La caída de la libra define ganadores y perdedores