Macri subió el gasto y el déficit de 2015

Cubrió ayudas sociales que el kirchnerismo había dejado sin financiamiento
Jorge Oviedo
(0)
15 de enero de 2016  

El Gobierno terminó 2015 con aumentos del gasto y del déficit para poder pagar cuentas de la gestión anterior, para los que Cristina Kirchner no dejó financiamiento, y para poder pagar algunos salarios y la ayuda de $ 400 a jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales. El aumento del gasto y el del rojo fiscal fueron casi idénticos, por un total de 8566 millones de pesos.

Al contrario del discurso K, el Gobierno no arrancó con un ajuste ni grande ni pequeño, sino que pagó lo que la gestión anterior había dibujado por debajo en el presupuesto 2015, como los subsidios a la electricidad, y agregó gastos, con déficit para cubrir a los sectores más desprotegidos.

Así lo revela un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), que repasa los cambios presupuestarios publicados ayer en el Boletín Oficial.

Al Ministerio de Trabajo se le aumentaron las partidas para cubrir el subsidio de $ 400 a los jubilados que reciben el haber mínimo y distintas prestaciones sociales.También el Ministerio de Desarrollo Social recibió una suba de 600 millones para atender el mismo subsidio.

Además se reforzaron cuentas del ex Ministerio de Planificación para atender gastos hoy a cargo de la cartera de Energía y Minería. A los subsidios a la energía eléctrica se destinó una ampliación de $ 2011 millones. Más otros aumentos para subsidios, la suba para esos programas fue de un total de $ 7155 millones. En parte se compensan con una baja de 1179 millones de transferencias a provincias y de 660 millones en partidas de obras públicas. Se trata seguramente de una subejecución. Es decir, de obras que el kirchnerismo puso en los papeles y probablemente en la propaganda y no ejecutó.

También se recortaron $ 2101 millones de adelantos a proveedores, un esquema por el cual el Estado pagaba por anticipado a algunas empresas. Y 2110 millones en asistencia financiera a empresas públicas y entes binacionales. A la oscura Enarsa, por ejemplo, le podaron 1360 millones, y a la no menos oscura Yacimiento Carbonífero Río Turbio, 750 millones.

Los cambios fueron hechos por decisión administrativa del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en uso de los superpoderes que comenzaron con el menemismo, se ampliaron con el duhaldismo y llegaron al paroxismo con el kirchnerismo.

Con estas cifras de la ASAP, el déficit acumulado en 2015 habría llegado, como señaló anteayer el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, a unos $ 209.856 millones. Lo que, según ASAP, alcanzaría a alrededor de 4,5% del PBI.

Pero a eso habría que sumar, como señaló el jefe de Hacienda, las asistencias del Banco Central y del Fondo de Garantía de la Anses, que no son otra cosa que la descapitalización del Estado y que suman al menos un punto más del PBI. Con eso se llega al resultado de un déficit fiscal récord, en el año de la recaudación también récord, gracias a la fuerte presión impositiva a los ciudadanos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.