el inversor.

La volatilidad seguirá siendo la nave insignia, asociada a las dudas persistentes sobre la marcha de la economía, pero también a la incertidumbre política que irá in crescendo en un año electoral. Esa palabra que los expertos cuelan constantemente en sus explicaciones y recomendaciones, y que significa que el rumbo no está para nada claro y que, entonces, un activo puede tanto subir de precio como también caer en picada a las pocas horas y sin un justificativo basado en fundamentos, es un semáforo en amarillo constante para cualquier inversor.

Pablo Santiago, gerente de Wealth Management del Banco Mariva, arranca con una lectura general de lo que puede depararnos 2019. Con una cuota de optimismo y varias dosis de realismo, dice que hay expectativas de que la recesión económica termine en el segundo trimestre. "Además, el nuevo esquema monetario del Banco Central logró estabilizar el tipo de cambio, por lo cual la inflación comenzaría a bajar. No obstante, a nivel local el riesgo electoral comenzaría a materializarse desde marzo, y en el plano internacional los más altos niveles de la tasa de interés de la Reserva Federal podrían traer un aumento de la volatilidad financiera, y generar flight to quality (vuelo a la calidad)", dice.

"Principalmente, en 2019 la incertidumbre electoral continuará agregando volatilidad a los activos locales, fundamentalmente en la parte media/larga de la curva de activos de renta fija. Además, la actividad mostrará signos de repunte a partir del segundo trimestre y será clave la recuperación de Brasil", proyecta Fabio Saraniti, gerente de Banca Mayorista de Banco Comafi. Y agrega que "podríamos pensar en un mejor flujo de dólares en 2019, impulsado por una mejor balanza comercial, una mejor cosecha, superávit turístico y menores importaciones energéticas" .

Otra luz amarilla para los inversores locales es el impuesto sobre la renta financiera. El decreto reglamentario de la ley 27.430 se publicó en el Boletín Oficial el jueves último, aunque la imposición ya rige a partir de enero de este año. Se estima que la dispuesta compensación entre la renta obtenida por bonos y el diferencial de precios de compra y cotización podría ser un catalizador positivo para el mercado. Pero el impacto de fondo no deja de ser dudoso. "Entendemos que estructuralmente la norma tendría un impacto negativo, que incluso dejaría en desventaja a la renta fija local con respecto a otros bonos extranjeros como los de Brasil y Bolivia, por ejemplo", explica Santiago.

Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal Inversiones (PPI), postula: "Las señales que esperamos en los próximos meses se centralizan especialmente en la necesidad de mostrar el piso de la recesión y, en consecuencia, el comienzo de una recuperación". "No obstante -agrega- hay un punto que no se despejará en los próximos meses y que hará que la incertidumbre se mantenga y limite ciertos movimientos positivos. Y ese punto es el político".

Plan de acción

Crédito: Shutterstock / Fotoilustración

En ese contexto, lo que prima en las recomendaciones para el ahorrista que busca resguardar sus ahorros y evitar que se le diluyan por efecto de la inflación es extremar la cautela y moverse a corto plazo, con revisiones periódicas de la estrategia.

Ramiro Marra, Chief Strategy Officer de Bull Market, aconseja "reequilibrar las carteras". "El año 2018 fue para el olvido en los mercados; la sorpresa de la devaluación dejó muchas carteras desproporcionadas, y en 2019 hay que empezar a tener inversiones más equitativas entre tasas en pesos y en dólares".

En igual sentido va la sugerencia de Diego Demarchi, gerente de Wealth Management de Balanz. "Recomendamos manejar muy bien los porcentajes de pesos y dólares que deseen tener en su cartera, más una diversificación global en un producto de cero riesgo como son las treasury bills [letras del Tesoro de Estados Unidos]".

Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que publica el Banco Central, el valor del dólar se ubicaría en $48,50 en diciembre de 2019; la inflación sería de 28% anual y la tasa de interés de referencia llegaría a un nivel de entre 37% y 40% dentro de 12 meses. Con esas variables, el inversor debe sacar cuentas y trazar su estrategia.

La clave para 2019 será, más que nunca, diversificar, tanto en moneda como en tipos de activos, conocer bien las propias necesidades financieras -en cuanto a moneda y a plazo- y hacer una gestión hiperactiva de esas inversiones, porque las variables que moverán la aguja de los precios y las tasas son muchas.

"Pensando una cartera conservadora que permita pasar el verano sin mayores sobresaltos, recomendamos incorporar letras del Tesoro (LETE) en dólares adquiridas en licitación primaria, cuyo rendimiento ronda el 4,5% anual", dice Saraniti.

Para los inversores que busquen tomar algo más de riesgo, dentro de los activos en dólares "consideramos que el Bonar 2024 (AY24) se presenta como una opción atractiva, posee un cupón de intereses de 8,75% y un rendimiento superior al 14%", remarca Saraniti. Y subraya un dato interesante para el inversor: en 2019 comienza a devolver capital a razón de 16,66% al año.

"Para un conservador recomendamos una cartera con exposición de 80% en dólares y 20% en pesos. Entre los bonos soberanos en dólares de corto plazo recomendamos las licitaciones de LETE, DUO 2019, que rinde 6,98%, y Bonar 2020 (11,7%)", propone Pablo Santiago de Mariva.

"Consideramos que lo más prudente es optar por inversiones de corto plazo y en dólares, para de esta forma no exponerse de manera innecesaria a una eventual depreciación de la moneda", plantea como primera recomendación Emilio Muiña, porfolio manager de SBS Fondos de Inversión. Y desgrana la estrategia: "Existen en el mercado varias opciones de inversión que reúnen estas características, pero la más destacada son las letras en dólares del Tesoro, siempre optando por aquellas cuyo vencimiento sea previo a las elecciones".

Como opción extra, Santiago apunta al oro: "A partir del segundo semestre, cuando la Fed haya finalizado su ciclo de suba de tasas de interés, el oro podría volver a ganar atractivo en un contexto de desaceleración de la economía global y depreciación del dólar multilateral".

Si hay compromisos en pesos -como pagos de cuotas o vencimientos, por ejemplo- y el ahorro o la cartera de inversión está focalizada a cubrirlos, aprovechar las altas tasas en pesos es una opción.

La lupa está puesta en que se trate de una inversión de corto plazo y que no se "jueguen" el total de los fondos en esta opción. La referencia obligada es la inflación proyectada.

Las opciones en pesos

"Para inversiones en pesos recomendamos plazos fijos, cuyas tasas siguen siendo muy atractivas, e incorporar letras del Tesoro en pesos (Lecap), que en un contexto de inflación decreciente y dólar relativamente calmo deberían brindar rendimientos reales atractivos", postula Saraniti. Y agrega una opción para alguien no tan adverso al riesgo: activos a tasa variable, como el bono de la provincia de Buenos Aires a 2025 (PBA25).

En pesos, la recomendación de Muiña pasa por invertir a corto plazo apostando a obtener tasas reales positivas. Puede ser el caso de bonos como el AF19, el A2M o letras del Tesoro ajustables por CER o en su lugar fondos comunes de inversión. "Hay que prestar mucha atención a la liquidez de las inversiones -advierte- porque en muchos casos hay que esperar al vencimiento del instrumento para hacerse del dinero. Por eso, siempre vamos a preferir productos que sean de rápida realización y alta liquidez, como los fondos comunes de inversión (FCI)".

"Para la posición en pesos, y entendiendo que las tasas se mantendrán altas en términos reales, las Lecap y los FCI pueden ser una buena alternativa al plazo fijo tradicional, ya que aportan unos puntos más de tasa y, sobre todo, liquidez, que no es un punto menor en el escenario actual", lanza Gardiner. Para quienes se sienten cómodos asumiendo algo más de riesgo, recomienda sumar exposición en emisiones de deuda de Buenos Aires, Mendoza, Neuquén o Córdoba.

