Barcaza en Bahía Blanca. YPF notificó la suspensión del pago "invocando razones de fuerza mayor"

La barcaza está emplazada en el puerto de Bahía Blanca desde febrero de 2019
La barcaza está emplazada en el puerto de Bahía Blanca desde febrero de 2019 Fuente: Archivo - Crédito: YPF
Sofía Diamante
(0)
26 de junio de 2020  • 18:05

La crisis económica que generó el coronavirus impactó de lleno en las finanzas de YPF, que debió reducir salarios de hasta 15% a parte de su personal y reestructurar la deuda con los proveedores. Dentro de estos problemas financieros entró el contrato por 10 años que la empresa tiene con la compañía belga Exmar, dueña de la barcaza Tango FLNG que utiliza YPF para exportar gas licuado (GNL).

Exmar anunció hoy que recibió una notificación por escrito de YPF "en la que alega fuerza mayor" para hacer frente al pago del contrato, que, según fuentes del mercado, se trata de un fee diario de US$100.000 y US$200.000. Según la empresa, YPF dejó de pagarle desde la segunda mitad de marzo, lo que implicaría una deuda pendiente a la fecha de alrededor de US$20 millones.

"YPF afirma que los efectos de la pandemia de coronavirus (Covid-19) en todo el mundo y en la Argentina han obstaculizado la capacidad de YPF de cumplir con sus obligaciones en virtud de los acuerdos, que incluyen, entre otros, su capacidad de pagar las facturas adeudadas por los servicios prestados durante el período que comienza en la segunda mitad de marzo de 2020", dice el comunicado de la compañía belga.

Para Exmar no se trata de un contrato menor, ya que los ingresos por esa barcaza representaron el 36% del total previo al pago de impuestos (Ebitda) en el primer trimestre del año. A su vez, la empresa belga dijo que considera que la notificación "es ilegal", y "se ha reservado sus derechos y está considerando su mejor opción para defender sus intereses".

En YPF indicaron que las "graves consecuencias en la economía mundial en general, su impacto negativo en la industria del petróleo y gas en particular, a los que el sector del GNL no ha sido una excepción, obligaron a YPF a adoptar medidas tendientes a mitigar los severos efectos que tales circunstancias le ocasionan en sus finanzas, actuando en todo momento de conformidad con las previsiones legales".

YPF firmó dos contratos con Exmar, en octubre de 2018, para tener a disposición la barcaza, que le permite pasar el gas a estado líquido. El proyecto, que fue iniciativa de la gestión de Miguel Gutiérrez y Daniel González, expresidente y exCEO, respectivamente, tenía dos objetivos: buscarle una demanda al exceso de gas que se produce en el verano, cuando el consumo interno se derrumba, y comenzar a explorar nuevos mercados, proyectando que la producción en Vaca Muerta tenía potencial de crecimiento exponencial.

La formación Vaca Muerta es la segunda mayor reserva no convencional del mundo. Su productividad quedó demostrada con el proyecto de Tecpetrol -el brazo energético de Techint-, cuando, en apenas dos años, logró obtener (ayudado por subsidios fiscales) casi el 10% de la oferta total de gas del mercado, luego de haber iniciado sus operaciones desde cero.

Esto permitió despedir, en 2018, el buque regasificardor (que se utilizaba para importar) del puerto de Bahía Blanca (todavía queda el que está en Escobar) y reemplazarlo por la barcaza de licuefacción (para hacer el proceso inverso y exportar). Desde entonces, la barcaza que contrató YPF permitió realizar cinco exportaciones.

Sin embargo, la sucesivas crisis económicas -que incluyen las devaluaciones, el aumento de tasas de interés, caída del consumo, congelamiento de tarifas y cambios de reglas de juego-, sumado a la sobreoferta que se generó y que desplomó los precios internos, desincentivó la llegada de nuevos proyectos de inversión.

La crisis del coronavirus agravó todos los problemas y puso en jaque a la industria, luego de que se confirmara la extensión por 180 días del congelamiento de tarifas. Ante la preocupación de que en el invierno de 2021 falte de nuevo gas y haya que aumentar las importaciones, el Gobierno espera lanzar en agosto un nuevo Plan Gas. Esto ayudaría a dinamizar al sector, haciéndose cargo con subsidios de la diferencia entre el precio congelado que paga el usuario residencial y el valor de mercado necesario para que las empresas hundan capital en nuevos pozos gasíferos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.