La actividad entró en línea de despegue

Dante Sica
Dante Sica PARA LA NACION
(0)
1 de agosto de 2017  

Ni el resultado de la actividad industrial ni el de la construcción fueron sorprendentes. De hecho, se esperaba que la producción industrial mostrara en junio una tasa interanual en torno al 5%, o quizás algo más, considerando la información disponible y los bajos niveles de producción del período de comparación. En tanto, se estimaba que la construcción, que ya venía creciendo desde marzo a una tasa algo superior al 10%, iba a mostrar una performance superior si se tiene en cuenta también la baja base de comparación de 2016 (-20% en junio de aquel año).

Estos indicadores muestran que tanto la industria como la construcción han comenzado una fase de recuperación, aunque a velocidades bien distintas. Esto se nota con mayor claridad en la construcción, donde la obra pública es el principal puntapié desde fines del primer trimestre del año.

Si bien la base de comparación de ambos indicadores ayuda a exhibir un nivel elevado, es importante resaltar que el crecimiento verificado en junio convalida que la economía ha consolidado un rumbo expansivo, con una difusión sectorial cada vez más generalizada.

Que la recuperación se difunda entre varios sectores no anula el hecho de que se mueven a distintas velocidades: la mejora en la industria comenzó a tomar cuerpo con un claro rezago respecto del otro sector y sus perspectivas lucen menos prometedoras teniendo en cuenta la situación de Brasil (destino importante de nuestras exportaciones industriales), la exposición a la competencia externa en varios rubros y un dólar relativamente bajo en perspectiva histórica. La construcción, en cambio, muestra variables más alentadoras: el impulso del crédito, la recomposición del empleo y los ingresos reales y la magnitud de los proyectos de infraestructura (tanto públicos como privados) permiten pronosticar tasas de mayor expansión.

Si bien la multiplicidad de factores que pueden influir en el devenir de ambos sectores y su íntima correlación con el estado de la macroeconomía nos obligan a ser cautos, es cierto que la difusión en la recuperación de la industria, alcanzando a casi todos los sectores, y los factores que impulsan la reanimación en la construcción nos permiten asegurar que la economía ha comenzado a carretear orientándose progresivamente hacia la línea de despegue.

El autor es director de Abeceb y ex secretario de Industria, Comercio y Mineria

Por: Dante Sica
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.