Economía. La Argentina tuvo en 2012 los peores indicadores de la región