Las lámparas LED buscan ganar mercado y suman prestaciones

Aunque más costosa, esta tecnología ahorra energía y ofrece productos muy duraderos; ahora ofrece más utilidades
David Pogue
(0)
24 de marzo de 2013  

NUEVA YORK.- La gente a veces tiene problemas para hacer sacrificios que le darán resultados a futuro. ¿Cuántas veces ignoramos los consejos de hacer cambios en nuestra dieta y ejercicio para vivir una vida más larga? Intelectualmente, lo entendemos, pero la gratificación instantánea es una fuerza poderosa. Usted no tiene por qué ser uno de esos rústicos que se autosabotean. Comience a comprar lámparas LED.

Éstas tardan en imponerse, principalmente por su alto precio: sus circuitos electrónicos y sus elementos para el control del calor las hacen mucho más costosas que otro tipo de luces. Las LED duran alrededor de 25 veces lo que las primeras y 3 veces lo que las segundas; es decir, alrededor de 25.000 horas de luz. Y son mucho más eficientes.

Probé una montaña de lámparas LED y equipos de seis fabricantes, lo que me sirvió para dejar algunas recomendaciones sobre ellas.

Lámparas 3M Advanced LED. En la mayoría de las lámparas LED hay aletas disipadoras de calor, por lo que la luz sólo surge de la parte de arriba de la lámpara.

Las aletas en las 3M son lo suficientemente bajas como para tener luz en todas direcciones, pero tienen aspecto extraño. La estética no importa si está oculta dentro de un aplique, pero US$ 25 por cada una es innecesariamente caro.

Lámparas Cree LED. Parten de US$ 10 cada una o 57 una caja de 6. Es el precio más barato que hay. Las de US$ 10 proveen luz equivalente a la de una lámpara incandescente de 40 vatios. Su equivalente de 60 vatios cuesta US$ 14 para luz "diurna" y US$ 13 para más cálida.

Lo bueno de ellas es que se ven casi iguales a las incandescentes y la lámpara de luz diurna consume solo 9 vatios de electricidad. Como resultado, produce menos calor, sus disipadores son más pequeños y tiene mejor aspecto.

TorchStar. Estas lámparas que pueden cambiar de color, van de US$ 10 para un punto a US$ 23 para una más omnidireccional. Tienen un control remoto con el que se puede disminuir el brillo, encenderlas y apagarlas, o cambiar su color. También puede hacer que pulsen, destellen o hagan efecto estroboscópico.

No son totalmente blancas -sólo un azul tenue- ni muy luminosas.

Philips Hue. Por US$ 200 recibe una caja con tres lámparas y un transmisor que se enchufa en su router de Internet. Con eso ya puede controlar la luminosidad y los colores de estas luces usando una aplicación de iPhone o Android.

Ofrece combinaciones predefinidas y la posibilidad de crear sus propios esquemas de colores. El color blanco es puro, y es divertido mostrárselo a las visitas.

Isteon. Este equipo (US$ 130 el transmisor y US$ 30 cada lámpara equivalente a una incandescente de 60 vatios) es muy parecido al de Philips, excepto que no cambian los colores; uno simplemente usa la aplicación del celular para controlar las luces blancas individualmente o juntas. Cada lámpara sólo consume 8 vatios y puede expandir el sistema hasta 1000 lámparas.

Lamentablemente la versión previa al lanzamiento que probé fue un desastre. La instalación fue un dolor de cabeza.

GreenWave Solution. Este equipo no cambia de color, pero usted recibe cuatro lámparas en el de US$ 200, junto con un transmisor de red y un control remoto que no requiere red ni smartphone . Puede controlar hasta 500 lámparas (US$ 20 por cada una). Es fácil instalar el control por Internet.

La aplicación es poderosa. Tiene alternativas preestablecidas y puede programar también sus propios horarios, grupos de lámparas y niveles de luminosidad. Por desgracia solo hay lámparas de "40 vatios" y no son omnidireccionales.

Conclusión: las luces LED duran décadas, ahorran electricidad, no hacen astillas, no lo queman, ahorran cientos de dólares y ahora ofrecen precios en caída y nuevas prestaciones. Tiene que ser bastante apagado para no darse cuenta que la LED es la luz del futuro.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.