La israelí Teva entra en la liga de las grandes farmacéuticas

Dana Mattioli
Liz Hoffman
Jonathan D. Rockoff
(0)
28 de julio de 2015  

La compra del negocio de medicamentos genéricos de Allergan PLC por parte de Teva Pharmaceutical Industries Ltd. llevará a la empresa israelí a las grandes ligas de las farmacéuticas globales y reconfigurará aún más el sector con unos cuantos actores que hasta hace pocos años eran relativamente desconocidos.

El acuerdo de US$40.500 millones, anunciado por Teva el lunes, fusiona el mayor productor de medicamentos genéricos del mundo por ventas con el tercer mayor competidor en el mercado.

Antes del informe de The Wall Street Journal el sábado sobre un posible acuerdo, el valor de mercado de Teva era de US$60.000 millones. Luego del anuncio el lunes, su acción se disparó 16,4%. De recibir el visto bueno de los reguladores, Teva se unirá a otras empresas, como Valeant Pharmaceuticals International Inc. y la propia Allergan, que a través de adquisiciones voraces han acumulado una influencia enorme en la industria farmacéutica.

Es probable que la agitación en el sector continúe. Ahora se espera que Teva retire una oferta por su rival Mylan NV, y que ésta a su vez continúe con su intento de comprar Perrigo Co. PLC, al quedar libre de su pretendiente no deseado.

De todas formas, Perrigo ha rechazado la oferta de Mylan, y su presidente ejecutivo, Joseph Papa, reiteró su oposición en una entrevista el domingo. Un acuerdo con Mylan socavaría la tasa de crecimiento de la compañía y la relación precio-ganancias de su acción, dijo. "Aún creemos que la oferta de Mylan subvalora substancialmente a Perrigo", señaló Papa.

Empresas de tamaño mediano como estas son las que en los últimos años han alimentado el veloz ritmo de consolidación en el sector, parte de un auge más amplio de las fusiones y adquisiciones, conforme aprovechan los bajos costos de endeudamiento y, en algunos casos, menores tasas impositivas si trasladan las sedes corporativas a otros países. También atraen la aprobación de los inversionistas que han impulsado al alza sus acciones. En tanto, rivales más grandes y más establecidos se han mantenido al margen de grandes transacciones.

El año pasado, Teva registró US$9.100 millones en ventas de genéricos, en torno a 12% del mercado global, según EvaluatePharma. Los genéricos constituyeron casi la mitad de sus US$20.300 millones en ventas en 2014.

Al sumar el mismo segmento de negocio de Allergan, que el año pasado generó US$6.600 millones en ventas, Teva tendrá ingresos considerablemente mayores a los de empresas con marcas más conocidas como Eli Lilly & Co., que produce el medicamento contra la impotencia masculina Cialis y que el año pasado registró una facturación de US$19.600 millones.

El acuerdo de Teva con Allergan podría dar a la empresa combinada un valor de mercado superior al de Lilly, que el lunes rondaba los US$94.000 millones. Allergan planea usar los ingresos de la venta para continuar con sus compras y para reducir deuda que ha acumulado, según fuentes al tanto.

Allergan, dueña del tratamiento antiarrugas Botox, se convirtió en una de las 10 mayores farmacéuticas del mundo por ventas este año cuando Actavis la adquirió por casi US$70.000 millones y adoptó su nombre. En una muestra de sus ambiciones, Allergan, cuya sede está en Dublín, Irlanda, anunció el domingo un acuerdo de US$560 millones para comprar Naurex Inc., que desarrolla un medicamento para tratar la depresión.

Entre los 1.000 productos de bajo costo de Allergan se encuentran medicamentos genéricos de marca, otros que se venden sin receta médica y versiones genéricas de fármacos reconocidos como el analgésico OxyContin y Concerta, para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Se prevé que el acuerdo atraiga el escrutinio de los reguladores. Teva podría tener que desprenderse de productos con ventas anuales de unos US$500 millones para obtener la aprobación, estima Umer Raffat, analista de Evercore ISI.

La transacción con Allergan le daría a Teva lo que había buscado con una posible compra de Mylan: una mayor escala en el altamente competitivo mercado de medicamentos genéricos y una oportunidad de lograr mayores reducciones de costos, lo cual la ayudarían a sobrellevar el final de una ola de vencimientos de grandes patentes.

Teva está bajo presión porque su producto de mayor venta, un tratamiento para la esclerosis múltiple llamado Copaxone, empezó en junio a enfrentar competencia más barata en Estados Unidos.

El negocio de medicamentos genéricos, que mueve US$70.000 millones al año, no crece como en otras épocas porque la mayoría de los vencimientos de patentes de fármacos de grandes ventas como Lipitor, contra el colesterol, ya ocurrieron. Además, las grandes empresas de genéricos enfrentan nuevos rivales de India y otros países que compiten en precios. Como resultado, algunos laboratorios de genéricos, incluyendo Allergan, han ascendido en el mercado hacia medicamentos de marca.

Un factor que podría explicar el interés de Teva en la división es que Sigurdur Olafsson, el presidente ejecutivo de su grupo de medicamentos genéricos, conoce este segmento de Allergan luego de haber trabajado allí hasta 2014.

Teva había considerado un acuerdo por el negocio de genéricos de Allergan antes de lanzar su oferta por Mylan, según fuen-tes al tanto. Pocos meses después de que Erez Vigodman asumió la dirección de Teva en febrero de 2014, la empresa contactó a la entonces Actavis para hablar de un acuerdo, añadió la fuente. Sin embargo, en esa época Actavis no estaba interesada en vender y rechazó la propuesta.

La empresa israelí dirigió a comienzos de año su interés hacia Mylan. Como parte de ese esfuerzo, Teva acumuló una participación de 4,6% en Mylan, cuya resistencia fue feroz. Antes de una maniobra de Mylan para impedir una fusión, Teva ya estaba en negociaciones serias con Allergan y aumentó su oferta previa. Esta vez, Allergan estaba dispuesta a vender su negocio de genéricos, dijo la fuente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.