Traspié. El Gobierno declaró desierta la licitación de los bonos del Tesoro

Fuente: LA NACION
Javier Blanco
Sofía Diamante
(0)
10 de febrero de 2020  • 20:35

El Tesoro necesitaba que la licitación de tres instrumentos que ofreció hoy en el mercado fuera exitosa para poder reunir el dinero con el que pagaría el jueves el vencimiento del bono AF20. Sin embargo, el resultado fue mucho peor al esperado, ya que la licitación fue declarada desierta. Esta era la primera gran prueba para ver la capacidad del Gobierno de financiarse en pesos, y lo que suceda probablemente marcará el camino de otros vencimientos importantes, como los del A2M2, TC20 y TJ20.

El Ministerio de Economía quiere evitar pagar con emisión el AF20, ya que significaría volcar en el mercado $96.000 millones, en un contexto en el cual el jueves también hay vencimientos de $9600 millones de Lecap y el Banco Central debe renovar $150.000 millones de Leliq. En caso de no absorber esos pesos, muchos podrían ser destinados a comprar dólares, lo que haría aumentar la brecha cambiaria. Por eso se buscaba seducir a los acreedores con la licitación de los tres instrumentos del Tesoro.

Pero los analistas criticaron que los incentivos para adquirir los bonos estaban mal establecidos, ya que a la mayoría de los tenedores del bono AF20 les convenía no comprar los nuevos instrumentos y cobrar el jueves. El problema es que si todos los acreedores elegían esa opción, el Gobierno iba a tener problemas para pagar el AF20 sin tener que emitir, lo que finalmente ocurrió.

Ahora, el Gobierno tiene tres alternativas para el vencimiento del AF20: pagarlo emitiendo pesos, hacer un reperfilamiento de forma unilateral -como ya se hizo con las letras-, o caer en default, que es la opción menos probable, ya que se trata de un monto chico en relación a los próximos vencimientos.

"Hacer default del bono sería la peor solución, porque tiene muchos tenedores internacionales, que también son acreedores de otros bonos emitidos bajo ley internacional con los cuales habrá que negociar después. Pero además, porque podría causar un gran daño a la actividad económica entre tenedores locales", explicó Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres.

Del total de tenedores del AF20, un 20% son bonistas locales y un 24% está en manos del fondo Templeton. El resto son acreedores internacionales minoristas. Hoy el bono llegó a cotizar con una suba del 3%, pero terminó cayendo 0,09%, en relación al cierre anterior.

Como indició Spotorno, si bien la licitación era abierta y no se trataba de un canje, estaba pensada para los tenedores del AF20, ya que los instrumentos tenían un precio mínimo que estaba muy por encima de las cotizaciones de bonos similares. Por lo tanto, los únicos que tenían capacidad de entrar eran los que podrían ganar algo con cobrar el AF20.

"Si el Gobierno pensaba amenazar con el reprefilamiento, lo mejor hubiera hecho que lo hicieran de manera más clara, y no a través de declaraciones del Presidente. Deberían haber dicho qué pasaba si se hacía esto y qué pasaba si lo otro. Creo que no encuentran el camino para tratar la deuda en pesos. La alternativa más razonable que tiene el Gobierno es pagar el AF20 y la semana que vine colocar bonos por montos similares a precios del mercado, para tratar de hacer roll over de la deuda", agregó Spotorno.

Miguel Zielonka, director de EconViews, indicó: "Caer en un reperfilamiento de un bono en pesos sería muy complejo porque es borrar de golpe todo el sendero armado para reconstruir el mercado de deuda en pesos. Diría que el mal menor es que impriman y paguen, aunque si van por ese lado, tendrían que lograr que los fondos grandes que reciben los pesos los reinviertan en el mercado secundario en lugar de intentar pasarse a dólar. De ese modo comprarían bonos en mejores condiciones que con el canje-licitación y no generan presión en la brecha cambiaria. Pero eso requiera mucho manejo de una obra de ingeniería y necesita buena predisposición del otro lado".

"El esquema de incentivos para la licitación de hoy era malo; no iba a entrar ningún minorista. Eso hacía suponer que al menos tenían apalabrado a los fondos de inversión grandes", señaló Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment.

Por su parte, Noberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IEB), indicó: "Le queda la opción de lanzar mañana una nueva licitación en mejores condiciones. Se rumoreaba que podría ser una Lebad, un instrumento a la que parte del mercado se amoldó".

Federico Furiase, economista de EcoGo, indicó que "del reperfilamiento compulsivo no hay vuelta atrás a estas paridades para un Gobierno que necesita construir la curva de pesos y negociar deuda en dólares". Señaló que, en cambio, si se paga con emisión hay margen para controlar presión en brecha con esterilización del BCRA, aunque tendrán que olvidarse de seguir bajando las tasas".

"Para mí emiten y pagan. El Banco Central tendrá que retirar los pesos con alguna herramienta, ya sea suba de encaje, o que los bancos usen bono como integración. Pero no creo que vayan a subir la tasa de interés", dijo Fernando Marrul, director de la consultora FMyA.

La consultora Metronomic adviritió que "sería necesario que, antes de la apertura de mercados de mañana, se brinde información acerca de la decisión oficial", considerando el impacto que podría tener en la bolsa el fracaso oficial.

"El resultado de la licitación estuvo lejos de lo esperado. En el mercado secundario había instrumentos similares a precios más atractivos que los que ofrecían en la licitación y tal vez eso influyó. Ahora hay que esperar al próximo paso del Gobierno, ya que el calendario de licitaciones tiene una programada para mañana. Habrá que ver si tratan de hacer un último intento por refinanciar el AF20 bajo condiciones más atractivas o empiezan a evaluar otras opciones", dijo Adrián Yarde Buller, economista jefe de Grupo SBS.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.