Las ventas de inmuebles cayeron 55% en la ciudad durante el mes pasado

Hubo 2027 escrituras contra 4509 de un año atrás; el monto total fue de $10.356 millones, un 20,1% menos que en enero de 2018; fuerte baja de las hipotecas
Hubo 2027 escrituras contra 4509 de un año atrás; el monto total fue de $10.356 millones, un 20,1% menos que en enero de 2018; fuerte baja de las hipotecas Fuente: Archivo
María Julieta Rumi
(0)
25 de febrero de 2019  

Enero encendió las alarmas del sector. Si bien el número de escrituras en la ciudad de Buenos Aires venía cayendo interanualmente desde junio, la baja del primer mes del año fue la más drástica: los actos se desplomaron 55%, a 2027 registros contra los 4509 de enero de 2018. Y de las 2027 operaciones, solo 219 fueron con hipoteca, es decir, una de cada 10, cuando hace un año la relación era de 4 de cada 10.

Y si se compara mensualmente, enero cayó un 56,5% contra diciembre, que había sido un mes malo (con 4656 escrituras), más allá de que el primer mes del año es el de menor actividad.

Medidas en montos, las escrituraciones de enero sumaron $10.356 millones, un 20,1% menos que en enero de 2018. El monto medio de los actos fue de US$132.948, según el tipo de cambio promedio, un 10,5% menos que un año atrás medido en dólares.

Pero hay un factor más que preocupa al Colegio de Escribanos de la Ciudad, que es que, más allá de la tendencia bajista, las operaciones con hipoteca están en valores altos: casi US$150.000 ($6 millones), cuando hace un año eran de US$100.000, pese a que tienen incluida una variación del tipo de cambio del 100% ya que el dólar pasó de $19,35 a $38,43.

"No se venden propiedades en general, sino las más buenas. Solo el 2% de la población está comprando. Sin crédito no hay mercado y ahora está demostrado ostensiblemente", afirmó en diálogo con LA NACION Claudio Caputo, presidente de la entidad.

Según él, al estar afectado el mercado de compraventa en los segmentos más populares, la industria de la construcción se vuelca al mercado triple A y abandona la vivienda social, por lo que resultaría imperioso convocar a una mesa de concertación técnica que incluya, además de los escribanos, a la industria de la construcción, la cámara de desarrolladores, los bancos públicos, el Banco Central , la Secretaría de Vivienda, la Uocra, la AFIP , el Ministerio del Interior y la vicejefatura de Gabinete.

"Hay que poner sobre la mesa dos cosas: en primer lugar, que somos un país con escasos recursos financieros con lo cual habría que priorizar una ubicación georreferenciada de los mismos y, en segundo, que hasta que no se logre un equilibrio en el que la tasa de los créditos hipotecarios vuelva a ser de un dígito entre la UVA y la tasa pura deberían hacerse esfuerzos para suspender el 10,5% del IVA a quienes construyan viviendas sociales", afirmó en referencia al beneficio que estableció la ley de presupuesto 2019 y que se trasladaría al precio de las unidades de hasta US$113.000, aunque aún falta la reglamentación de la AFIP que definirá cómo funcionará.

Como adelantó este diario, la discusión que mantienen los desarrolladores con el Gobierno es si ese beneficio no se pagará (como sucede con el sector de la energía renovable) o si los constructores deberán abonarlo y luego les será reintegrado.

"Si logramos que la AFIP haga las cuentas, dé la exención momentáneamente hasta que el mercado vuelva a tener la columna vertebral de los créditos asegurada y se resuelva la parte burocrática, y las provincias suscriban sacando el impuesto de sellos e Ingresos Brutos, la reactivación es inmediata", aseguró el escribano, y dijo que la parte sindical también debería estar en la mesa por el empleo que se generaría y el efecto multiplicador que tiene la industria de la construcción.

"Estamos hablando de un pacto fiscal inmobiliario que es posible porque ya se hizo en Vaca Muerta. Esto generaría más necesidad de mano de obra, ingreso de divisas genuinas, más acceso a la vivienda y descomprimiría la situación social. Hay que fijar políticas: aprovechar la recesión para resolver cuestiones estructurales, administrativas y fiscales porque la Argentina es circular; si no, cuando haya una recuperación los problemas van a seguir", concluyó.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, según el Colegio de Escribanos bonaerense, en enero las compraventas cayeron un 54,7% interanual. En total se realizaron 3160 operaciones frente a las 6973 del mismo mes de 2018.

Siguiendo con los números del mes, en los montos hubo una disminución del 35,32% ($8.043.587.678 en 2019 contra $12.435.448.779 en 2018), con un alza en el valor promedio del 42,73% ($2.545.439 en enero de este año y $1.783.371 en el año anterior). En cuanto a la cantidad de hipotecas, en enero se registraron 250, lo que representa una disminución del 65,7% con respecto a diciembre pasado (730).

Actividad en baja

En el podio

Es el tercer peor enero de la década detrás del primer mes de 2015 y 2016, cuando hubo 1733 y 1897 escrituras, respectivamente. Sólo el 2% de la población está comprando hoy.

Poco crédito

El crédito hipotecario se sigue desplomando. Enero registró una nueva caída del 88% interanual. Fueron apenas 219 operaciones con hipoteca contra las 1855 de hace un año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.