La paz en las favelas, una meta olímpica en duda