Más allá de la RSE, los millennials y centennials exigen verdadero impacto

Se escucha la voz de los jóvenes en uno de los encuentros más reconocidos del management mundial
Se escucha la voz de los jóvenes en uno de los encuentros más reconocidos del management mundial Crédito: Simposio de St Gallen
El 49º Simposio de la Universidad de St. Gallen, Suiza, es un encuentro generacional para debatir problemas globales en management y mercado laboral, entre otros; dos jóvenes argentinos fueron invitados este año
María Victoria Repetto
(0)
19 de mayo de 2019  

St. Gallen, Suiza.- En su síntesis de cierre el pasado 10 de mayo, Dominic Barton, ex director ejecutivo de McKinsey y presidente del simposio, se refirió a los cuestionamientos de los jóvenes. El tema "Capital para un propósito" surgió a partir de una demanda de jóvenes talentos durante una cena con los benefactores del foro -altos mandos empresarios- en la que se produjo un momento incómodo. Es que millennials y centennials están exigiendo acción de parte de los líderes de negocios y políticos del mundo. En Europa, las huelgas del clima de los estudiantes secundarios son una realidad mensual. El reclamo es en red y coordinado a nivel global.

El cambio climático y la desigualdad social están dominando la agenda de los jóvenes, mientras los líderes actuales todavía están inmersos en guerras competitivas por la maximización de ganancias. "Se está dando un cambio en el sistema capitalista que presiona a los actores a repensar el propósito de sus actividades", dijo Barton. En un principio muchas organizaciones se vieron obligadas a realizar actividades sociales por demandas de sus empleados, dando origen a los departamentos de RSE. Para los millennials y centennials esto no es suficiente. Y para las corporaciones es ineludible reflexionar sobre cómo retener talento. Durante el foro quedó claro, además, que el capital puede jugar un papel importante en resolver problemas globales.

Aquí, las tendencias del momento:

Soluciones

Está en el centro de la escena en todos los sectores productivos. Ya no solo se habla de riesgos y ganancias, sino también de impacto. Según Audrey Choi, directora de Marketing y Sostenibilidad de Morgan Stanley, el 25% del dinero producto de inversiones está siendo proyectado para solucionar problemas medioambientales, de desigualdad y gobernanza. La tendencia va en aumento y es probable que se vea reflejada en futuras regulaciones con incentivos y visibilidad.

Cómo medir el impacto es una discusión abierta. Cada sector está haciendo sus experiencias, tanto que se está hablando de cómo prevenir "impact washing" (inversiones de impacto poco transparentes) con estándares compartidos o agencias de certificación.

Finanzas

Desde el año pasado se ve un incremento de fondos de inversiones de impacto, que financian proyectos de mejoras sociales o ecológicas replicables a gran escala en países poco desarrollados. Si bien estas inversiones prevén y esperan un retorno económico, se focalizan en el impacto a lograr.

Actualmente el sector maneja más de 220.000 millones de dólares, y contrasta con el sector financiero tradicional, que típicamente reinvierte el 90% de sus ganancias en sí mismo. Un sector considerado el inversor ideal en este tipo de fondos es el de los fondos de pensión, para los que el beneficio es doble: a través del impacto logrado y en la satisfacción de los trabajadores al conocer los logros.

Nuevas estructurasy misiones en las organizaciones

En las estructuras del sector productivo están apareciendo gerencias de sostenibilidad, inclusión y de innovación social orientadas a la acción y con equipos multidisciplinarios. Hay incluso empresas enteras cuyo propósito es encontrar soluciones rentables a problemas globales. Colin Mayer, profesor de la Universidad de Oxford, trae el ejemplo de la farmacéutica Novo Nordisk, productora de insulina. Como el 80% de los diabéticos viven en países de bajos recursos, la empresa instituyó un subsidio transversal, con precios más caros en los países desarrollados y subsidiados en los países en desarrollo. Además, entendió que su misión no solo era tratar a los diabéticos sino también prevenir la diabetes tipo II, relacionada con estilos de vida afines a producir diabetes.

En un esfuerzo por cambiar hábitos nocivos se asoció con universidades y autoridades de la salud. Lo que a primera vista sería operar contra su propio negocio, le ha dado a Novo Nordisk la confianza de muchos actores, como genuinamente interesada en solucionar el problema de base, lo que la convirtió en proveedor de preferencia de una diversidad de productos.

Liderazgo emocional

Tiende a ser fluido, poco jerárquico, con más confianza y menos control hacia los empleados. El rol del líder orientado hacia un propósito es más emocional que técnico, creando espacios para que otros tengan visiones y propiciando el trabajo en conjunto.

En este sentido, según Linda Hill, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, los líderes, además de guiar a sus equipos, deben gerenciarse a sí mismos y a sus propias emociones y también gestionar sus redes -sobre las que no tienen autoridad- eficientemente. Los líderes exitosos promueven los experimentos y a la hora de tomar decisiones no permiten que un grupo domine, son inclusivos. Para ello se apoyan en una cultura que tenga en el corazón un propósito compartido, esté regida por valores y tenga reglas claras sobre cómo actuar.

Colaboración público-privada

La colaboración entre sectores público, privado y de ONG (que suele trabajar para los grupos desfavorecidos y seguirá siendo necesario en el futuro) se ve como imprescindible para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados por las Naciones Unidas, como erradicar el hambre y proteger el planeta. Si bien estas asociaciones existen desde hace mucho tiempo, los roles de cada sector han sido estáticos y no de cocreación en cuanto al aporte de capital (de distinta índole), asunción del riesgo y reparto de beneficios.

En suma, para los jóvenes emprendedores el mundo corporativo se empieza a parecer a como ellos actúan a pequeña escala, con estructuras flexibles e inclusivas, colaborando con actores diversos y compartiendo saber, redes de contactos e innovaciones.

Argentinos invitados al debate

El Simposio de St. Gallen invita todos los años a 200 jóvenes que representan a los "líderes de mañana", con gastos de pasajes y estadía pagos. 100 de ellos son seleccionados por sus emprendimientos y 100 son estudiantes que participan de un concurso mediante un ensayo, sobre el tema del simposio. Los autores de los tres ensayos mejor evaluados reciben importantes premios.

Los argentinos Camila Crescimbeni, directora en Injuve y presidenta de la rama joven del Pro, e Ignacio Raffa, emprendedor en inteligencia artificial y cofundador del ZTZ Tech Group, fueron seleccionados por sus currículums. Raffa se sorprendió por la intensidad del foro con charlas plenarias y muchas reuniones de jóvenes en actividades similares. "Los temas de impacto están en sintonía con cómo trabajamos en nuestra empresa", relató. A Crescimbeni, le llamó la atención el ejercicio democrático, la igualdad de oportunidades y la sostenibilidad presentes en la agenda de los jóvenes. Y expresó: "Debemos generar consensos para desarrollar nuestro país, aprender del mundo y trabajar para lograrlo. El fracaso o el éxito dependen de nuestro esfuerzo".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.