La austeridad pone su sello en los Juegos de Río