Jorge Vasconcelos: "Esta crisis es diferente de otras que hubo y hoy hay una luz de esperanza"

El economista jefe del Ieral opina que el momento actual tiene sus peculiaridades y que, aunque algunos sectores seguirán golpeados, habrá un repunte en 2019
Carlos Manzoni
(0)
30 de diciembre de 2018  

  • MINIBIO. Cargo: investigador jefe del leral. Profesión: economista. Estudios: licenciado en Economía, recibido en la Universidad Nacional de Córdoba. Hizo cursos de especialización en Cepal y Columbia.

La crisis económica actual no se parece a ninguna otra que haya golpeado a la Argentina en su historia, porque tiene algunas peculiaridades que permiten esperanzarse con la posibilidad de una salida de la recesión. Esta es la opinión de Jorge Vasconcelos, investigador jefe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que, además, afirma: "El Gobierno subestimó demasiado el problema económico que tenía cuando asumió".

Los puntos que, según Vasconcelos, hacen distinta a la crisis actual son cuatro: la gobernabilidad no está en juego, una gran parte de la oposición dividida apuesta a esa gobernabilidad, la devaluación dio resultado por el lado de las exportaciones y el Fondo Monetario Internacional (FMI) esta vez está muy comprometido con que el programa económico tenga éxito.

-¿Cómo ve el panorama económico en la actualidad?

-Este año termina con datos que a primera vista son preocupantes (un PBI que cae 2,2%, respecto de 2017, y un riesgo país en torno a los 800 puntos); sin embargo, me parece que es importante subrayar las peculiaridades de esta crisis, si uno la compara con anteriores que hubo en la Argentina. Primero, la gobernabilidad no ha estado nunca en juego; segundo, hay un peronismo dividido, con una parte enorme que apuesta a la gobernabilidad; tercero, la devaluación dio resultado por el lado de las exportaciones, y cuarto, el Fondo Monetario Internacional está muy comprometido con que el programa económico argentino funcione.

-¿Se podría ser más optimista de cara a 2019, entonces?

-Sí, porque la gobernabilidad es fundamental, la ayuda por el lado de la exportación es importante porque será uno de los pocos motores de la economía en 2019, y lo del compromiso del FMI también es relevante, porque asegura que se podrán devolver créditos de US$30.000 millones por año a partir de 2022. Ademas, las provincias están muy sólidas, con mayores ingresos por coparticipación (27% por encima de lo que se les dio este año) y por eso van a poder mantener la obra pública. Por eso, creo que hay una luz de esperanza.

-¿Cómo calificaría esta crisis económica?

-Es una crisis distinta, con elementos económicos y políticos novedosos. Con lo cual, la posibilidad de un escenario de deterioro adicional de la situación se reduce mucho. Los cabos sueltos de esta crisis no son tantos, como para esperar sorpresas graves. Dicho eso, está claro que esta crisis tiene un componente que la hace más compleja para ciertos sectores, como los de bienes durables, automóviles, etcétera; ese componente es la tasa de interés real elevada.

-Muchos dicen que el Gobierno hizo todo mal en materia económica. ¿Esta de acuerdo con eso?

-El problema de opinar con el diario del lunes es que no es equitativa la discusión, pero sí, claramente el Gobierno subestimó demasiado el problema económico que tenía cuando asumió, porque encontró una economía muy poco competitiva, sin reservas en el Banco Central, desconectada del comercio mundial y con un gasto público que pasó de 22% del PBI en 2003 a 40% en 2015. Otro elemento negativo fue el atraso del dólar y la desactualización de las tarifas (aportaron 4% a la inflación cada año).

-Eso está claro. Pero ¿por qué la gente no termina de verlo así?

-Porque la agenda económica argentina, a diferencia de la de Brasil, no quedó a la luz del día a fin de 2015. Acá no explotó la bomba, pero en Brasil sí, entonces todo allá se ordenó sobre el consenso de que había que hacer todo lo contrario a lo que había hecho Dilma Rousseff [expresidenta de Brasil]. Igual, aunque la gente no lo termine de ver, creo que una parte de la dirigencia argentina percibe que si no hay un ordenamiento para evitar los errores que nos trajeron a esta crisis, no hay salida posible.

-¿Qué se hizo mal acá?

-Se empujó por vía de la política fiscal lo que los precios de las commodities ya no daban y eso generó estancamiento. Eso se ve claro en el PBI, que es plano desde 2011. Chile y Perú, en contraste, dejaron que sus monedas se devaluaran, reenfocaron sus prioridades económicas hacia infraestructura y nuevos socios comerciales, y en siete años el crecimiento de su PBI estuvo en torno del 30%. Otro ejemplo: en los últimos 30 años Uruguay creció apenas 0,5 punto por año más que nosotros, pero su pobreza está debajo de 10%, mientras que acá está arriba de 30%.

-¿Qué medidas debería aplicar el que gane las eleccionesen 2019?

-Primero, quien asuma en 2019 va a haber aprendido la lección de que para domar la inflación es necesario que los precios relativos estén más sincronizados con el mercado global. Eso no ocurría en 2015 y esa tarea sucia la está haciendo el gobierno actual. Entonces, lo que va a faltar es desindexar la economía (que estará indexada en torno al 25% anual). La dinámica deberá ser parecida a lo que fue el Plan Austral en 1985 o el Plan Real en 1994. La idea es que la indexación no es para sacar ventaja, sino que es el mecanismo por el que se mantiene estable en el tiempo el poder adquisitivo de un contrato.

-¿Hay algo más que debería hacerse?

-Sí, fortalecer lo que hoy es la reconversión silenciosa de la economía local. Todavía tenemos una economía que en los ratios es cerrada, pero en la práctica es una economía que toma cada vez más decisiones como si fuera mucho más abierta de lo que esos ratios indican. ¿Por qué ocurre eso? Porque todo el sector industrial argentino sabe que, aunque conserve cierto grado de protección, es inevitable que la potencia exportadora de Asia se filtre en sus mercados. Entonces, en los sectores donde ven que es imposible competir con China, Corea o Vietnam, hacen muy poca inversión, pero sí apuestan en nichos donde pueden tener ventajas sobre esos competidores. Hay que fortalecer esto, que es algo inédito en un país donde el empresariado siempre estuvo acostumbrado a la protección.

-¿Empezará la recuperación económica en 2019?

-No va a ser una recuperación para tirar manteca al techo, pero mes a mes se verá una lenta mejoría. Hay que tener en claro, de todos modos, que habrá sectores que seguirán pasando un mal momento (por lo menos, durante la primera mitad de 2019) y que va a ser una recesión que tendrá que convivir también a principio de año con tasas de interés altas.

-¿Cuánto va a ayudar el "factor Brasil" para que ocurra esa recuperación?

-El consenso es que Brasil crecerá 1,4% este año y 2,4% el año que viene. Pero es una economía que también tiene sus peculiaridades: primero, la tasa de interés en reales es inéditamente baja (6,5% contra una inflación de 4%); segundo, las expectativas son positivas, pero se requiere que se haga una reforma previsional para que la deuda pública no llegue al 100% del PBI. Pero además del repunte de Brasil, lo que nosotros necesitamos es que la guerra comercial entre los Estados Unidos y China no escale.

-¿Por qué es crucial esto último?

-Porque en el peor escenario, podría dispararse la inflación en Estados Unidos y eso le haría subir la tasa de interés, lo que a su vez generaría una apreciación del dólar y un impacto en el precio de las commodities. Eso se potenciaría por una necesidad de China de protegerse para que su economía no descarrile, algo que podría llevarla a reducir sus importaciones (entre otras, las de origen argentino).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.