¿Por qué es tan importante la liquidez? Porque en un contexto de alta volatilidad, incierto y cambiante como el actual, hacerse rápidamente del efectivo para salir de una inversión y entrar a otra con mejores perspectivas tiene mucho valor.

También en pesos, pero reservado a los que se animan a jugar fuerte para "cazar" ganancias, Marra recomienda algunas acciones. "Tenemos empresas que cotizan en el panel Merval a precios muy tentadores si lo comparamos con los valores precrisis". Pone en su lista de firmas que podrían destacarse a Pampa Holding, Cablevisión y ByMA, la nueva bolsa que surgió como continuadora del Mercado de Valores y cuyas acciones cotizan. "Habría que ir siguiendo el comportamiento del flujo de estas compañías en un nuevo contexto económico, con tasas de interés altas y un tipo de cambio más competitivo", remarca.

"El contexto de baja actividad económica y alta inflación aún dificultaría el crecimiento de las ganancias en 2019. No obstante, tras las correcciones de 2018, las acciones cotizan a grandes descuentos respecto de sus pares de la región y tienen posibilidades de repuntar", sostiene el ejecutivo de Banco Mariva. Y con la vista puesta en inversores tolerantes a un alto nivel de riesgo, dice que los catalizadores serían dos: "Las elecciones presidenciales de octubre de 2019 y el ingreso de capitales por la efectivización de la inclusión en el índice MSCI Emergente el 31 de mayo". Pero claro, todavía todo es muy incierto a esta altura del partido.

Saraniti aporta que, entre los sectores con mejores perspectivas, está el bancario. "En contraposición -dice-, desestimamos inclinarse por sectores ligados al nivel de actividad, materiales, obra pública y construcción, donde en los primeros meses de 2019 las condiciones adversas se mantendrán".

Salir del riesgo local

En un escenario de alta volatilidad, los expertos recomiendan diversificar el riesgo no solo en distinto tipos de activos argentinos, sino en intentar salir del riesgo local.

"Creemos que la incertidumbre política y la volatilidad impedirán capitalizar por completo una potencial bonanza hacia mercados emergentes, que podría diluirse al entrar la economía en modo electoral", advierte Nicolás Max, director de Asset Management de Criteria.

"Para el inversor sin acceso a mercados internacionales sugerimos la compra de cuotapartes de fondos comunes de inversión locales que estén posicionados en deuda latinoamericana. Así, se accede a diversificar el riesgo argentino y a tomar beneficios de eventuales ganancias en activos regionales", dice Marx.

Demarchi, resalta que "estamos en un momento de mucha turbulencia a nivel global y local, y hay que tener mucho cuidado en invertir en activos de riesgo".

"Nuestra recomendación es una diversificación global e integral de los portafolios, teniendo en cuenta el fly to quality que ocurre en mercados como los actuales, donde el refugio global son las letras del Tesoro americano, que a un año de plazo tienen una tasa aproximada de 2,50% anual".

Datos al cierre del año

  • El dólar operó el viernes a la baja y cayó más de 1,6% para cerrar, en su precio minorista, a $38,81. Así, en todo 2018 tuvo un alza de 101,35%, según la evolución del Tipo de Cambio de Referencia del Banco Central. A la vez, se estima que, en buena parte impulsado por la devaluación del peso, el índice de precios cerraría el año en un nivel cercano al 48 por ciento
  • El índice bursátil de acciones líderes Merval, por su parte, tuvo en la última jornada del año una suba de 2,8%. En todo 2018 la variación fue un avance muy reducido, apenas marginal, de algo más de 0,7% . Solo en el mes de diciembre, la suba del índice fue de 3,72 por ciento. Así, se ubicó al cierre en la zona de los 30.140 puntos

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.