Ladrillazo. Pese a la amenaza oficial, los costos de la construcción tocan su pico