La curiosa historia de la Kofola, la bebida inventada en plena Guerra Fría para competir con Coca Cola y Pepsi

La Kofola sigue siendo popular en Eslovaquia y República Checa
La Kofola sigue siendo popular en Eslovaquia y República Checa
(0)
13 de mayo de 2019  • 12:45

Creada como una alternativa a la Coca Cola y la Pepsi, en un momento en que los productos occidentales eran excesivamente caros, Kofola es ahora muy popular en Eslovaquia y República Checa.

El brebaje dulce que forma la base de la Kofola fue inventado a fines de la década de 1950 por Zdenek Blazek, un científico a quien el Estado le había encargado crear una alternativa a las marcas estadounidenses utilizando ingredientes disponibles en Checoslovaquia.

El resultado fue un jarabe de Kofo, una mezcla de frutas y extractos de hierbas que forma la base de la Kofola.

El jarabe de Kofo

Algunos recuentos históricos dicen que a Blazek y su equipo se les ocurrió la receta del jarabe de Kofo (que sigue siendo un secreto hasta hoy) cuando experimentaban con los residuos generados por el café tostado, pero aunque Kofola tiene cafeína, estas versiones no están demostradas.

La bebida aún se sirve en la mayoría de los bares y restaurantes de Bratislava, y la compañía que la fabrica cuenta con más de medio millón de seguidores en Facebook, lo que la convierte en una de las marcas checo-eslovacas más populares en la red social.

La Kofola se ha vuelto tan popular que existen versiones falsas de la bebida en Eslovaquia.

La Kofola se ha vuelto tan popular que existen versiones falsas de la bebida en Eslovaquia
La Kofola se ha vuelto tan popular que existen versiones falsas de la bebida en Eslovaquia

Linda Metesová, quien ofrece tours gastronómicos de Bratislava, cuenta a la BBC que después de que marcas análogas como Lokálka salieran al mercado, "los pubs de Bratislava pusieron carteles para anunciar que venden la auténtica Kofola".

La mayoría de las personas que participan en sus recorridos turísticos nunca habían oído hablar de Kofola, y mucho menos de Lokálka. Entonces, cuando Linda sale a recorrer, le gusta la idea de que prueben la versión original. Muchos dicen que tiene un sabor como a Jägermeister y se sorprenden al descubrir que no es alcohólica.

La Kofola no es percibida como una imitación de la Coca-Cola o la Pepsi, sino más bien como una bebida única que contiene un conjunto de asociaciones nostálgicas que están profundamente arraigadas en las dos culturas.

Para checos y eslovacos, la Kofola ha llegado a representar un período muy específico de su historia compartida.

Las "chicas Tuzex" y la Kofola

Durante la era soviética, los productos occidentales como Coca Cola y Pepsi solo estaban disponibles en las tiendas estatales Tuzex de Bratislava a precios muy inflados.

Podían comprarse con cupones producidos por el Estado que eran como boletos de oro para ingresar a un mundo de artículos de lujo que no estaban disponibles para la mayoría.

Aparentemente, había jóvenes locales (conocidas despectivamente como 'chicas Tuzex') que salían con extranjeros que podían comprar esos artículos.

Incluso los cupones se transaban en el mercado negro durante los años 70 y 80, y se podía escuchar el susurro de los vendedores en las esquinas de Bratislava ofreciendo el producto. En cambio, un vaso frío de Kofola, permitía refrescarse sin ningún escándalo.

La Kofola se sirve en muchos de los bares de Bratislava
La Kofola se sirve en muchos de los bares de Bratislava

Kofola no fue de ninguna manera la única alternativa a las gaseosas estadounidenses detrás de la Cortina de Hierro. En Alemania Oriental, los consumidores podían elegir entre marcas como Vita Cola, Quick Cola, Kaffee Cola y al menos otras 14.

La República Popular de Polonia tenía su propia variante, Polo Cockta, al igual que la Unión Soviética con una bebida llamada Baikal. Y en Yugoslavia la Cockta, aún disponible en la actualidad, es saborizada con caramelo y rosa mosqueta.

Sin embargo, el sabor herbal distintivo de la Kofola ha sido clave para su éxito duradero. Muchas de las otras imitaciones de la época de la Guerra Fría se parecían mucho al producto original, por lo que no lograron competir con los productos originales cuando el comercio se abrió después de la caída de la Unión Soviética.

"Mi madre y su colega lograron comprar una vez una botella cara de Fanta en los años 80", recuerda Metesová. "Pero después de compartirla, se sintieron decepcionados al descubrir que tenía el mismo sabor que la gaseosa naranja que se vendía en Checoslovaquia".

Hoy tiene variedad de sabores

La Kofola, por otro lado, que es notablemente menos dulce que otras bebidas cola, ofrecía una experiencia refrescante completamente distinta.

Aunque su sabor recuerda un período difícil de la historia checa y eslovaca, la popularidad actual de la Kofola está firmemente arraigada en la nostalgia.

"Recuerdo que iba con mi padre al pub y bebía Kofola con los otros niños... Nos sentimos como adultos", cuenta Martin Záhumenský, chef y jurado en el programa MasterChef de Eslovaquia.

Parece cerveza negra, pero no tiene alcohol
Parece cerveza negra, pero no tiene alcohol

Hoy en día, el sabor aromático de la Kofola sigue siendo una apreciada alternativa al sabor azucarado de Coca Cola o Pepsi, y la demanda de la bebida se extiende más allá de los límites de Europa del Este.

Hay una demanda por el producto entre los checos y eslovacos que viven en el Reino Unido, según Anish Shah, director de Halusky, un proveedor que se especializa en la comida y la bebida de estas dos naciones.

"Inicialmente, comenzamos a vender unas pocas botellas en 2004, cuando estos países se unieron a la Unión Europea. Hoy vendemos tal vez cerca de 3000 litros al mes".

Si bien la Kofola pretende ser más saludable que las colas convencionales (contiene aproximadamente un 30% menos de azúcar que sus grandes competidores y no incluye entre sus ingredientes al ácido fosfórico), es seguramente la sensación de nostalgia y la lealtad a la marca de sus consumidores, lo que le ayudó a la compañía a sobrevivir cuando los nuevos mercados independientes checos y eslovacos se abrieron a los competidores occidentales en los años 90.

La Kofola ahora está disponible en una variedad de sabores, incluyendo limón y vainilla.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.